Revista Opinión

Las mujeres en la revolución española

Publicado el 05 junio 2016 por Paco Arenas @voz_republica



Las mujeres en la revolución españolaIntroducciónEn cierto modo, es claramente artificial para tratar de aislar el papel de la mujer en cualquier serie de acontecimientos históricos. Hay razones, sin embargo, - ¿por qué el intento todavía debe hacerse de vez en cuando; Por un lado se puede suponer que cuando los historiadores escriben sobre "gente" o "trabajadores" que significan las mujeres a algo parecido a la misma medida que los hombres. Es sólo recientemente que la historia de las mujeres ha comenzado a ser estudiado con la debida atención a la significación de las mujeres - que constituyen como lo hacemos aproximadamente la mitad de la sociedad en todos los niveles. (1)

En su obra magna La Revolución y la Guerra Civil en España (Faber & Faber, 1972), Pierre cejas y el estado Emile Témime que la participación de las mujeres en la revolución española de 1936 fue masiva y general, y tomar esto como un índice de cómo la profundidad de la revolución fue. Por desgracia, los detalles de este aspecto son escasos en su libro en otros lugares, pero las fuentes que hacen es permitir algún tipo de imagen que se reconstruyó. En el proceso de examinar cómo se esforzaban las mujeres, lo que lograron, y cómo su conciencia se desarrolló en un período de cambio social intensificado, podemos esperar a tocar en la mayoría de las facetas de lo que estaba ocurriendo. Cualquier conclusión que emergen deben tener relevancia para los defensores de las libertades en general, así como para el movimiento de los de hoy en día de la mujer.AntecedentesLas condiciones de vida de las mujeres españolas anteriores a 1936 eran opresivo y represivo en el extremo. El trabajo era duro, pagó mucho y mal (2), y cuando las mejoras ocurrieron no siempre eran del todo beneficioso para las mujeres. Las cifras del Instituto de Reformas Sociales (citado en SGPayne, La revolución española, Weidenfeld & Nicolson, 1970), muestran que en la década 1913-1922, los salarios de los hombres aumentó en un 107,1% y las mujeres de sólo un 67,9%, mientras que los precios aumentaron en un 93 %. Cuando la República 1931 estableció la jornada de ocho horas para los trabajadores agrícolas, esto significaba, según un campesino en la prisión de Sevilla que habló con Arthur Koestler, que los hombres pudieran ir a reuniones y chismes, mientras que sus esposas podían volver a casa a las 5 de la tarde, preparar la comida, y ver a la ropa de los niños.Sin embargo, había sido introducido reformas mínimas incluida la indemnización por maternidad, y aparece en los objetivos de la mayoría de los grupos progresistas. En lo político, la Constitución republicana de 1931 trajo-votos para ambos sexos a los 23, un cambio radical para la hora y el lugar. En un primer momento, se ha dicho (por Álvarez del Vayo en la batalla de la Libertad), el voto de una mujer más que duplicó el poder de su marido o confesor, pero estaba siendo modificado la situación. La República trajo medidas de educación y la secularización, incluido el suministro de divorcio si se demostrara una "causa justa". A pesar del peso de la inferioridad internalizada en las que tienen que haber trabajado, muchas mujeres están empezando a involucrarse activamente en la política. (3)En el lado libertario, el fuerte movimiento anarquista incorpora una cierta conciencia de la necesidad de prever las modificaciones de las relaciones entre las personas. Para sus seguidores, la abolición del matrimonio legal, al menos, era-en la agenda. Es más difícil de evaluar en qué medida su vida personal consagrado una transformación en las actitudes, pero parece que los problemas particulares de las mujeres no eran una preocupación prioritaria. (4)En realidad no lo eran tanto de una prioridad con nadie. Margarita Nelkin, un socialista que iba a convertirse en un diputado en las Cortes, escribió acerca de la condición social de las mujeres en España (Barcelona, ​​1922) y Mujeres en las Cortes (Madrid, 1931); Hubo un movimiento por los derechos de la mujer en los primeros años veinte, pero tenía una orientación reformista y arribista, en base a las mujeres en las profesiones. Para los anarquistas, reformistas, programa mínimo o transitorio fue más o menos fuera. La atención se centró en la revolución social profunda. Por desgracia, cualquier discusión teórica de lo que podría implicar una revolución tan a menudo era demasiado, a favor de la hipótesis de que las cosas saldrían bien de forma espontánea en la mejor forma posible.RevoluciónEn la respuesta a la insurrección militar del 18 de julio 1936 contra la República había hecho un poderoso elemento de espontaneidad. Eventos siguieron a los partidos y líderes, incluidos los "militantes" líderes de la CNT - FAI (Confederación Nacional del Trabajo sindicalista y anarquista español Federación). Uno de estos últimos, Federica Montseny alude más adelante a "la revolución que todos deseábamos, pero no esperábamos tan pronto". Las mujeres jugaron un papel pleno. En opinión de Álvarez del Vayo, que fueron dominantes en la respuesta al levantamiento y formaron la columna vertebral de la resistencia. Broué y Témime nos dicen que estaban presentes en todas partes - en los comités, en las milicias, en la línea del frente. En las primeras batallas de la guerra civil, las mujeres lucharon junto a los hombres como una cuestión de rutina. (5)Las mujeres eran necesariamente y, naturalmente, involucrados en la revolución socia1es en desarrollo, en los colectivos, que se establecieron en la ciudad y el campo, tras la huida de muchos jefes y propietarios. Este hecho implica ciertos cambios, en su forma de vida, su grado de alienación en el trabajo y el ocio (si tenían alguna de ocio), su estado de ánimo, las actitudes de los demás a ellos. Pero la transformación de las relaciones sociales, en particular en la situación de la mujer en la comunidad, fue un largo camino de ser totales, incluso en zonas en las que los liberales tenían el mayor control sobre su propia situación.Un índice simple de la inferioridad continua de la posición de una mujer es proporcionada por las estadísticas sobre los salarios en los colectivos. Las mujeres se les paga a una tasa menor que los hombres. (6) Para dar algunos ejemplos:a) En el comercio al por menor en Puigcerdà, los hombres ganaban 50 pesetas a la semana, y las mujeres 35;b) En el colectivo agrícola Segorbe, los hombres ganaban 5 pesetas al día en comparación con el 4 por una sola mujer y 2 para una esposa;c) En Muniesa, los hombres recibieron 1 peseta diaria, las mujeres y las niñas de 75 céntimos y los menores de 10 años obtuvieron 50 céntimos. (7)Muchos de los colectivos agrícolas acordaron un "salario familiar", que varía con los números implicados en el principio de "a cada cual según sus necesidades". Un hogar donde el hombre y la mujer tanto funcionado porque no tenían hijos podrían recibir 5 pesetas por día, mientras que uno en el que sólo el hombre fue visto como para el colectivo, ya que su esposa tuvo que cuidar de 2, 3 o 4 niños, podrían recibir 6, 7 u 8 pesetas. (8) De acuerdo con Hugh Thomas (9), se produjo casi en todas partes una escala separada de pago para los esposos y esposas que trabajan, con diferentes bonificaciones para los hijos menores de edad que trabajan, y los inválidos, y las tasas separadas para los solteros, viudas y parejas de jubilados. Las tarifas pueden variar de 4 a 12 pesetas diarias. A veces, ciertas categorías de mujeres hicieron relativamente bien. en Villaverde, viudas se les otorgó los mismos que los solteros, además de las asignaciones por hijo - por otra parte, en general, los solteros tuvieron libre acceso al restaurante comunal, mientras que otros tuvieron que pagar una peseta.La idea de una escala de salarios directamente discriminar contra las mujeres no es, pues, preciso en cada caso. Sin embargo, existe una clara evidencia de un supuesto generalizado, basado en el concepto de la familia patriarcal, que las mujeres no requieren igualdad de remuneración. Opiniones de los observadores libertarias diferían en la materia. José Peirats considera que el salario de la familia es una manera de satisfacer el deseo de intimidad y de una manera más íntima de la vida. HE Kaminski tomó una línea más dura, afirmando que la tarjeta de la familia puso a los seres humanos más oprimidos en España - las mujeres - bajo el control de los hombres. (10) Él tomó esto como prueba de que el comunismo anárquico de la localidad de Alcora había "tomado su naturaleza desde el estado real de las cosas".Como una medida de la reforma, el nuevo sistema de salarios no tuvo su aspecto positivo. Por lo menos el derecho de las mujeres a los medios de subsistencia, cualquiera que sea su papel en la sociedad, se reconoció en general; también lo era la de los niños. Peirats nos dice que en la tierra, las amas de casa no estaban obligados a trabajar fuera del hogar, excepto cuando sea absolutamente necesario (extras podrían ser "llamados" por el pregonero para trabajar en los campos en caso de necesidad), y las mujeres embarazadas fueron tratados con consideración especial. Hijas de las familias campesinas ya no se ven obligados a entrar en servicio en las ciudades o en el extranjero. Cubierto por el salario familiar, las mujeres jóvenes a veces donaron su trabajo para hacer uniformes - un recordatorio de que el tamaño del paquete salarial no era ahora de tal preocupación vital para los trabajadores. La situación tenía un grado de flexibilidad que permitirá más opciones que antes, a pesar de la continua división del trabajo, que asigna todas las tareas del hogar para las mujeres.Tal vez el principal factor disminuir la alienación del trabajo asalariado (por el ideal anarquista de un no asalariados, de hecho, el dinero libre de la sociedad no se ha encontrado práctico dada la naturaleza limitada y fragmentada de la revolución) fue la oportunidad de participar en la toma de decisiones colectivas. La política y la práctica de cada colectivo serían decididas por su Asamblea General, que por lo general eligió un Comité de Administración. La medida en que las mujeres estaban directamente involucrados en la determinación de su propio estatus es incierto. Hugh Thomas contado: "No está claro si cada miembro del colectivo a veces se incluyó, las mujeres Evern (sic) y en todo caso los niños, o si trabajan; como es más probable, solamente se espera que los trabajadores a asistir." Esto sería una seria acusación de los colectivos si se toma literalmente, pero Thomas tientas hacia una idea de lo que hace que los libertarios garrapata no es el intérprete más fiable.Gastón Leval en colectivos en la Revolución española (traducido por Vernon Richards, la Libertad de Prensa, 1975; pp. 207-213), los informes de la reunión de una asamblea del pueblo a la que asistieron "alrededor de 600 personas, entre ellas unas 100 mujeres, niñas y algunos niños" . Negocio incluía una propuesta para "organizar un taller en el que las mujeres podían ir a trabajar en lugar de perder su tiempo cotilleando en la calle. Las mujeres se ríen, pero se acepta la propuesta." También surge "el nombramiento de un nuevo director del hospital (y leemos que el director es una mujer, que es bastante inusual)". Se registra el evidente interés y la participación en los debates, en la medida en que "nadie antes del final ... Ninguna mujer o niño se había ido a dormir". Generalmente, las mujeres pueden estar presentes, a continuación, pero no necesariamente en pie de igualdad con los hombres exactamente.Aun así, Thomas ha señalado la "ausencia de todo el aparato complicado de la vida católica tradicional y de todas las cosas que salieron con él (como la subordinación de las mujeres)" como un factor que sustenta euforia persistente para la inmensa mayoría de los trabajadores. Las hipótesis acerca de las funciones femeninas y la feminidad no eran, por supuesto, rechazó durante la noche. Leval ha escrito sobre las mujeres la compra de provisiones, tiendas de ropa haciendo ropa de moda para mujeres y niñas, las jóvenes se les enseña a coser ropa para sus hijos en el futuro, entre otras reflexiones incondicionales de "el estado real de las cosas". Pero la impresión de los cambios significativos en las actitudes y en el ambiente social general es transportado por muchos observadores de primera mano.Ya en agosto de 1936, Franz Borkenau (11) tomó nota de la seguridad en sí mismo de las mujeres en Barcelona, ​​hasta entonces inusual que las mujeres españolas en público. niñas milicias invariablemente llevaban pantalones, que habían sido impensable antes; pero incluso cuando está armado, las mujeres españolas se siguen chaperones, a diferencia de las mujeres voluntarias de otras nacionalidades. En Madrid, también, se encontró con el cambio de posición de las mujeres conspicuos; las jóvenes de la clase trabajadora se veían en cientos, quizás miles, que recoge para Ayuda Roja Internacional. Él describe su disfrute evidente de lo que fue para muchos una primera aparición en público - recoger en parejas, subiendo y bajando por las calles y en los cafés elegantes, hablar sin inhibiciones a los extranjeros y milicianos.De todos modos, ya pesar de los murmullos ocasionales otros comentaristas sobre "promiscuidad", que consideraba que había una ausencia general de cualquier trastorno profundo en la vida sexual, menos que en la Gran Guerra. Pero había al menos una tendencia a prescindir o simplificar los trámites legales. En lugar del matrimonio, los anarquistas a favor de una unión libre basada en la confianza mutua y la responsabilidad compartida; la unión entre los amantes era en muchas situaciones consideradas como equivalente al lazo de la unión. En colectivos, de acuerdo con Leval, la ceremonia de matrimonio legal persistió porque la gente disfrutó como una ocasión festiva - compañeros irían a través de los procedimientos, a continuación, destruir la prueba documental.Los colectivos plasmados sus propias presiones a la conformidad, no sólo en materia de trabajo, que se esperaba para ser tomado en serio, sino también en materia sexual. Las personas que se casaron a menudo se otorgaron regalos, extras y ayuda con la vivienda; Por otro lado, el colectivo tenía el poder de retener privilegios, tales como los medios para viajar a la ciudad, si el propósito era considerado inadecuado. Kamenski vio el comité local de Alcora en el papel de pater familias; que cita a un miembro del colectivo como diciendo: "No hay dinero para el vicio". Supervivencias de las actitudes tradicionales incluyen la curiosa hipótesis en algunos colectivos que comedores independientes eran necesarios para los hombres y las mujeres, como es requerido por la dignidad humana. La segregación también se practica en el hogar para niños abandonados en Madrid, donde se presentaron los niños, alimentados e instruidos, por un equipo de maestras, en el Hotel Palace, y las niñas en otro edificio.Con todas sus limitaciones, la revolución española en su primera fase trajo nuevas posibilidades para las mujeres, en las zonas que no sean asumidos por los nacionalistas, y un elemento de liberación personal para algunos. Un grupo que trataba de obtener una perspectiva libertaria sobre la situación era Mujeres Libres (libre de las mujeres). Por el final de septiembre 1936 tuvo siete secciones del Trabajo - Transporte, Servicios Públicos, de enfermería, de ropa, brigadas móviles para los no especialistas, y brigadas capaces de sustituir a los hombres necesarios en la guerra. (12) la federación creció, la organización de las mujeres para hacer la máxima contribución a lo que había que hacer el trabajo práctico. Sus miembros se vieron como tener una importante función educativa, trabajando para emancipar a las mujeres de la pasividad tradicional, la ignorancia y la explotación de que se sirven de ellos, y hacia una comprensión verde azulado entre hombres y mujeres, que trabajarían juntos sin excluir uno al otro. Vieron una necesidad de despertar a las mujeres a la conciencia vital de su movimiento, y convencerlos de que la actividad aislado y puramente femenino ahora era imposible. Vieron a sí mismos como sobre la base de las aspiraciones humanas integrales para la emancipación, realizables sólo en revolución social, que liberen a las mujeres del estancamiento de la mediocridad.Políticamente, las consignas de Mujeres Libres describen la situación como una simple lucha entre dos clases y dos ideologías: el trabajo contra el privilegio; libertad contra la dictadura. En orden a mostrar algo más complicada. La mezcla anarquista característico de altisonante retórica, la teoría incompleta y la actividad práctica intensiva no coincidía con las exigencias de la realidad política sombría, a pesar de los logros reales del grupo en condiciones difíciles.Defensa de MadridPor supuesto, la amenaza nacionalista fue la fuerza presente, proporcionando en un primer momento un estímulo, así como amenaza para la acción revolucionaria, ya que la gente tomó la lucha contra ella en sus propias manos. El stand realizado en Madrid en contra del ejército nacional a principios de noviembre 1936 renovó el espíritu de la respuesta inmediata al levantamiento militar, y otra vez las mujeres jugaron como gran parte como en los primeros días de la guerra. Batallón de mujeres luchó antes de puente de Segovia. En Gestafe, en el centro del frente norte, las mujeres estaban bajo el fuego toda la mañana y fueron de los últimos en salir. En el retiro de Madrid, las milicianas ocasionales debían ser visto - un poco más de soldado en la apariencia de los hombres, otros ordenado, arreglado y maquillada, un observador masculino señalaron. (13) Con los italianos de la Columna Internacional en Madrid fue una chica de dieciséis años de edad, de Ciudad Real, que se había unido hasta después de que su padre y hermano fueron asesinados. Ella tenía los mismos derechos que los hombres, compartió su forma de vida, y se decía que era un excelente tirador,Dentro de la ciudad, las mujeres se organizaron manifestaciones de masas, propaganda ideado y lemas como el famoso "No Paseran" ( "no pasarán", acreditado a La Pasionara), y barricadas construidas, a menudo con "la ayuda de los niños y, a veces bajo el fuego. Comités se establecieron sobre la base de los distritos, las casas y bloques, para la provisión de alimentos, municiones y comunicaciones. Las mujeres han contribuido activamente a la defensa, incluida la observación antiaérea, y la vigilancia de sospechosos de columna de quinto. Sus comités organizan comidas colectivas y de lavandería; las guarderías y hogares de maternidad establecidas entre julio y octubre llevado a cabo lo mejor que pudieron. Broué y Témime han descrito la propagación de las Comisiones de la Cámara y el Barrio como equivalente a una segunda revolución de Madrid, la base de una comuna genuino.Al mismo tiempo, las mujeres a menudo tienen que soportar el peso de las dificultades, el riesgo de violación de los reglamentos de toque de queda, que no les permitían las calles antes de las 6 de la mañana, con el fin de obtener un buen lugar en las colas para la comida (el primer lugar al día siguiente fue a los que no están servido). Las esposas se les dice que deben estar listos para tomar el almuerzo de los hombres, no a las fábricas sino a las trincheras. (14) mujeres de la clase de trabajo realizan comidas calientes a las barricadas. Más mujeres de clase media corrieron comedores para los refugiados y los puestos de socorro para las víctimas de los francotiradores de quinta columna.No todo lo que hacen las mujeres, sin embargo, se puede ver en la misma luz positiva. Cuentas de la contratación de las procesiones de las mujeres, marchando por las calles y llamando vagos fuera de las cafeterías, puede ser desagradable que recuerda a chovinismo blanco de plumas de las sufragistas antiguos 'durante la Primera Guerra Mundial. Esta impresión se ve reforzada por la consideración de las actitudes evidenciadas por Dolores Ibárruri, que llegó a ser prominente como la Pasionaria de este tiempo, su voz sin cesar en los altavoces en las calles y en Radio Madrid, instando a las mujeres a luchar con cuchillos y aceite hirviendo contra el invasor . La lucha contra los nacionalistas comenzó a ser planteada en términos neo-nacionalistas, como el verdadero patriotismo - un motivo histórico recurrente - en lugar de en términos de clase en contra de reacción Por ahora la presión para unirse y luchar contra los fascistas estaba empezando a amenazar a las ganancias de la revolución misma.Replegándose, Legalización, TermidorA medida que el ímpetu revolucionario inicial se desaceleró, y las fuerzas que actúan sobre el lado republicano orientado a la tarea de ganar la guerra, la contribución de las mujeres no disminuyó, sino que se convirtió en más de apoyo en el carácter. Para noviembre, de acuerdo con Gilbert Cox, hubo algunos milicianos aún, mujeres en la primera fila, pero su número era ahora pocos; que eran más generalmente se encuentran como celadores, cocinar y lavar detrás de las líneas. George Orwell corrobora que a finales de diciembre, todavía hay mujeres que sirven en las milicias, aunque no muchos. Añade que las actitudes hacia ellas habían cambiado. En los primeros días, muchas mujeres habían ido al frente tan pronto como podían hacerse con una de mecánico general (15), a la vista de las mujeres armados se ganó el aplauso y la admiración en los que no se ha tomado como una cuestión de rutina. Mientras que luego, nadie habría visto nada cómico en una manipulación de un arma de la mujer, los milicianos ahora tenían que mantenerse fuera del camino cuando las mujeres eran taladro porque tienden a reírse de las mujeres y desembarcar. Una POUM (Partida Obrera de Unificación Marxista - Partido Obrero de Unificación Marxista ') la posición de la sección de la parte delantera de Orwell era un objeto de fascinación debido a tres milicianos mujeres que hicieron la cocina, y fue puesto fuera de límites a los hombres de otras empresas .La diferencia de la atmósfera de unos pocos meses antes se manifiesten en los cambios de vestimenta - reaparición de las prendas que se podría considerar "burguesa", chicas en Barcelona en enero '37 ya vacilar sin llevar su ropa más bonita (16) - o modales , con "compañero" ya no es la única forma aceptable de dirección (17), pero tenía un contexto político. "Poder dual", cuando los colectivos coexistido con un gobierno en gran medida ineficaz, había dado paso a la consolidación y extensión del control del gobierno del Frente Popular. El informal de líderes de la CNT-FAI había decidido entrar en el gobierno. (18) Con más o menos que escudriña el corazón y la racionalización, que participaron en la legalización, la toma de posesión y la eventual supresión de las conquistas revolucionarias, y abrió el camino para el Partido Comunista.Federica Montseny, después de algunas dudas, aceptó el nombramiento de Ministro de Salud. Con una formación en la familia anarquista, se había vuelto prominente en la FAI y fue considerado como uno de los mejores oradores del movimiento. Más tarde, ella era ganar la reputación de ser el único ministro de gobierno preparado para discutir la participación franca y críticamente (19), aunque no de manera inequívoca. Sus manifestaciones incluyen las afirmaciones de que la CNT eran bastante ingenua en la política; que la intervención directa en el Gobierno Central se consideró como la revolución de mayor alcance realizados en el ámbito político y económico; y que el estado había sido concedido un poco de crédito y la confianza con el fin de lograr una revolución desde arriba,A lo sumo, se lograron algunas reformas: la legalización del aborto, en condiciones controladas, y la creación de refugios abiertos a todas las mujeres, incluidas las prostitutas. Federica Montseny se opuso a la idea de hacer frente a la prostitución por la ley, en la creencia de que "presenta un problema de carácter moral, económica y social, que no puede ser resuelto jurídicamente" (20). Una ley de la República en junio de 1935 había prohibido la prostitución, de tal manera como para penalizar a las mujeres afectadas, durante la revolución fue más énfasis en educar a salir de la prostitución, pero no fue eliminado. (21) La medida en que el Ministro de Salud estaba comprometido con ella de mayor alcance revolución sexual es dudosa, a la luz de una entrevista con Kaminski. (22) A continuación, ella apareció como permisiva hacia el control de la natalidad, pero no creía que las mujeres españolas desearían usarlo (aunque probablemente hubo un elemento de realismo en este), no creía en el divorcio fácil, y consideró que las mujeres siempre disfrutar "cumplidos" (es decir, comentarios sexistas), incrédulo ante la sugerencia de que estos podrían ser considerados insultantes, al parecer, ella hizo, sin embargo, apoyan la difusión de la información de control de natalidad, al igual que Mujeres Libres.El gobierno también tomó medidas para regular las costumbres matrimoniales. Los matrimonios se habían celebrado en la sede de la milicia con el mínimo de molestias; aquellos que data del 18 de julio o después fueron reconocidos como legales. (23) En abril de 1937 "matrimonio por el uso" se instituyó, mediante el cual la cohabitación durante diez meses, o menos si se ha producido el embarazo, se considera que el matrimonio. Este decreto se invirtió debido a la prevalencia resultante de bigamia.Además de asistir a los detalles de la vida social, el gobierno estaba preocupado con la organización del esfuerzo de guerra. Una situación de