Revista Salud y Bienestar

La fibra, más necesaria que nunca, para no extinguir nuestras bacterias

Por Nutricionalas6 @Nutricionalas6
 
¡Buenos días! Hoy en el blog os traigo un nuevo artículo científico casi recién sacado del horno, ya que se publicó en la revista “Nature” la semana pasada, esta vez viene dado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, sobre las dietas bajas en fibra, que pueden producir deficiencias internas que van pasando a lo largo de las generaciones futuras. La fibra, más necesaria que nunca, para no extinguir nuestras bacterias
El estudio ha sido realizado en ratones, y los resultados no son nada buenos, si hace unos meses os hablamos de la importancia de la microbiota en este artículo, una dieta baja en fibra puede no sólo agotar los complejos ecosistemas microbianos que residen en todos los intestinos de los mamíferos sino que puede causar una pérdida irreversible de la diversidad dentro de esos ecosistemasen tan sólo tres o cuatro generaciones.
Una vez que toda la población experimenta la extinción de especies bacterianas clave, simplemente comer bien ya no es suficiente para restaurar esas especiesperdidas en los intestinos de los individuos de esa población, sugieren los autores.
La proliferación de alimentos procesados de fácil preparación casi sin fibra desde la mitad del siglo XX se ha traducido en un consumo de fibra más bajo que lo que marcan las recomendaciones. Por lo que todos los expertos en salud coinciden en que las dietas bajas en fibra son subóptimas
La principal razón de esto es que la fibra que no puede ser digerida por las enzimas humanas, sirve de fuente de alimento para las bacterias comensales que colonizan nuestro colon, dando lugar a una rica microbiota. Pero si se carece de fibra corren peligro las miles de especies bacterianas distintas habitan el intestino grueso. Y según los investigadores, tendríamos dificultades para vivir sin ellas. Ya que las bacterias cumplen numerosas funciones como defensa ante patógenos, capacitan nuestro sistema inmunológico e, incluso, guían el desarrollo de nuestros tejidos
Aunque las bacterias que colonizan nuestro intestino las tomamos de las exposiciones rutinarias a lo largo de nuestras vidas, una de las fuentes más importantes de nuestra población bacteriana intestinal es nuestra familia inmediata, especialmente nuestras madres durante el parto y la lactancia.
La fibra, más necesaria que nunca, para no extinguir nuestras bacteriasAdemás, si comprobamos y analizamos la microbiota que habitan en los humanos, los científicos han demostrados que la diversidad de especies bacterianas presentes en los intestinos de las poblaciones de cazadores-recolectores y las poblaciones rurales agrarias supera con creces la de los individuos que viven en las sociedades industrializadasmodernas.
De hecho, estos trabajos indican la ausencia total, a lo largo de las poblaciones industrializadas, de numerosas especies bacterianas compartidas entre muchos de los cazadores-recolectores y las poblaciones agrarias rurales analizadas, a pesar de ser grupos dispersados a través de grandes extensiones geográficas que van desde África a América del Sur y Papúa Nueva Guinea.
¿Pero a qué es debido que la sociedad industrializada como la nuestra esté perdiendo su anterior microbiota?
Los científicos han propuesto numerosos factores, incluyendo el uso generalizado de antibióticos, más frecuencia de cesáreas y menor generalización de la lactancia. Además, una de sus ideas para el estudio era si la gran diferencia en el consumo de fibra dietética entre las poblaciones tradicionales y modernas podría, por sí sola, influir.
Los investigadores emplearon ratones de laboratorio jóvenes que habían sido especialmente criados y alimentados en ambientes asépticos de manera que sus intestinos estaban desprovistos de cualquier habitante microbiano. Tras implantar a los ratones microbios de un donante humano, los científicos los dividieron en dos grupos: uno alimentado con una dieta rica en fibra de origen vegetal y el otro con una dieta equivalente a la primera con respecto a la proteína, grasa y calorías, pero prácticamente desprovista de contenido de fibra.
Los investigadores analizaron muestras fecales de los animales, con los perfiles de las bacterias intestinales de los dos grupos inicialmente indistinguibles, pero en un par de semanas, pudieron comprobar grandes cambios, los ratones con alimentación baja en fibra albergaban menos especies bacterianas en su intestino. Más de la mitad de los números de las especies bacterianas habían disminuido en más del 75% y muchas especies parecían haber desaparecido por completo.
Después de siete semanas, se pasó a los roedores que habían consumido una dieta baja en fibra a una dieta alta en fibra durante cuatro semanas. Los perfiles de las bacterias intestinales de los ratones se recuperaron en parte. Aun así, esta restauración fue sólo parcial, ya que un tercio de las especies originales nunca se recuperó a pesar de su vuelta a una dieta alta en fibra.
No se observaron estos cambios en los ratones de control alimentados constantemente una dieta alta en fibra, pero la verdadera sorpresa vino después de que los ratones que habían sido criados y alimentados con dietas bajas en fibra durante unas pocas generaciones. En su entorno experimental, estos ratones fueron expuestos a microbios sólo a través del contacto con sus padres y el ecosistema intestinal bacteriano de cada generación sucesiva disminuyó en la diversidad.
En la cuarta generación, el agotamiento había llegado a un punto en el que en casi las tres cuartas partes de los residentes de especies bacterianas en los intestinos de sus bisabuelos parecían ausentes. Incluso, después de que a estos ratones se les puso de nuevo en una dieta rica en fibra, más de dos tercios de las especies bacterias identificadas en los intestinos de sus antepasados de primera generación demostraron ser irrecuperables, lo que indica la extinción de las especies en la cuarta generación por la privación de fibra.
Por lo que se puede extrapolar, que una dieta baja en fibra da lugar a que nuestra microbiota pierda en sucesivas generaciones gran parte de las bacterias que tenemos a día de hoy, ¿cuál es la solución?
La fibra, más necesaria que nunca, para no extinguir nuestras bacteriasUna de las soluciones menos agresivas, y que cada vez se escucha más, incluso en humanos, es el trasplante de heces, el trasplante dio lugar a la recuperación de las especies perdidas. Al introducir contenido fecal de ratones de cuarta generación del grupo de dieta alta en fibra en los intestinos de ratones de cuarta generación del grupo de alimentación con poca fibra, además de ponerlos en una dieta alta en fibra durante dos semanas, restauró totalmente sus perfiles bacterianos. En los diez días del procedimiento, la composición y la diversidad de las bacterias en los intestinos de este grupo eran indistinguibles de las de los roedores de control.
Según los investigadores, estos resultados tienen implicaciones importantes para los seres humanos. Además proponen unos simples cambios, como un mayor contacto con bacterias del entorno para enriquecer la microbiota, como no lavarse las manos después de jardinería o acariciar a los animales, junto a la reducción del uso excesivo de antibióticos. Sin embargo, creen que medidas más extremas, como los trasplantes fecales masivos, requerirían pruebas a gran escalapara asegurarse de que son necesarios y seguros.
Y con esto nos despedimos hasta el próximo post, recordar aumentar el consumo de fibra en vuestra dieta, porque la fibra es importante para mantener nuestra microbiota. Mientras tanto, ¡ser felices! :)
Realizado por Jorge Ibarra Morato
Fuentes
Diet-induced extinctions in the gut microbiota compound over generations. Erica D. Sonnenburg,Samuel A. Smits, Mikhail Tikhonov, Steven K. Higginbottom, Ned S. Wingreen & Justin L. Sonnenburg. Nature529, 212–215 (14 January 2016)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog