Revista Cultura y Ocio

Los proyectiles más "guarros" de la Historia

Publicado el 30 septiembre 2014 por Daniel Prieto González @100cerosblog

Durante años, los ejércitos han buscado cualquier manera para ganar al enemigo. Desde tácticas geniales hasta las armas más raras de la Historia armamentística. Entre estas últimas se encuentran las "bombas-tsunami" y armas muy guarras.
Antes de empezar, me gustaría recordar que 100ceros se presenta al mejor blog de ciencia en los X Premios Bitácoras, así que ya sabéis, sólo tenéis que votar. ¡Es muy fácil! Primero pincháis en el botón que hay a la derecha, inicíais sesión con alguna cuenta (Bitácoras, Twitter o Facebook) y le dais a votar, ya que la URL está puesta en la categoría de ciencia. Gracias a todos.

proyectiles

Asedio a un castillo.


La civilización pionera de las armas guarras puede ser Mesopotamia. Los asaltantes de las ciudades enemigas introducían cadáveres de animales y seres humanos en proceso de descomposición. El mal olor que producía funcionaba tan bien que los asediados llegaban a pedir la rendición. En resumen, los babilonios son los primeros en practicar la guerra biológica.
Más tarde, en Francia durante el siglo XVII, otros proyectiles muy curiosos fueron lanzados. Estos ocurrió en plena cruzada contra los cátaros. En mayo de 1216, el conde Ramón VII de Tolosa,
partidario de los cátaros, asedió la fortaleza de Beaucaire, en poder del cruzado Simón de Monthfort.
Durante el asedio, los defensores lanzaron sacos llenos de azufre, estopa y brasas que provocan un humo asfixiante, sumándole el malestar que provocaban las ratas. A pesar de todo este esfuerzo, la fortaleza acabó cayendo en manos del conde el 24 de agosto.
Otras curiosas armas de ataque son un gas letal compuesto por azufre, pez, resina y estiércol de caballo; los chinos tuvieron bombas lacrimógenas fabricadas con hierbas y arroz, que al quemarse, provocaban un humo irritante. Del lado de los defensores, algunas tropas optaban por catapultar animales vivos, avisperos o cestos llenos de serpientes o escorpiones. Otra opción era lanzar orina muralla abajo cuando faltaba aceite hirviendo.
En 1914, durante la Primera Guerra Mundial, los ingleses sufrieron una humillante derrota a manos de las abejas-soldado alemanas. En el intento de tomar el principal puerto alemán en el África Oriental (Tanzania), los ingleses enviaron un ejército de 8.000 personas, la mayoría indios, para tomarlo desde el sur. Pero lo que no sabían era que tendrían que atravesar una zona de pantanos y selvas, plagados de avispas; avispas africanas que son mucho más grandes y agresivas que las europeas. El comandante Paul Vorbeck, acompañado por una compañía de 1.000 indígenas que conocían muy bien la zona, plantaron cara a los ingleses y salieron victoriosos. En realidad, los alemanes tuvieron poca participación en la batalla, ya que las avispas se ensañaron con ambos bandos, pero mayormente con los ingleses, que salieron derrotados.
Estas son algunas de las más armas más sucias y guarras utilizadas a lo largo de la Historia, que provocaron la derrota de numerosos ejércitos y la humillación de otros. Armas que crean los ejércitos en momentos de desesperación, provocadas por no ver otra solución posible.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista