Revista Música

Los seis primeros discos de The Allman Brothers Band. Capítulo I: 'Beginnings' o 'TABB' + 'Idlewild South'.

Publicado el 11 abril 2016 por Victorhugo
La empresa que se me ha antojado llevar a cabo me da mucho vértigo. Y es que repasar desde mi punto de vista el maravilloso sexteto de álbumes que The Allman Brothers Band desarrolló entre 1969 y 1975 no es moco de pavo. Una banda surgida en una época única y mágica con un sonido único y mágico... Reconozco de antemano que no soy un experto en los hermanos Allman. Tengo sus discos, los he escuchado una y mil veces durante mi época universitaria y me han llevado por mundos alucinantes con temazos como "In Memory Of Elizabeth Reed", "Blue Sky" o "Melissa". Lo que voy a contar en estas próximas entradas es lo que sus discos y sus canciones me han despertado por dentro, sin tecnicismos de por medio. Estos tíos eran todo sentimiento.CAPÍTULO I: 'BEGINNINGS' O 'TABB' + 'IDLEWILD SOUTH':
Los seis primeros discos de The Allman Brothers Band. Capítulo I: 'Beginnings' o 'TABB' + 'Idlewild South'.
Curiosamente, es una de mis ultimísimas adquisiciones musicales es la que abre esta tanda de reflexiones musicales sobre los hermanos Allman y mi persona. 'Beginnings'. Un pedazo de recopilatorio publicado en 1973 por Capricorn Records para aprovechar el tremendo tirón de ventas que tenía la banda por aquél entonces y dar a conocer así a los neófitos sus dos primeros trabajos, 'The Allman Brothers Band' (1969) y 'Idlewild South' (1970). Sin miramiento alguno.

Estos dos tremendísimos discos surgieron de los últimos rescoldos psicodélicos, del viejo Blues de toda la vida, de ese mozalbete llamado Southern-Rock, de un sentido musical al alcance de muy poquitos y de horas y horas en los estudios de grabación... Algo que nos hacen saber desde el inicio de la grandiosa instrumental "Don´t Want You No More" unida a "It´s No My Cross To Bear".Al dúo de guitarras más perfecto de la historia (Duanne Allman/Dickey Betts) se le une una de las secciones rítmicas más poderosas (Berry Oakley/Butch Trucks/Jai Johanny Johanson) y un vocalista-teclista al rojo vivo (Gregg Allman) y claro, lo normal es que te marques trallazos como "Black Hearted Woman", "Trouble No More" y "Every Hungry Woman". En estos temas el sonido de la pareja de guitarras me recorre la espina dorsal, el ritmo bombea como un sólo corazón y la voz de Allman ruge recordándome un poco a la de Johnny Winter mientras sus teclados son puro fuego.Mención aparte para "Dreams" y "Whipping Post". La primera es un esbozo de lo que estos tipos sabían hacer en directo. Siete minutos y pico de agradable vaivén instrumental. Recreación gozosa a ritmo de Vals, guitarras juguetonas, teclados esponjosos...  Emoción. Toda una gominola en forma de canción. La segunda se convertiría en una de sus canciones más reconocibles y en un clásico de los directos. Incluida en 'Live At Fillmore East' y convertida en una monstruosa jam de casi media hora de duración, fue un eslabón más en la banda sonora de mi tardía adolescencia, pero de eso hablaremos en su debido momento.

Los seis primeros discos de The Allman Brothers Band. Capítulo I: 'Beginnings' o 'TABB' + 'Idlewild South'.
Ni un año había pasado y ya tenían en la tienda su segunda obra. Eran otros tiempos. Hacer música era más importante. Producido por el talentoso Tom Dowd, 'Idlewild South' refuerza todos los aspectos positivos anteriormente mencionados. Una cosa que siempre me moló de esta gente si alguien no me desdice es que, al contrario que otras bandas del llamado Southern-Rock, los hermanos siempre emanaban aires de libertad y fraternidad. De buen rollo. Fueras del Estado que fueras o tuvieras el color de piel que tuvieras, por ejemplo. Nada de rednecks, banderas confederadas o chuminadas del palo. Eso lo valoré muchísimo desde el primer momento. "Revival" es Gospel con un poco más de chispa. "Don´t Keep Me Wonderin'" incide en la línea del primer disco y "Midnight Rider" anuncia el toque acústico que sería aún más patente en futuros discos. Ahora, nos vamos a otro párrafo."In Memory Of Elizabeth Reed". Pocas canciones me han sugerido tanto. Mi favorita de su repertorio. En mi opinión, nota por nota es el reflejo perfecto de lo que podía dar de sí la banda. Vamos, que esta canción es la misma banda. Punto. Elegancia con pegada. Creatividad y talento a borbotones. Raíces profundas y ramas que llegan a lo más alto... Bellísima pieza."Hoochie Coochie Man" es un reconocimiento a los maestros. Y si Willie Dixon no lo es, es que nadie lo es. "Please Call Home" es una canción de vuelta a casa, de últimas monedas y esperanzas, de carretera, noche y lluvia... En tonos medios y lastimeros. Perfecta para cerrar el álbum si no fuera por "Leave My Blues At Home". Otra composición de Gregg Allman en forma de divertimentoenergéticofunkysuperior que hace que se quede uno con ganitas de más... Y más que tendremos. Próximamente. Palabra.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista