Revista Deportes

Las 10 curvas mas simbólicas de la f1 actual

Publicado el 04 octubre 2014 por Rd @Formulard1
LAS 10 CURVAS MAS SIMBÓLICAS DE LA F1 ACTUALAño tras año Suzuka es definido como uno de los mejores circuitos de la Fórmula 1 gracias a sus curvas y tramos con alta carga de adrenalina. Este aspecto desató una conversación entre el equipo de GPUpdate.net y surgió una pregunta clara: ¿cuales serían las diez mejores curvas o tramos del actual calendario de Grandes Premios? A continuación les presentamos nuestras preferencias:
10: Parabolica, Monza, Italia
A pesar de que se ha sustituido por asfalto la mayor parte de la escapatoria de grava para la prueba del 2014, generando cierto malestar entre la hermandad de la Fórmula 1, la Parabolica de Monza sigue formando parte de las curvas emblemáticas de este deporte. Una pequeña parte de la rueda en los monoplazas modernos va al límite del trazado, a pesar de que ahora se dispone del lujo de una escapatoria considerable, para sacar el máximo partido de la salida hacia la recta principal. No es mucho lo que se puede ganar pero en cambio sí hay mucho que perder.
9: 'S' Do Senna, Interlagos, Brasil
Las emblemáticas 'S de Senna' han estado presentes en Interlagos desde que se remodeló el circuito para su regreso a la Fórmula 1 en 1990. Los pilotos llegan al tramo tras ir a fondo desde Junçao y frenan debajo del famoso puente antes de bajar a izquierdas por la pendiente y luego a derechas. Es el mejor punto de adelantamiento del circuito y ha sido testigo de momentos muy especiales como el increíble adelantamiento de Juan Pablo Montoya sobre Michael Schumacher en 2001.
8: Piscina, Montecarlo, Mónaco
Montecarlo está lleno de desafíos, pero está claro que no hay ninguno cómo el de la sección de la Piscina. Nombrada así por encontrarse junto al centro náutico en honor a Rainiero III, los pilotos van hacia la izquierda y hacia la derecha como si de un latigazo se tratara, mientras pisan tan a fondo como se atrevan. En la maniobra también hay otro reto al tratarse de un cuello de botella, tal y como se vio en 2011 cuando Vitaly Petrov se quedó cerrado en la parte izquierda sin espacio para maniobrar y terminó contra las barreras junto con varios competidores más que no pudieron eludirle.
7: La última chicane, Circuito Gilles Villeneuve, Montreal
Se trata de un tramo en el que es fundamental la confianza. Los pilotos tienen que clavar el freno y dirigir sus monoplazas a través de la chicane de derecha a izquierda, pisando parte del piano interior sin perder la parte trasera del coche o sin perder un tiempo vital al tratarse de un circuito con pocas curvas. Dispone de escapatoria pero una vez te diriges al segundo vértice, no hay margen de error. La principal amenaza para un accidente viene de la proximidad del muro que hay en la salida, conocida como el Muro de los Campeones después de que Jacques Villeneuve, Damon Hill y Michael Schumacher se estrellaran en 1999.
6: Pouhon, Spa-Francorchamps, Bélgica
Conocida como la "le double gauche", o "la doble izquierda", Pouhon es una de las curvas más rápidas y entrelazadas que dan a Spa-Francorchamps su tan temida reputación. Situada hacia la mitad del sector medio dónde más presente está la carga aerodinámica, los pilotos levantan el acelerador por unos instantes antes de dirigir sus monoplazas a la primera curva de izquierdas, controlando cualquier movimiento de la parte trasera y volviendo a girar el volante una vez más. ¿Cómo olvidar el incidente entre David Coulthard y Michael Schumacher en 1998?
5: 130R, Suzuka, Japón
Al final de la larga recta trasera los pilotos llegan a la curva de izquierdas de 130 metros de radio, una curva rápida que recientemente ha disminuido su radicalidad por las modificaciones en post de la seguridad que se han llevado a cabo. En 2002 Allan McNish salió indemne milagrosamente tras el impacto de su Toyota contra las barreras situadas en la salida de la curva, mientras que Lucas di Grassi sufrió un grave accidente mientras se dirigía hacia la parrilla de salida en 2010. El adelantamiento de Fernando Alonso sobre Michael Schumacher por fuera en 2005 sigue siendo uno de las maniobras más increíbles que jamás se han llevado a cabo en la Fórmula 1.
4: Variante Ascari, Monza, Italia
Tras salir de las curvas Lesmos y tras pasar por debajo del antiguo peralte, los pilotos se acercan a la exigente chicane Ascari, un tramo izquierda-derecha-izquierda que requiere la máxima de las precisiones. Conocida como la Curva del Vialone hasta que el dos veces Campeón del Mundo Alberto Ascari sufrió un trágico accidente durante los test en 1955, aquéllos que se ponen detrás del volante se enfrentan con la compleja tarea de trazar el giro con la mínima cantidad de carga aerodinámica manteniendo sus coches en la trazada correcta.
3: Maggotts/Becketts/Chapel, Silverstone, Gran Bretaña
Las Esses de Suzuka y la mayor parte del primer sector de Austin son ciertamente únicos, pero en el sentido más histórico lo más increíble se encuentra en Silverstone. Tras salir de Copse, los pilotos vuelan a lo largo de la secuencia a gran velocidad, trazando primero a izquierda, derecha, y otra vez a izquierda a medida que se estrechan los giros antes de dirijirse a la recta del Hangar. Un piloto confiado con la suficiente carga aerodinámica es una maravilla de ver a lo largo de esta sección pero aquéllos que tengan un eje delantero incontrolable y una parte trasera poco fiable lo pasarán muy mal para controlar su volante. Es uno de los mejores sitios en los que admirar lo rápido que pueden cambiar de dirección los monoplazas de F1.
2: Degner, Suzuka, Japón
Degner, que en sus orígenes empezó como una única curva larga y fluida, se transformó en una curva de dos partes a principios de los 80. Su nombre se debe a la figura del motociclista alemán Ernst Degner, quien sufrió graves quemadas cuando el depósito de combustible de su Suzuki 250cc explotó durante el Gran Premio de Japón de 1963. Con una gran escapatoria en su parte exterior, los pilotos tienen que sentir una gran fe en su máquina para virar a derechas en dos ocasiones, aderezadas con un piano que castiga los excesos.
1: Eau Rouge, Spa-Francorchamps, Bélgica
Técnicamente, estamos hablando del complejo que comprende Eau Rouge-Radillon, la maravillosa secuencia ascendente que quita el sentido. Su nombre se debe al torrente cuyas aguas tienen coloración roja por la presencia de compuestos férricos y que discurre por debajo de la curva, los pilotos bajan a toda velocidad y giran a la izquierda antes de iniciar la subida y girar a la derecha por la cuesta que alcanza el 18% de desnivel. La última curva hacia la izquierda es ciega y a pesar de que el tramo se ha suavizado respecto al pasado, sigue siendo un desafío asombroso y un espectáculo inigualable.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas