Revista Psicología

La somatización: cuando nos duele todo

Por Somospsico

La somatización: cuando nos duele todoHay días en los que hubiésemos preferido no levantarnos de la cama. Comenzamos nuestras tareas y poco a poco nos vamos sintiendo más y más cansados. Nos duele la cabeza, las piernas de estar de pie, la espalda, los hombros etc. Sin embargo, pronto nos damos cuenta de que con un buen descanso comenzamos a mejorar y los síntomas van atenuándose.

Lo que acabamos de describir es algo completamente normal y comprensible. No es de extrañar que algunos días estemos más sensibles al dolor que otros, o que nuestra actividad diaria nos resulte más cuesta arriba. Sin embargo, cuando los síntomas que hemos descrito suelen ser la tónica general de nuestras vidas, quizá debiéramos empezar a plantearnos que algo no funciona bien.

El trastorno de somatización está relacionado con lo que hemos planteado, aunque no se limita a determinadas situaciones o eventos. Las personas que lo padecen manifiestan, ya desde la adultez temprana, una serie de síntomas físicos que les llevan a visitar a varios médicos en busca de una explicación. Lo curioso del caso, es que tras habérseles realizado los correspondientes exámenes, no termina por encontrase una condición médica que explique totalmente la experiencia de dolor.

Aunque en principio pueda parecer que este trastorno es idéntico al denominado “trastorno por dolor” (dolor crónico), aquí la persona manifiesta una mayor cantidad de síntomas, y estos aparecen más repartidos por el cuerpo. Además, llama la atención que estos siguen como un patrón circular en su aparición, de manera que algunos parecen sustituir a otros.

Para diagnosticarse el trastorno de somatización, han de estar presentes 4 síntomas de dolor (cabeza, abdomen, espalda, articulaciones, extremidades, etc); 2 síntomas gastrointestinales (náuseas, distensión, diarrea, vómitos, etc); 1 síntoma sexual (disfunción eréctil, menstruaciones irregulares, pérdidas, etc) y 1 síntoma pseudoneurológico (parálisis, visión doble, ceguera, sordera, convulsiones, etc).

Lo más relevante del cuadro es que los factores psicológicos estarían teniendo una importante función, como si nuestro cerebro estuviese tratando de resolver conflictos internos y se ayudase de nuestro cuerpo para expresar dichos conflictos.

SomosPsico - Blog de Psicologia

foto|Michal Marcol


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • No hay buenas ni malas ideas

    buenas malas ideas

    El emprendimiento corresponde a una convicción y a una actitud personal que lleva al empresario a la persistencia y a los logros superiores de todo negocio,... Leer el resto

    Por  Jcvalda
    COACHING, EMPRESA
  • No hay dos sin tres

    tres

    Por tercer año consecutivo, la final varonil del Abierto de los Estados Unidos tendrá que realizarse el día lunes (a las 17 horas en la Argentina) debido a la... Leer el resto

    Por  Seoprensa
    DEPORTES, TENIS
  • No hay jazz, no hay feeling

    jazz, feeling

    Buscar y hallar un título no es en ocasiones un trabajo que resulte fácil, ni siquiera para algo tan intrascendente como la sencilla crónica de los... Leer el resto

    Por  Josep2010
    CINE
  • No hay dos sin tres

    tres

    Chachachán chachachán!!Estamos embarazados!!Aunque seguramente muchos de ustedes ya se hayan enterado a través de FB, no queríamos todavía decir nada aquí... Leer el resto

    Por  Josefina
    MATERNIDAD, PATERNIDAD
  •  Cuando hay que modificar o renovar la doctrina fund...

    Cuando hay que modificar o renovar la doctrina fundamental, las generaciones sacrificadas en las que se opera la transformación siguen siendo esencialmente... Leer el resto

    Por  Andrés R. Morado
    FILOSOFÍA
  • Donde no hay mata...

    Hace relativamente poco tiempo contacte con un intermediario que sabia que tenia una oportunidad de inversion que me interesaba analizar. Se me ocurrio... Leer el resto

    Por  Aygdiae
    EMPRESA
  • No hay dos sin tres

    tres

    Estamos pachuchos. Nuevamente. Mi marido ha tenido dos cólicos nefríticos en los últimos días, uno más intenso que el otro, pero ahí sigue. Yo tengo un... Leer el resto

    Por  Una Mamá (contra) Corriente
    DIARIO, MATERNIDAD

Revista