guerra más "normal" se ponía en, con las mujeres a un primer plano para compensar falta de mano de obra. Otra de las características de tiempos de guerra era la inevitabilidad de la escasez. En ausencia de racionamiento, las mujeres tenían que formar colas para el pan de 4 am (aunque los domingos la cola podría ser de hombres y mujeres en igual número.) Colas de comida fueron controlados y acosados ​​por guardias civiles a caballo (24), y en dos graves revueltas del pan en Barcelona a principios de 1937, multitudes de la mayoría mujeres fueron dispersados ​​por la culata de los fusiles. Entre julio '36 y '37 de marzo el costo de vida se duplicó, mientras que los salarios aumentaron en sólo un 15%. En abril del '37 las mujeres en Barcelona realizaron una manifestación en el tema de precios de los alimentos.Para los externos-causas de dificultades se añadieron los conflictos en desarrollo dentro del campo antifascista. El Partido Comunista, un grupo insignificante en la política española en el inicio de la guerra civil, fue ampliando su campo de acción y el endurecimiento de su control sobre las fuerzas republicanas, respaldado por el ejército ruso y la intervención política. Las mujeres eran un objetivo prioritario, junto con los jóvenes y los círculos culturales, cuando se trataba de hacer conversos. organizaciones de fachada incluyen la Unión de Niñas, Mujeres Antifascistas, y la Unión de Madres Jóvenes. En julio '37 JSU (Unión de Juventudes Socialistas) células incluyen 29.021 entre las mujeres. (25)Un choque físico se produjo en el mayo Días de Barcelona de 1937, cuando un ataque a la Telefónica por las fuerzas del gobierno la intención de "desarmar la retaguardia" provocó una fuerte resistencia. Una vez más el valor de libertario-participación en el gobierno - se demostró - para el gobierno. En un momento en que, después de tres días luchando, se ha estimado que los compañeros libertarios y el POUM controlado cuatro quintas partes de Barcelona (26), los líderes de la CNT-FAI fueron llamados para enfriar la situación. Las apelaciones de Mariano Vásquez, Secretario del Comité Nacional de la CNT, y García Oliver, un anarquista ministro de Justicia, no lograron calmar a los trabajadores. A continuación, Federica Montseny fue enviado en nombre del Gobierno de Valencia (que se había trasladado desde Madrid con el avance nacionalista) después que las tropas se habían retirado de la parte delantera para enviar a Barcelona si es necesario. Ella había obtenido el acuerdo del gobierno que "estas fuerzas no debían ser enviados hasta el momento en que el Ministro de Salud debe juzgar necesario hacerlo", previendo así la posibilidad de que un ministro anarquista podría dar permiso para que las tropas pueden usar en contra la clase obrera. El resultado neto fue de confusión, desmoralización y concesiones desde el lado de la CNT.Los "líderes" militantes parecen haber tomado la opinión de que estaba jugando el juego del enemigo para dar el Partido Comunista de excusa para atacar a sus oponentes. Si es o no necesaria una excusa, la fizzling de breve explosión de las jornadas de mayo 'activar el CP para fortalecer su posición, obligando a los ministros anarquistas a la oposición y proscribir el POUM. Las mujeres tenían entre sus víctimas - las enfermeras del hospital incluidos detenidos y esposas de los miembros del POUM. Emma Goldman visitó seis "presos políticos" femeninas en la cárcel de mujeres, incluyendo Katia Landau, quien instó a los presos antifascistas a huelga de hambre y fue liberado a sí misma después de dos huelgas de hambre.Dimensión InternacionalA nivel internacional, el atractivo de la Guerra Civil española se agravó de exhortaciones y las invocaciones de legalidad románticas, que pronto se oscurecían los aspectos revolucionarios de la lucha en la retórica "anti-fascista". Esta fue la política deliberada de los elementos / CP Frente Popular (29), y reconocer que no es para menospreciar los motivos de los que respondieron a la llamada. El primer voluntario Inglés a matar era Felicia Browne, un disparo CP pintor en Aragón en agosto. Otras mujeres entre los primeros voluntarios fueron Renee Lafont, un periodista socialista francés que murió después de ser herido en una emboscada y capturado, y Simone Weil, que estaba con la Columna Durruti en Cataluña de agosto a octubre '36.En Gran Bretaña, una mezcolanza de las organizaciones de apoyo se estableció en virtud de diversos auspicios, con mujeres muy involucrados. 'Comité de ayuda, para el bienestar de los voluntarios británicos de los demandados familias, fue fundada por la señora Charlotte Haldane del PP y se contó entre sus seguidores la duquesa de Atholl, Ellen Wilkinson y Sybil Thorndike. Otra mujer CP, Isobel Brown, estaba detrás del Comité Británico para el alivio de las víctimas del fascismo, que inspiró la creación del Comité de Ayuda Médica Británica y la Unidad de Asistencia Médica. La señora Leah Manning, un socialista británica ex-MP, estaba en el último avión civil para llegar a Madrid cuando fue amenazado, y ofreció sus servicios como propagandista en Gran Bretaña para la salvación de la ciudad.Los liberales eran más conscientes de la lucha social. Fueron informados por el periódico anarquista España y el mundo, que incluso incluyó referencias a las mujeres de vez en cuando; un informe de Mujeres Libres; mención de la importancia de las madres como educadores, y la necesidad de liberarlos de la religión; la leyenda de una imagen - "Las mujeres españolas, también, disfrutar de la libertad: La Iglesia dictará más" (2- 7-37). Emma Goldman, delegado oficial de la CNT-FAI en Gran Bretaña, que se estima en una entrevista (06/01/37) que las mujeres todavía no se habían dado la oportunidad de contribuir en gran medida, y se despertó insuficientemente y avanzado; juzgó que habían cambiado desde 1929, sin embargo, cada vez más alerta e interesado en la lucha social. Un artículo en la edición del 24-11-37 describió la "Transformación de las mujeres españolas" en términos de ex atraso debido a la influencia árabe y la dominación de la Iglesia Católica, mantenida por la autoridad masculina y femenina dimisión, dando paso a un " magnífica y doloroso despertar ".Pero incluso Emma Goldman y otros escritores en España y el mundo, a pesar de su conciencia de lo que estaba ocurriendo (por ejemplo, 19-7-37 ' "Contrarrevolución en el Trabajo), tendían a poner más énfasis en el" antifascismo "en primer lugar. La militarización de las milicias, los ataques contra los elementos, y la supresión de los colectivos de la izquierda cada vez menos que los libertarios-podrían señalar como positivo. al mismo tiempo, una determinación paradójica fue engendrada para fomentar la idea de una lucha vital contra el fascismo, para que todo que había sido pasado por no aparecería inútil. por supuesto que era posible tomar la posición de que cualquier cosa era mejor que el fascismo, pero la "nada" de ese modo contribuyeron a alcanzar no era la revolución social.Bajo el fascismoEn el evento, la pregunta de exactamente qué orden de desastre habría resultado de una victoria republicana y la imposibilidad de revivir una revolución que se había matado, se mantuvo académico. En cambio, España fue superado por el desastre alternativa de una victoria fascista. Mientras que la política de izquierda no podrían haber dado lugar a la liberación de la mujer, un régimen de derecha significaba su antítesis.Pero había mujeres en el lado fascista, no todos ellos engañados o auxiliares sumisas. La Falange incluidos los movimientos de mujeres, tanto carlistas y falangistas tenían sindicatos de mujeres, y la Organización de Mujeres nazi era activo en España. Pilar Primo de Rivera era prominente en una de las facciones opuestas a Franco entre el surtido ideológica en el campo nacionalista, y corrió el Auxilio Social fundada por la viuda de un líder falangista en 1936. Esta organización movilizó a las mujeres para el trabajo social con medios proporcionados por las mujeres falangistas Más tarde, el servicio social formal fue instituido para las mujeres y 17 años a 35. en teoría voluntaria, un mínimo de servicio continuo de seis meses o seis períodos sucesivos de al menos un mes se convirtió en un pre-requisito para la toma de exámenes y conseguir puestos de trabajo administrativos. Las mujeres casadas, viudas con un hijo o más, y los discapacitados estaban exentos, de conformidad con los supuestos reaccionarios sobre la "calidez sagrado de la familia" y la posición de las mujeres en el hogar.Las mujeres siempre y cuando el ejército nacional con los servicios de enfermería, de cocina y de lavandería habituales, y algunos pueden haber servido en el ejército como tal (30), pero su participación fue menos notable en el derecho que en el izquierdo. El contraste se observó. En Vigo, ocupada por los nacionalistas, apenas si una mujer iba a ser visto en las calles. (31) Los populares también eran conscientes de la diferencia: una nota encontrada en uno de sus oficiales recomendó que, dado que un gran número de mujeres estaban luchando en el lado enemigo, no debía haber ninguna distinción de sexo en la represión. Algunos lo hicieron hacer una distinción, reservando vituperation especial para las mujeres que se oponían a ellos - más notorio fue el general Queipo de Llano, que elogiaron contra ellos y amenazaba las "esposas de anarquistas y comunistas" (significativamente no supone que los anarquistas y los comunistas en su propio derecha) en sus emisiones de radio de Sevilla, en los términos que se han caracterizado como "sexual psicopatología".Las formas menos histéricos de acción de lucha contra el liberador se practicaban y predicaban desde el principio, de la supresión de las medidas seculares de la República, incluyendo el divorcio, a una campaña de pureza en materia de vestido, y la prohibición de las piernas desnudas. Las mujeres españolas debían ser condicionados para aceptar un papel de sumisión tradicional. La escuela fue visto como una institución donde las jóvenes podrían aprender sus deberes "elevados" en la familia y el hogar.Este énfasis ha continuado, a pesar de las presiones económicas han dado lugar a más mujeres que trabajan fuera del hogar. Para llevar la historia más hasta la fecha, un libro general sobre España publicado en 1969 (32) da algunos datos y cifras:a) el porcentaje de mano de obra española compuesta por mujeres aumentó de 7% a 17% entre 1950 y 1965 - esto se compara con el 25% en Italia, 31% en el Reino Unido;b) las tres cuartas partes de las mujeres empleadas estaban en el trabajo más baja categoría, mecánica y con salarios bajos, aunque no había impedimento legal que como tal;c) sólo entre un cuarto y un tercio de los estudiantes universitarios eran mujeres, aunque un número igual de niños y niñas fueron a primeras escuelas;d) había tres profesores mujeres, tres mujeres en las Cortes;e) Se requiere permiso formal de un esposo a su esposa antes de poder tomar un trabajo, y podría ser retenido debido a que la asignación por matrimonio, a pagar después de un segundo hijo, se perderá si la mujer trabajaba.Las mujeres han seguido resistiendo. Cuando la República fue derrotada, muchos se unieron a la corriente de refugiados, optando por el exilio. En la frontera francesa, las mujeres y los niños fueron separados de los hombres, para ser alojados en establos y edificios vacíos, las mujeres se les dio 8 francos por día, lo suficiente para comprar alimentos cuando se agruparon y cocinas comunitarias se establecieron. Más tarde, las mujeres fueron internados en Argeles-sur-Mer, donde había una alta tasa de mortalidad infantil. Tal existencia fue, sin embargo, prefirió la vida bajo el fascismo; se registraron incidentes de las mujeres que se suicidan con sus hijos de un tren de refugiados que regresan a España desde Francia ocupada. (33) Isabel de Palencia, que había sido Ministro Plenipotenciario para la España republicana a Suecia y Finlandia desde 1936 hasta 1939 y vivió en el exilio en México, escribió en 1945 que aún había ocho cárceles para hombres presos políticos en Madrid. Ella citó un informe periódico Falange de una ceremonia de bautismo en 1940 para 280 niños nacidos en la cárcelMás de veinte años después, Miguel García describió cómo las esposas de los presos políticos habían ocupado las iglesias en apoyo de una huelga de hambre, y tuvo que ser desalojado por las fuerzas del orden público. (34) Las listas de los detenidos en los últimos años recientes han incluido a las mujeres, por ejemplo. Frente Libertaire de Luchas de clases, febrero 75, da los nombres de tres mujeres entre los "militantes Veinte revolucionario que podría enfrentar la pena de muerte". Las probabilidades en contra de ellos pueden ser juzgados por la siguiente: "En España todavía es parte del Código Civil que" por razones