Revista Ciencia

Los hijos de madres mayores tendrían mejor aptitud física y serían más altos e inteligentes, según estudio

Por Davidsaparicio @Psyciencia
klausPeter / Pixabay" href="http://i0.wp.com/www.psyciencia.com/wp-content/uploads/2016/04/brother_1460734727.jpg?fit=640%2C452">Los hijos de madres mayores tendrían mejor aptitud física y serían más altos e inteligentes, según estudioklausPeter / Pixabay

Estimativamente, las mujeres pueden ser madre desde los 14 años hasta pasados los 40. Actualmente no es raro que pospongan el tener hijos basadas en diversos motivos: un mejor acceso a métodos anticonceptivos, el aumento de la incertidumbre económica, oportunidades profesionales, incrementar su poder adquisitivo, tener más experiencias de vida, etc. También es posible considerar algunos beneficios (menos dependientes de los padres) que podría traer el tener hijos más tarde, como los avances en los campos de la medicina, la mortalidad y la educación (ámbitos que se encuentran en constante desarrollo).

Si bien esto es algo para reflexionar, también es importante tener en cuenta los riesgos de tener bebés a mayor edad, los cuales han sido documentados en muchos estudios (varios de los cuales consideran especialmente la edad del padre), como por ejemplo, el incremento de probabilidades de desarrollar autismo, o de que el niño presente problemas psiquiátricos y académicos, o de que nazca con síndrome de Down (alrededor de 1 de cada 200 bebés nacidos de mujeres de 40 años o mayores tienen síndrome de Down, comparados con 1 de cada 1500 nacidos de madres de entre 20 y 24 años).

Sin embargo, un estudio, publicado en Population and Development Review, encontró que los niños nacidos de madres mayores son más altos, menos propensos a abandonar la escuela, tienen más probabilidades de a asistir a la universidad y tienden a desempeñarse mejor en tests estandarizados que sus hermanos nacidos antes que ellos. (¡Por si faltaba algo que agregar al debate sobre la influencia del orden de nacimiento!)

Mikko Myrskylä del Instituto Max Planck para la Investigación Demográfica y Kieron Barclay de la Escuela de Economía de Londres recolectaron datos de más de 1.500.000 suecos nacidos entre 1960 y 1991. Observaron a los hermanos (excluidos los gemelos y otros múltiples) y examinaron la relación entre la edad de la madre cuando tuvo a sus hijos, y ciertos atributos de aquellos niños, incluyendo la altura, la aptitud física, las calificaciones en el secundario y los logros educacionales.

En 1968, cerca del 75% de todos los nacimientos en Suecia fueron de madres menores de 30 años. Para el 2013, aproximadamente el 60% de los nacimientos fueron de madres de 30 años o mayores.

atlas_r1jbjxT@2x
Suecia es un caso atípico en algunos aspectos: la educación es gratuita en todos los niveles y, como resultado, la tasa de personas con educación superior es más alta que el promedio de OECD.  Entre las décadas de 1960 y del 2000, la inscripción a educación terciaria se incrementó sustancialmente; en 2012, cerca del 33% de los suecos había completado la educación superior, según el estudio. Pero las tendencias son similares en otros lugares: los niños estadounidenses e ingleses también persiguen más educación, y las madres también están teniendo sus bebés más tarde en la vida.

En cuanto a la altura, las investigaciones sugieren que los individuos más altos presentan una mortalidad más baja (Davey Smith et al. 2000a), mayor calidad de vida relacionada con la salud (Christensen et al. 2007), y capacidad cognitiva superior (Case and Paxson 2008), entre otros hallazgos. Por su parte, una mejor aptitud física es asociada con menor riesgo de mortalidad a todas las edades (Blair et al. 1996) además de los innumerables beneficios que trae aparejados.

Si bien los investigadores no pueden recomendar esperar a ser más grandes para tener bebés (por los altos riesgos), concluyen que en la población que estudiaron, los beneficios fueron mayores que los riesgos.

“Necesitamos desarrollar una perspectiva diferente en cuanto a la edad maternal avanzada,” sostuvo Myrskylä. “Los futuros padres están generalmente muy conscientes de los riesgos asociados con un embarazo tardío, pero están menos conscientes de los efectos positivos.”

Fuente: Quartz


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :