Revista Opinión

La Derecha y los envoltorios intelectuales

Publicado el 06 abril 2010 por Piniella

La Derecha y los envoltorios intelectuales

Leía el otro día, nada menos que en un Foro que ha abierto el que fuera banquero, Mario Conde, un apunte histórico sobre la formación de la derecha democrática en España. De la mano de la llamada Nouvelle Droite francesa y del filósofo Alain de Benoist. En concreto de una cena realizada en Madrid en aquel Diciembre de 1977 con Manuel Fraga. Quizás de ese período cabe rescatar que al menos aquellos ex-ministros de Franco pretendían un envoltorio intelectual. La verdad es que aquella Alianza Popular no tuvo el éxito esperado ante el pragmatismo de la Derecha de Adolfo Suárez. Mantenían estos franceses, curiosamente, un mensaje del comunista italiano Gramsci, del que se sentían, curiosamente también, admirados: "no es posible la toma del poder político sin ocupar antes el poder cultural".Todo esto viene a colación de que realmente esa hipótesis lejos de cumplirse se ha estrellado. Ha triunfado durante los años de la transición otro mensaje bien diferente en la derecha española, el mensaje claro del desgaste al contrincante, para el "quítate tú que me pongo yo" sin profundizar en esa derecha cultural o creativa. En el modelo intelectual no sólo fracasó Fraga, sino Roca i Junyent, y otros reformistas liberales como Garrigues Walker. Ni Aznar ni Rajoy, siguieron el consejo de ese envoltorio intelectual. Aznar aprovechó la crisis de González para reventar el techo electoral del Partido Popular, y Rajoy hoy pretende lo mismo, con los mismos argumentos ("váyase Sr. ...") con el Presidente Zapatero. La derecha gobierna sin un rearme intelectual, más bien populista, que de hecho le ha permitido en España obtener un nicho de electorado en clases económicamente muy bajas, que culpa del paro a los inmigrantes, las mismas en las que pesca la extrema derecha francesa de Le Pen (Marsella, por ejemplo). Ha ocupado un espectro que no es el del liberalismo culto de la burguesía europea de Nicolás Sarkozy o de la democracia cristiana "piadosa" de Ángela Merkel. No existe un entramado de intelectuales de derechas, como los que existían por ejemplo en el siglo XIX. Y ahí están, con su modelo de "señorito" en provincias, léase Camps o Arenas, o su modelo chulesco en la capital del Reino (Aguirre). Uno de esos caídos por la derecha intelectual fue aquel muchachito germanófilo llamado Verstrynge, se acuerdan, que pasó luego por las filas del PSOE y que terminó como asesor de Francisco Frutos ¡vaya carrerón transversal!En definitiva parece pensar que aunque mi amigo Juan Luis Pulido se planteaba críticamente en un reciente artículo "¿Por qué llamamos facha a la derecha?" puede sustentarse esta aversión izquierda-derecha, en una falta de confianza en cualquier envoltorio intelectual o al menos ideológico en la gente que hoy día controla los designios de la derecha española, el Partido Popular. Ello no quita para que todos quisiéramos que realmente el sistema democrático tuviera unas bases más sólidas, porque también la izquierda española del siglo XXI adolece, y mucho, de envoltorios intelectuales, y la prueba del algodón son las currículas profesionales o académicas de nuestros políticos profesionales de PSOE o IU y el que la obtención de cargos se reduzca a un proselitismo clientelar que depara en personajes que realmente más valían para otros desempeños que el de regir los destinos de nuestro país, o simplemente de nuestra ciudad.
Postdata: Hoy toda la derecha estará leyendo un tomo enciclopédico de 50.000 folios, algo es algo, para empezar a instruirse en literatura.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas