Revista Opinión

Lo llamaron rescate, y era el secuestro

Publicado el 12 junio 2012 por Eowyndecamelot

Érase que se era en una galaxia muy lejana una joven que respondía al castizo nombre de España. La muchacha en cuestión, de familia de rancia raigambre franquista disfrazada de la más democrática de las ideologías, era guapa y voluptuosa, aficionada a los toros y a tocar la pandereta, pertinaz espectadora de culebrones y reality shows de la peor calaña, asidua de los botellones y de aquellas que perdían el culo para conseguir una entrada de Justin Bieber o de otros engendros menos que pseudomusicales de la misma ralea cuando a estos les daba por aparecerse por el país, sin dudar en vender su virginidad por esta buena causa vulnerando incluso sus fanáticas convicciones católicas. Nuestra protagonista a duras penas había conseguido el título de la ESO, a pesar o tal vez gracias a los colegios privados en los que su familia le había matriculado, y se jactaba de su ignorancia como otros se enorgullecen de su cultura, por lo que constituía una rara avis entre sus compañeras Francia, Inglaterra, Grecia, India o Argentina, entre las cuales desempeñaba el papel de la bufón oficial de la clase. Pero hay que decir en el descargo de nuestra amiga que sabía ser solidaria cuando tocaba y que era sensible a las injusticias, al menos cuando estas eran muy flagrantes y no le interrumpían ningún programa de Telecinco. Y cuidaba muy bien de sus hermanitas pequeñas, sobre todo de Catalunya, a la que nunca dejaba que tomara una iniciativa propia (por miedo, evidentemente, a que se lesionara), eso sí, cuando no se ocupaba de chincharlas y esquilmarles la paga semanal. Había tenido una infancia envidiable. Creciendo entre algodones, en la convicción de que el paraíso se hallaba en la Tierra, más concretamente en su casa, sus padres le habían concedido todos sus caprichos o bien la habían hecho desear todo lo que ellos querían concederles; estaba segura de ser una privilegiada, con su casita de muñecas sobrevalorada, su coche de juguetes y sus vacaciones en Marina d’Or Ciudad de Ídem.

Pero un día todo acabó. De pronto, su familia empezó a recordarle todo lo que habían hecho por ella. Alegando una situación económica desastrosa, que no parecía reflejarse más que en sus testimonios, empezó a recortarle sus hasta entonces inamovibles privilegios, lenta pero progresiva e inexorablemente. Las horas de trabajo en la empresa familiar empezaron a hacerse cada vez más copiosas y menos remuneradas, y cuando quería denunciar su situación se la acusaba de haber exigido caprichos por encima de las posibilidades de su familia, sumiéndola en un estado de culpabilidad que, paradójicamente, incrementaba el síndrome de Estocolmo hacia sus secuestradores. Poco a poco, le quitaron sus vacaciones, su coche de juguetes, su casita de muñecas, su dignidad. Le arrebataron los pocos libros con que se entretenía a veces, le prohibieron asistir a clase a no ser que trabajara muchas más horas en contrapartida, y dejaron de alimentarla y de llevarla al médico mientras ellos se hartaban de mariscadas en yates de lujo. Eso sí: en ningún momento le suprimieron el televisor.

Y sin embargo, no tardó en llegar la esperanza: su poderosa vecina Europa, al parecer indignada por cómo se estaba llevando la educación de la joven y de sus igualmente explotadas hermanitas, hizo a sus progenitores una oferta que no podrían rechazar. Ella se haría cargo de las niñas, y en compensación aportaría una sustanciosa cantidad de efectivo que permitiría sanear las deudas familiares. Sin dudarlo un momento y haciendo el negocio del siglo, esto es, vender lo que es tuyo en el más puro estilo de la privatización ibérica sin importar las consecuencias, la familia aceptó, y para celebrarlo se fueron al fútbol. Pero no acabaron allí las desdichas de nuestras heroínas: cuando, vendidas como si de una mercancía se tratase y convenientemente grabado en el hombro a fuego el emblema de su nueva dueña, entraron en su nueva vivienda, comprobaron que se trataba de un prostíbulo frecuentado por los clientes más babosos donde a partir de entonces tendrían que prestar sus servicios hasta que se jubilaran a los setenta años, y con las prestaciones en sanidad, educación y vivienda aún, si cabe, más restringidas. Y todavía podían estar contentas: las prostitutas inmigradas lo tenían mucho peor.

Del final de esta historia existen dos versiones contradictorias: una relata que las jóvenes comenzaron a leer textos de economía alternativa y política social y un día cogieron los kalashnikov e hicieron una limpieza general, eso sí, muy pacífica, y a partir de entonces todas las familias de la tierra se rigieron por los criterios de libertad, igualdad y fraternidad, repartiendo la riqueza, respetando las aspiraciones y las creencias, cuidando del entorno y desterrando a Justin Bieber a una de las lunas de Júpiter. La otra cuenta que nuestras protagonistas se resignaron cobardemente a su cruel destino y que la única Re-Vuelta que protagonizaron fue la de Gran Hermano 12+1.

Podéis elegir qué conclusión preferís. Y realmente espero por el bien de tod@s que lo hagáis bien.

 

Más info

A continuación apunto unos enlaces de la campaña de IU (organización de la que cada vez me siento más lejana debido a motivos que creo que no es necesario detallar) por la #ComisióndelaVerdad sobre los bancos.

Moción: http://www.izquierda-unida.es/ftp/Comision_Verdad_Banca/mocion_comision_verdad_junio_2012.pdf

Materiales de campaña: http://www.izquierda-unida.es/Comision_Verdad_Banca

Vídeo ‘Cuando el miedo cambie de bando’: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=TKId3rmU8Ao

 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Domados para el rescate

    Domados para rescate

    Racionándonos liquidez y a base de latigazos de miedo, los “mercados” donde estamos enjaulados muestran su verdadera utilidad como instrumentos para amansar a... Leer el resto

    Por  Babel2000
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • El secuestro de la democracia

    secuestro democracia

    En los últimos años, los ciudadanos tienen la sensación de que la política, el ejercicio democrático del poder, está siendo usurpado por la economía, que... Leer el resto

    Por  Babel2000
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Justin Bieber se tatuo el rostro de Jesus

    Justin Bieber tatuo rostro Jesus

    La estrella juvenil del momento Justin Bieber no deja de ser noticia, esta vez el joven de 17 años, se tatuó el rostro de Cristo en la pantorrilla izquierda.N... Leer el resto

    Por  Tavarez25
    COMUNICACIÓN, SOCIEDAD
  • Justin Bieber publicará su segundo libro en septiembre

    Justin Bieber publicará segundo libro septiembre

    Justin Bieber: Just Getting Started”, así se llamará la nueva publicación del cantante canadiense que será lanzada por la editorial HarperCollins. El nuevo... Leer el resto

    Por  On Fire
    GENTE, MÚSICA, SOCIEDAD, TECNOLOGÍA
  • Rescate

    (Gracias Iris)Hay muchas razones por las que unir un continente. Ganar dinero no es la mejor.Mientras tanto, Reuters, agencia internacional de noticias, dice qu... Leer el resto

    Por  Espinete2005
    SOCIEDAD
  • Un fraude en Pinterest Justin Bieber desnudo

    fraude Pinterest Justin Bieber desnudo

    Una supuesta foto de Justin Bieber bañándose sin ropa en el mar está siendo aprovechada por los ciberdelincuentes para estafar a los usuarios de la red social... Leer el resto

    Por  Tavarez25
    COMUNICACIÓN, SOCIEDAD
  • Rescate a España

    Rescate España

    El rescate a España está en marcha. Aunque cuando me preguntaba ¿Por qué ha quebrado España? apostaba por un rescate total a principios de 2013, lo cierto es qu... Leer el resto

    Por  Peterpank
    ARTE, FILOSOFÍA, POLÍTICA