Revista Medio Ambiente

Los tres ingredientes para un cambio duradero: compromiso, atención y seguimiento

Por Valedeoro @valedeoro

Plantilla Proyecto FelicidadEn el mes de enero abundan las listas y los propósitos. El comienzo de un nuevo año promete cambios, mejoras y nuevas oportunidades para soñar. Para los propósitos que quieras realizar, necesitarás algo más que un sueño y una promesa solemne llena de uvas: necesitarás actuar, y nada mejor que un fin de semana para planificar los cambios que tienes en mente.

1) Compromiso: seré más feliz y contagiaré mi felicidad a los demás

Mi propósito global para el 2012 (bueno, para el resto de mi vida) es aumentar mi índice de felicidad al máximo. Se supone que el 50% de la felicidad (o como dicen los científicos: de tu bienestar subjetivo) depende de tu genética, el 10% de tus circunstancias y el 40% restante , de tu actitud y de lo que haces. Así que hay una gran parte que depende tan solo de ti.

Para convertir esta promesa en un compromiso he elaborado la plantilla de trabajo que puedes ver en la foto. He definido 11 áreas de mi vida en las cuales veo cosas todavía por mejorar. Para cada área he definido ya unos 4-5 propósitos que me ayudarán en el trayecto, aunque sé que dependiendo del mes añadiré otras ideas. Soy conciente de que la plantilla no es perfecta e irá cambiando a lo largo del año. Lo importante es que he empezado a poner mi felicidad en mis manos.

2) Atención: que no me olvide nunca jamás

La plantilla está colgada encima de mi cama. Tiene 1,5 x 0,5 metros. Está rodeada de un margen lila tipo Gaudí. He escrito las tareas con bolis de colores… es imposible ignorarla. Cualquier persona que venga a visitarme me preguntará por el significado. Cada mañana al abrir los ojos recordaré que hoy es el día perfecto para seguir siendo feliz. Y los días que tengo mal humor la presencia de la plantilla me recordará que tengo cosas más importantes que hacer que pasarlo mal.

3) Seguimiento: la satsifacción de una cadenita de cruces

Cada noche, antes de dormir, reviso los propósitos del área que estoy mejorando este mes. Marco las cosas que me han salido bien, tomo nota de las cosas que me había olvidado para poder incorporarlas al día siguiente. Y la estudiante empollona que hay en mi se alegra con el número de cruces que se van acumulando en la plantilla. Y no solo reviso las áreas de este mes. Aunque actualmente esté concentrándome en disfrutar más de mi trabajo, me tomo algo de tiempo para revisar rápidamente las otras áreas por si algo ha encajado en el día de hoy. Curiosamente soy  feliz con tan solo pensar en que hoy he sido feliz.

Y me atrevo a decir que estos tres elementos te pueden servir para cualquier cambio que quieras conseguir en tu vida. Comprométete (y visualízalo), pon atención en ello y hazlo con frecuencia.

Si tienes un propósito para este año: ¿y qué haces para poder realizarlo?


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :