Revista Espiritualidad

La energía del Feng Shui

Por Falcaide @falcaide
A medida que uno avanza en el estudio del Universo descubre que todo es energía y todo funciona por energía. Esa energía puede ser de dos tipos: positiva (constructiva) y negativa (destructiva). Los pensamientos son energía, las personas son energía, los animales son energía, pero la cuestión a subrayar hoy es que no sólo los seres vivos tienen energía sino también las cosas tienen energía. ¿No han entrado en la habitación de un precioso hotel y se han empezado a sentir bien? ¿No han acudido a un restaurante cuya cuidada decoración era muy acogedora? ¿No hay estancias de su casa que son su rincón favorito? ¿No hay determinados lugares (pueblos, países, escapadas) que la magia que tienen les cambia el cuerpo?...
Partiendo de la idea de que en esta vida todo es energía (tanto seres vivos como no vivos), el Feng Shui (literalmente Viento y Agua) presta atención al olor, los colores, los materiales, la luz, los materiales, el aprovechamiento de espacios, la colocación de los objetos... Todo ello al final orientado a generar sensaciones positivas, en definitiva, a cargarnos de energía, a alcanzar un estado emocional positivo que predispone en sentido favorable para la realización de metas, relaciones y proyectos. La cuestión no es baladí porque sabemos que estamos en armonía con el Universo cuando nos sentimos bien y lo que hay que hacer es propiciar y promover todo aquello que nos hace sentir bien: personas con las que compartimos nuestro tiempo, música que escuchamos, programas de televisión que vemos, trabajamos que realizamos, etc. Es imposible construir y crear desde una sensación de malestar interior. Es imposible crear desde el derrotismo. Es imposible crear desde el victimismo. Es imposible crear desde la tristeza. Como te sientes, eres; y tal como te sientes los demás te perciben; y tal como te sientes atraes lo mismo. Por eso, si en algún momento no se siente bien y los pensamientos negativos le dominan, ya sabe lo que decía William James: "El pajaro no canta porque es feliz sino que es feliz porque canta". No culpe a la realidad de su vida. Lo que ocurre no determina nuestros sentimientos sino que nuestros sentimientos determinan lo que nos ocurre. Piénselo, tiene mucho sentido. Lo decía Sarah Benny: "Las cosas positivas le suceden a la gente positiva".
Os dejo una vídeo-entrevista con Ángel García, consultor de Feng Shui, en el programa de Pedro Riba, conocido como "Tierra de Sueños" y que citamos ayer mismo. Además, muchos artículos de Feng Shui en el siguiente link.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revista