de armonía matrimonial, el marido es el que toma las decisiones como su derecho natural, religioso e histórico "... un español mujer casada necesita la autorización por escrito de su marido para transferir la propiedad, como testigo en el tribunal, solicitar un pasaporte, firmar un contrato, o iniciar su propia cuenta bancaria.Ninguna declaración en España puede ser hablado o escrito en favor del divorcio, el aborto o el uso de anticonceptivos. Las sanciones por tomar parte en la acción feminista son tan graves como para ser increíble. Simplemente participar en una discusión de los problemas de la mujer puede dar lugar a varios años de cárcel."Recientemente, una mujer española fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión cuando la policía descubrió la literatura feminista en su piso. Su marido, que era apolítico, se le dio la misma frase. De acuerdo con la teoría del derecho español una mujer no puede actuar por su cuenta , su marido, por lo tanto debe ser responsable de sus acciones, "- Libertad, 04/11/72, sobre la base de un informe en los terraplenes.ConclusionesHasta hace relativamente poco, era casi necesario para justificar el término "revolución" en relación con los sucesos españoles de 1936 y después, por lo que tenía minuciosamente sido oscurecidas los aspectos sociales de la lucha, (35) Todavía podría tener que ser defendido contra puristas que desacreditan a la colectivización como "capitalismo autogestionado". Incluso si esta descripción eran estrictamente exacto desde un punto de vista estrictamente economicista, para negar cualquier otro significado a lo sucedido sería adoptar los intermitente. Tampoco puede el fracaso de abolir "legítimo" gobierno negar el valor de la experiencia - "poder dual" es una característica de las revoluciones. A pesar de - y debido a - sus limitaciones, la revolución española requiere y paga estudio crítico.En tiempos de cambio social intensificado, especialmente la guerra y la revolución, las mujeres son generalmente vistos estar cumpliendo con las nuevas funciones, la adquisición de una nueva visión de sí mismos, y obligando a los cambios en la vista de la sociedad de ellos. Esto se puede tomar como un índice del grado en que se suprimen y restringidos en tiempos "normales", y la consiguiente pérdida de potencial. La reversión a la normalidad las mujeres a menudo trae de vuelta a su posición anterior, o cerca de ella. La demostración de lo que las mujeres pueden lograr efectivamente se olvida - que es una de las razones para la documentación y el análisis de esos períodos. La historia de las mujeres, sin embargo, tiene que ser rescatado no sólo de la oscuridad, pero a partir de dos contrastantes hebras de la atención que recibe de vez en cuando: la línea paternalista sobre las mujeres que realizan un gran trabajo, siendo cien por ciento detrás de los hombres (donde ¿más?); y la contratendencia, que en ocasiones se acerca en los escritos de liberación de la mujer, a considerar todo lo hecho por las mujeres como buenas y bellas por definición.En España, a continuación, las mujeres participaban en todos los lados - no es una sorpresa, pero quizás vale la pena hacer explícita en vista de consignas actuales de "apoyar a nuestras hermanas en la lucha" y el supuesto de que la diferencia de sexo es de alguna manera fundamental. ¿Las mujeres en la Revolución española tienen menos - fundamentalmente - en común con los hombres que compartieron su situación de clase y el compromiso político de la que tenían con sus "hermanas" nocionales en el lado fascista? Todas esas mujeres podrían haber sufrido en algún grado de la dominación masculina, pero no había ninguna perspectiva para su uniendo sobre esa base para lograr la liberación.Por otro lado, la liberación no se logró por el trabajo espontánea fuera de las contradicciones sociales, incluso con la resistencia de un fuerte movimiento libertario. Incluso puede ser correcta para juzgar, como lo hizo Temma Kaplan (36), que "No hay ninguna razón para creer que la condición de la mujer española se habría cambiado fundamentalmente si los anarquistas habían ganado la guerra". Pero es difícil proyectar el Consecuencias de los preciso de tal victoria, y en mi opinión, ella tiende a exagerar la reticencia de los defensores de las libertades de prever cambios en las funciones y los valores sexuales. Sin embargo, su artículo plantea puntos importantes, indicando los factores que impidieron la transformación de la vida de las mujeres de clase obrera española.Los factores que inhiben tienen sus raíces en la situación pre-revolucionaria. Los liberales estaban al tanto de las mujeres de la sociedad explotada cómo capitalistas, pero, por citar Temma Kaplan, "No desarrollaron un programa para prevenir la explotación similar en la sociedad revolucionaria." La liberación de la mujer no se había pensado en términos teóricos y prácticos. No está claro si los mueve hacia la sexualidad más libre se debieron a mucho más que un rechazo de las formas de la iglesia y del estado (matrimonio). La falta intencional de claridad, que aqueja a los movimientos libertarios, e iba a ser fatal en confrontación con las duras políticas del PP, tuvo consecuencias aquí también. Y si los libertarios no afrontó su represión internalizada, para la mayoría de la población del peso de la tradición heredada debe haber sido prácticamente abrumadora.En opinión de Temma Kaplan, mujeres revolucionarios subordinan sus demandas específicas en aras de ganar la guerra; que implica un contraste entre esta política y la de los anarquistas en su conjunto. De hecho, los anarquistas en general estaba de acuerdo con el Frente Popular en gran medida. Con el tiempo, expresaron sus diferencias con el PP e hicieron el conflicto por un tiempo explícita -, pero su programa libertario fue subordinada y sumergidos. Su revolución se pierde un tiempo considerable antes de que se perdió la guerra. Pasando por alto las diferencias reales por temor a dividir el movimiento significa que las más duras, triunfos ideología dominante por defecto: el autoritarismo gana sobre el socialismo libertario, la dominación del hombre sobre la liberación de la mujer. Esta lección es particularmente relevante para los movimientos orientados en contra de lo que aparece como evidente "mal mayor".El destino de las mujeres en la revolución está estrechamente relacionada con el destino de la revolución en su conjunto, En España, hubo ganancias iniciales, aunque sea parcial, limitada y fragmentada (se podría argumentar que las vidas de los hombres españoles no fueron totalmente transformadas o bien ); estabilización establecido en la situación de guerra, a ser seguido por los reveses; derrota trajo reacción. Pero el destino de las mujeres no debe dejarse como un factor menospreciado subordinado, o la revolución social, así como la causa de la mujer, se ve disminuida y dañado.¿Qué tan relevante para nosotros que la cuestión de lo que podría haber ocurrido si ..., es la cuestión de lo que ocurre ahora. Hay algunas razones para el optimismo calculado: la sociedad es mucho más avanzada, la crisis de autoridad que mucho más agudas, los últimos años han llevado al desarrollo del movimiento de liberación femenina, plantear cuestiones de importancia ineludible para todos los revolucionarios, y promover la discusión de ellos . Al menos hay algunas cosas que nuestros compañeros varones no podían ahora salirse con la suya, y, es de esperar, no desearía imponer. Y - de nuevo con suerte - tenemos el comienzo de un movimiento libertario que se puede esperar a tener credibilidad y el desarrollo hacia una nueva visión de la sociedad sólo si la liberación de la mujer es una parte integral de sus perspectivasAgradecimientoSe agradece a todos aquellos que prestaron libros y otros materiales, también a los compañeros a la Libertad de Prensa por la oportunidad de leer sus archivos de España y el mundo, y al corresponsal en Mujeres Libres en el Exilio.Notas al pie1. Buenos ejemplos de lo que puede hacerse en este campo son: Edith Thomas La mujer bombas incendiarias (Nueva York I966, Londres 1967 - sobre la Comuna de París.) Y el trabajo de Sheila Rowbotham, por ejemplo, las mujeres. Resistencia y revolución. 2. Arthur Koestler da el salario diario promedio de un trabajador agrícola como 3 pesetas, equivalente a alrededor de 1 libra en el momento (español Testamento, Gollanz, 1937), y el salario de la mujer igual a la mitad, es decir. 6d para trabajar de sol a sol. Burnett Bolloten (El Gran camuflaje, Nueva York, 1961) cita el ejemplo de un pueblo de Sevilla, donde las mujeres recopilación de garbanzos 3 de la mañana hasta las 12 del mediodía obtuvo una peseta. 3. Uno de los muchos "incidentes" de principios de los años 30 fue el rodaje de Juanita Rico, un joven socialista, por Pila Primo de Rivera (hija del ex dictador y la hermana del líder falangista) 70.000 asistieron al funeral. En junio de 1936 Dolores Ibárruri fue uno de los 17 delegados del PP en las Cortes; su autobiografía (no pasarán, Nueva York, 1966) da detalles de la actividad política de las mujeres españolas "Contra la Guerra y el Fascismo", es decir. en las organizaciones CP orientado. 4. Una impresión de actitudes anarcosindicalistas 'a las mujeres es transportado en la novela Siete domingos rojos por Ramón J. Sender, (Penguin, 1938). 5. George Orwell, Homenaje a Catolonia (Gollanou, 1938); p 11 en edición de Penguin. 6. Gastón Leval estima que las mujeres estaban recibiendo el mismo salario en la mitad de los colectivos - Extracto del fron Espagne Libertaire en Sam Dolgoff, ed, el anarquista Colectivos: Autogestión en la Revolución española, 1936-9, Vida Libre Ediions, Nueva York, 1974. ) - una colección muy útil de material sobre el tema. 7. Las cifras en Broué y Témime, La Revolución y Guerra Civil en España. 8. Ibid., Donde se cita. Leval 9. "Anarquistas agrarios colectivos en la Guerra Civil Española", en Raymond Carr, ed, La República y la Guerra Civil en España (Londres, 1971).. 10. Ambos escritores se encuentran entre los representados en la Dolgoff Anarquista colectivos. 11. Borkenau, Sranish La carlinga (Faber 193?), 12. Informe del Grupo de Mujeres Libres de Madrid, en España y la Revolución, 08/25/37, que incluye las declaraciones de su posición. Más información sobre el grupo se da en el artículo de Temma F. Kaplan "español Anarquismo y liberación de la mujer" (Revista de Historia Contemporánea, Vol 6, No. 2, 1971.) - Una contribución muy relevante para el tema de este folleto. 13. Ver Gilbert Cox, La Defensa de Madrid (Gollanez ,, 1937) 14. Mundo Obrero, 07/11/36, citado en Hugh Thomas, La guerra civil española (Penguin I965), p.406. 15. Alrarez del Vayo, Batalla de la Libertad (Londres i940). 16. Borkenau, p.I75. 17. Ver Orwell, pp.8-9, en la atmósfera antes. 18. El papel de los anarquistas 'vis-a-vis el público se analiza críticamente por Vernon Richards en enseñanzas de la revolución española (Libertad de Prensa, 1972). 19. Burnett Bolloten, The Grand Camouflage (Nueva York, 1961) - una documentación exhaustiva de cómo el PP se hizo cargo. 20. Citado por Temma Kaplan, JCH, VI, 2, p. 108. 21. En Mdrid sitiada, de acuerdo con Gilbert Cox, prostitutas eran pocos, pero tuvo poco tiempo libre. 22. Citado en Gilbert Jackson, La República y la Guerra Civil española (Princetown I965). El tono de esto entra en conflicto con un poco de impresión Temma Kaplan. 23. Thomas, La guerra civil española, p.244. En realidad, él escribe "cualquier matrimonio entre milicianos", pero es dudoso que la República era que permisiva. 24. Orwell, pp188-89. 25. SG Payne, La Revolución Española (Weidenfeld & Nicolson, I970). Esto se compara con 70,080 14,213 células campesinas, estudiantes, y 28.021 trabajadores. 26. Leval, en Anarquistas colectivos de Dolgoff, p. 60 27. Peirats, citado por Vernon Richards, p. 133. 28. España y el Mundo, 10.I2.37. 29. Como se documenta en Bolloten y otros. 30. Temma Kaplan dice, sin dar una fuente de la declaración, que lo hicieron (p.106), pero el fenómeno no puede haber sido generalizada. Véase Thomas, La guerra civil española, p.409, nota 2, en la reacción de un teniente irlandés que luchó por los nacionalistas: "Las mujeres en la batalla le parecían la degradación final del lado republicano." 31. Koestler, testamento español. ibid, para la descripción de de Llano. 32. S. Clissold, España (Thames & Hudson, 1969). 33. Isabel de Palencia, que arde Libertad (Gollancz, I946). 34. Miguel García, presos políticos españoles (Libertad de Prensa, 1970). 35. Ver Noam Chomsky, "La objetividad y la Beca liberal" en American Power y los Nuevos Mandarines, (Nueva York, 1967). 36. JCH, VI, 2, p. 102.Texto de www.classagainstclass.com Autor; Steven

Fuente:

Women in the Spanish revolution - Solidarity



También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :