Revista Remedios

La Reflexología...

Por Maryferlo

La Reflexología...La Reflexología se basa en el masaje de zonas reflejas de las manos y los pies. 
Cada uno de los órganos del cuerpo se refleja en una zona concreta de las plantas de los pies, correspondiendo el pie derecho a la mitad derecha del cuerpo y el pie izquierdo a la mitad izquierda. Al tener todo el cuerpo reflejado en los pies, esta técnica ofrece un método para tratar el cuerpo como un todo. Al ejercer una presión en la zona del pie adecuada, se ejerce un efecto terapéutico en el órgano deseado, empujando al organismo hacia la autocuración, de manera que se utiliza la propia capacidad curativa del organismo.
La reflexología es eficaz en numerosas patologías. Algunos de sus beneficios son los siguientes:
  • Reduce la tensión y el estrés.
  • Mejora la circulación.
  • Equilibra el sistema nervioso.
  • Estimula el sistema linfático, de modo que reduce edemas, elimina toxinas y mejora la inmunidad.
  • Descongestiona y estimula los órganos congestionados.
  • Reduce el dolor.
  • Estimula la capacidad de auto-curación del cuerpo, mejora el sueño, aumenta la vitalidad y energía.
La reflexología aplicada a los pies o a las manos puede eliminar el exceso de tensión en el cuerpo, mejorar la circulación y normalizar las funciones corporales. Cuando se aplica correctamente no sólo afecta positivamente a nuestro cuerpo físico, haciendo que uno se sienta muy bien, relajado, renovado y lleno de vitalidad, sino que también tiene un efecto equilibrante positivo en nuestros «cuerpos »mental, emocional y espiritual o sea en la totalidad de nuestra persona. 
¿Cómo funciona la reflexología? En realidad, es algo bastante sencillo. Presionamos un punto en el pie o en la mano. Un mensaje es enviado a una parte del cuerpo. Esa parte del cuerpo comienza a eliminar el exceso de tensión y de congestión. La sangre fluye, los productos de desecho son eliminados y la circulación se normaliza. El cuerpo empieza a sanar.
Un reflexólogo con una buena formación está preparado para tratar la mayoría de los problemas de salud con el tacto de las manos y los dedos.
Nuestras manos son como equipos de primeros auxilios que llevamos con nosotros todo el tiempo. Lo único que necesitamos son nuestros pulgares y nuestros dedos para enfrentarnos a cualquier problema de salud. Creo que en todas las familias debería haber un reflexólogo, para que aplique este sencillo arte para favorecer y mantener un estado saludable. Si se utilizara la reflexología con regularidad, la gente estaría más sana, más feliz, y tendría mejores relaciones. 
La tensión es responsable de la mayoría de nuestros problemas de salud. Ciertamente, necesitamos cierta dosis de tensión para vivir, pero un exceso de tensión en cualquier parte del cuerpo crea constricción y afecta a la circulación normal de la sangre .Cuando la sangre no puede circular bien, las células no son alimentadas y los desechos no son eliminados. Por lo tanto, el exceso de tensión provoca una falta de armonía o enfermedades en el cuerpo. Con el tiempo, las células degeneran y esa parte del cuerpo funciona con una eficiencia cada vez menor, hasta que la salud de todo el cuerpo, o la vida misma de la persona, se ve amenazada. Sí puede eliminar el exceso de tensión, la sangre fluirá plenamente, el suministro a los nervios será normal y el cuerpo recuperará un estado de salud y armonía. Las sesiones de reflexología de forma habitual eliminan el exceso de tensión y crean un estado de armonía en el cuerpo.
Cualquier arte de sanación natural funciona con el fluir natural de la energía del cuerpo en su esfuerzo por normalizarse. La reflexología elimina los bloqueos a una circulación normal para que, con el tiempo,el fluir natural de la alimentación y la limpieza de las células normalice el funcionamiento del cuerpo. La sanación natural implica tiempo. Si una persona ha tenido una dolencia durante 20 años, no debería esperar que desapareciera de la noche a la mañana. En esta sociedad se nos anima y se nos condiciona a tomarnos una pastilla y ver cómo los síntomas desaparecen rápidamente. Eso no es una verdadera curación, sino un enmascaramiento de los síntomas. A la auténtica curación se le debe proporcionar tiempo.
Extraído de JOAN COSWAY-HAYES

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario