Revista Salud y Bienestar

La primera Navidad en caso de separación o divorcio

Por Losanca
Lola Sancho Cabrera
Después de una separación o divorcio con hijos, la llegada de la Navidad puede implicar temores, pero puede no resultar tan difícil. La primera Navidad en caso de separación o divorcio
La primera etapa de la vida de un separado o divorciado con hijos es normalmente algo compleja, si añadimos la llegada de unas fiestas tan familiares como la Navidad, parece que la situación se complica. Pero siguiendo unas sencillas pautas, y, sobre todo, pensando en la felicidad de los hijos, que es la parte más débil, y por lo tanto la que más hay que proteger, puede resultar sencillo.
Consejos ante separación o divorcio con hijos en Navidad
Se debe partir de la base, ya no solo en esas fechas, que en el caso de haber hijos pequeños, ellos son lo más importante. Hay que dejar aparte los rencores personales de cada excónyuge, el deseo de venganza, el odio, y cualquier otra situación negativa hacía la ex pareja.
El psiquiatra Conrado Montesinos, especialista en psiquiatría infanto-juvenil, dice: “la separación es la causa más frecuente de problemas emocionales y trastornos de conducta en niños, algo que en fechas navideñas se agudiza". Por lo que, este y otros especialistas insisten en que la armonía entre los padres divorciados es fundamental para que los menores vivan la Navidad con normalidad y naturalidad.
Hay que intentar, aunque el estado de ánimo del progenitor esté bajo, que los hijos vivan la Navidad como siempre. Hay que generar un ambiente festivo en el hogar, montar el Belén, el árbol, colocar adornos, llevarlos al circo o cualquier otro lugar, en definitiva que los niños puedan vivir la Navidad intensamente, independientemente de la separación o divorcio de los padres.
Regalos de Navidad y padres separados
Otro error que se suele cometer, es aprovechar las fiestas navideñas para atraer los niños a favor de uno de los progenitores, haciéndoles grandes regalos o viajes extraordinarios que, a lo mejor, el otro no puede permitírselo.
Esta conducta según los expertos es contraproducente para todos, especialmente para los niños, que a largo plazo los podemos convertir en unos manipuladores, materialistas e interesados.
Según la psicóloga y directora del centro de educación infantil Mamá Oca, Gema Theus, lo ideal es pactar con tu ex pareja los regalos sin caer en la tentación de competir.
Custodia compartida y reparto de vacaciones
En el caso de tener los padres la custodia compartida, en España el periodo vacacional de los niños en Navidad, suele hacerse de la siguiente forma:
La primera Navidad en caso de separación o divorcio   Primer periodo: Nochebuena y Navidad.
   Segundo periodo: Fin de Año y Reyes.
Estando los niños cada periodo con uno de sus progenitores. Alternando los periodos cada año.
Hay que intentar ponerse de acuerdo, y evitar peleas e insultos, sobre todo en presencia de los niños. Y, ante todo, no hacer sentir culpables a los hijos por no estar en alguna fecha en concreto con alguno de los padres.
Según la psicóloga y terapeuta familiar Sandra Benadretti: “Lógicamente es traumático para un niño pasar la Navidad con su papá si ve que su mamá se queda llorando en la casa. Los padres son responsables de no hacer sentir al niño culpable por compartir una fecha como la Navidad o el Año Nuevo con uno y no con el otro. Si no es así, al niño se le genera un conflicto de lealtades que además de no dejarlo disfrutar en paz de la celebración, le complica en la relación cotidiana que tiene con sus padres”.
Separación o divorcio con hijos adolescentes
En el caso de que los hijos sean ya unos adolescentes, la forma de enfocar la separación de los padres es distinta, y según el psiquiatra y psicoanalista Hilario Cid, el modo traumático como lo viven cuando son niños pequeños, se transforma cuando son adolescentes, intercambiando los papeles.
El psicoanalista dice que “los adolescentes siempre chantajean”, “no hay narcisismo más grande que el del adolescente". Por su parte, el psiquiatra Conrado Montesinos dice: “Cuando ya no son tan niños usan esta situación para manipular a los padres y ver quién es el mejor postor. Piensan: ‘Con el que más ofrezca, con ese me voy’”.
Para evitar todas estas situaciones, tanto en la Navidad como en el resto del año, es importante, en opinión de la psicóloga Sastre Reyes, mantener la opinión positiva que los hijos tengan sobre el otro cónyuge.
Por tanto, hay que intentar anteponer la felicidad de los hijos, organizarlo todo con tiempo y sobre todo, evitar caer en la tentación de exponer críticas sobre el otro excónyuge en presencia de los niños.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario