Revista Política

La falacia de la demoscopia en las primarias del PSC de Barcelona

Publicado el 07 febrero 2011 por Trinitro @trinitro

La falacia de la demoscopia en las primarias del PSC de Barcelona
Parece que la prensa quiere inmiscuirse en el proceso de primarias del PSC de Barcelona dejando caer a quien es bueno votar en este proceso para tener más posibilidades de ganar a Trias. Tanto la encuesta de La Vanguardia como la de El Periodico dan como favorita a Tura con mejores resultados previstos.

Ahora bien, esto de la demoscopia me hace preguntarme unas cuantas cosas… La primera y muy obvia “¿puede la demoscopia sustituir a la política?”, ¿una elección de candidato ha de estar basada en sus espectativas demoscópicas?. Supongo que en parte sí, escogemos un candidato para ganar, no para perder… escogemos un candidato que encarne lo que mejor creemos que se parece al proyecto que tenemos en mente pero también mejores opciones electorales tiene.

Pero no puede ir desligada una cosa con otra. Un buen cartel electoral no puede ser a cualquier costa, abandonar la política por un buen cartel al final lo terminan pagando los partidos con un abandono de su votante nuclear y una pérdida electoral. Lo que se avecina como una buena solución para unas malas opciones electorales, si está alejado a lo que ese partido ha defendido va a generar un efecto aún peor.

Imaginémonos, el tema de la inmigración en Badalona le está restando votos al PSC, si el alcalde de Badalona quiere recuperar electorado podríamos aconsejarle si fuésemos su Spin Doctor, que introduzca mensajes de mano dura contra la inmigración. Aparentemente eso puede darle réditos electorales, ¿pero queremos ganar a costa de todo? ¿a costa de ponérnoslo más difícil a nosotros mismos? ¿a costa de renegar de nuestro programa?, y sobretodo… ¿a costa de despistar a nuestro electorado de una forma atroz?. La solución de buen cartel no puede venir desligada de la política.

Por tanto, no.. la demoscopia no nos debería hacer escoger los carteles electorales.

Por otro lado, y ya más concretamente en las encuestas de La Vanguardia y El Periodico sobre que candidato del PSC tendría más opciones de derrotar a Trias en las elecciones municipales hay algunas minúsculas a observar.

- Encuestas sobre preguntas quiméricas La gente en las encuestas da respuestas confusas ante preguntas quiméricas. Montserrat Tura aún no es candidata y la gente (el votante) aún no la ha asumido como tal, por tanto la pregunta que se hace al electorado es muy quimérica… con una Tura “en la nube y no en la realidad de un candidato“. Es una pregunta en frío (del estilo “¿usted es más español que catalán?”, algo que solo se plantean los muy “militantes”). Las encuestas quiméricas dan como resultado datos quiméricos. - El desgaste de Tura en el caso que sea candidata. Además la encuesta se hace sobre una Tura que no se le ha hecho contracampaña, que la oposición no se le ha echado encima. En cuanto sea candidata, si lo es, se le echará todo encima, etc… y todo eso en las encuestas no queda reflejado. La campaña anti-socialistas en Barcelona se ha mostrado muy potente y eso le va a caer como una losa a Montserrat. En dos meses le van a hacer la contracampaña sistemática que ha recibido Hereu y su imagen va a quedar desgastada.
- Según las encuestas Tura también pierde.
Es evidente, las encuestas dicen que Montserrat saca mejor resultado que Jordi Hereu, pero también pierde… Es decir, es una candidata que ya impoluta y con el efecto “revulsivo”, sin que le caiga la caverna mediática convergente encima y que tiene el aspecto “anti-Montilla” (a pesar que Josep Montilla la prefiere a Hereu) que puede darle votos en su mejor momento no gana a Trias.
- Las encuestas no reflejan correctamente la correlación de pérdida y ganancia de voto sobre el electorado que efectivamente votaría al PSC. Según la evolución resultados electorales el PSC tiene una gran pérdida de voto por la izquierda hacia ICV, una gran pérdida de votos a la derecha al PP y a CiU pero sobretodo un gran número de votantes de izquierdas que pasan a la abstención. Se puede diseñar una campaña electoral para recuperar parte del votante que marcha a CiU (y ese vale doble, ya que es un votante que ganas y otro que pierde tu principal rival) que es el que tiraríamos con Tura, y es lo que reflejan las encuestas (pero ojo, el tirón no es fuerte), o bien podríamos intentar recuperar ese votante de izquierdas que se ha decepcionado y lo hemos perdido, ese voto se puede recuperar realmente con Hereu y no tanto con Tura, ese votante está diciendo en las encuestas que no votará o que no sabe a quien votará, un % de votante que en su recuerdo de voto dice que voto PSC pero que ahora no sabe o no lo hará. Es ahí donde está la verdadera bolsa de votantes que puede hacer recuperar la mayoría perdida por el PSC desde hace ya 12 años. Pensar de otra manera se limitaría el techo electoral del PSC a 13 regidores, de la otra nuestro techo electoral estaría en la mayoría para gobernar (otra cosa es conseguirlo). Pero si se aspira a gobernar la demoscopia nos dice que se tendría que jugar la carta más arriesgada pero que nos abre más opciones, y paradojicamente no es la de Montserrat Tura.
- Lo que muestran las encuestas es que Tura ha agotado el tirón y Hereu es el único que mejora ligeramente.
Algo que dicen los periodistas que están siguiendo la campaña de primarias es que Jordi se está creciendo ante la adversidad y está mejorando su percepción y la imagen que está proyectando. Las encuestas dicen que Jordi pierde, y Tura también, pero Montserrat no puede mejorar el resultado, Jordi es el único que puede mejorarlo. Está claro que ambos pierden, que Tura demoscópicamente está mejor (con todos los peros que hay detrás) pero que el único que mejora ligeramente, el único que está produciendo esa inflexión en la valoración es Jordi Hereu. Tura por el momento no ha aprovechado el tirón de las primarias y Hereu se está creciendo.
- El electorado castiga a los candidatos improvisados, aunque en las encuestas no quede reflejado. Tanto en elecciones generales, autonómicas o municipales los electores siempre castigan las improvisaciones y los candidatos paracaidistas. Ningún candidato sacado de la chistera un par de meses antes de las elecciones ha ganado ninguna elección seria, el recuerdo más inmediato está en la sustitución de Borrell a última hora como candidato, que nos dió el peor resultado de la historia. Una cosa es sustituir un candidato con bastante tiempo (como realizamos con Maragall y Montilla, o con Clos y Hereu) y otra es sacarlo de una chistera dos o tres meses antes. El tirón de la “frescura” se agota en cuanto el candidato queda claro que es el real y pesa más lo que se pierde por la improvisación. Las encuestas reflejan esa frescura pero en cuanto se demuestra que es un candidato improvisado la valoración del electorado se pone en su situación real. Con esto no estoy diciendo que Tura sea un mala candidata a alcaldesa, sino que los electores van a castigar que la presentemos con tan poco margen, van a creer que está improvisada. Que las encuestas no aciertan mucho cuando hay un proceso de primarias se muestra por ejemplo con Hillary Clinton que hubiera ganado a Obama, pero no solo con el ganador de las primarias sino con sus opciones reales Segolène Royal seria presidenta de la República Francesa, y la verdad es que Sarkozy le pegó un buen repaso cuando se perdió el efecto “frescura” y se demostró que era una candidatura bastante forzada y si nos acordamos de las encuestas del 93 daban como ganador a Aznar.

Por tanto independientemente del candidato de primarias que apoyemos pensemos más allá del argumento demoscópico porqué es falaz. Nos equivocaríamos si decisiones de este tipo las tomáramos bajo ese concepto.

Otros compañeros dan otro enfoque al tema de las encuestas y las primarias http://zearielijsail.blogspot.com/2011/02/sobre-les-enquestes.html http://enricllorens.blogspot.com/2011/02/encara-hi-ha-partit.html

Comparteix/Comparte


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas