Revista En Femenino

Malvaviscos caseros. Vídeo

Por Pequelia

Malvaviscos caseros

Una de las golosinas que más gustan a los niños son los malvaviscos, también conocidos como nubes, melcochas, mashmallows… ¿Sabéis que podéis hacer malvaviscos caseros?. Es más fácil de lo que parece, y aunque sea un dulce y no se tenga que abusar de ellos, siempre será más natural si se hace en casa.

La mejor forma de aprender a hacer malvaviscos es practicar, pero para ello será interesante que veáis el vídeo que hemos seleccionado para que podáis tomar la receta y llevarla a la práctica. Hay muchísimos otros vídeos, pero creemos que con esta base ya podréis empezar.
Será interesante aprovechar las vacaciones para hacer los malvaviscos caseros y que los niños nos acompañen, una forma de introducirles en la cocina, y aprovechar para hablarles sobre los alimentos y los ingredientes con los que se está haciendo su golosina, cuáles son los que conviene consumir con moderación, como el azúcar, o lo saludables que son las claras de huevo (es también un ingrediente principal para hacer las nubes o malvaviscos).

Los ingredientes necesarios, utilizando las tazas medidoras, son: 2 tazas de azúcar blanquilla, 1 taza de azúcar glas, 2 claras de huevo, 1 cucharada de jarabe de glucosa (mejor que la de maíz), 4 cucharadas de gelatina en polvo, 1 y 1/4 taza de agua y esencia de vainilla. Con estos ingredientes recomiendan utilizar un molde cuadrado de unos 23 centímetros.

Para empezar, se espolvorea el molde con azúcar glas, y se reserva. Entonces se vierte en un cazo el azúcar blanquilla, 3/4 de taza de agua, la glucosa, y se calienta hasta alcanzar unos 130º C. Por otro lado se pone el resto del agua al baño maría, y en ella se disuelve la gelatina. Ésta se vierte sobre la preparación anterior y se mezcla bien.

En un bol amplio hay que montar las claras a punto de nieve, cuando estén montadas, sin dejar de batir, se vierte el jarabe hasta su totalidad y hasta que la mezcla esté firme. Finalmente hay que aromatizar con la esencia de vainilla. Por cierto, si quisieras que las nubes fueran de colores, podrías añadir unas gotas de colorante alimentario, se encuentra en la sección de repostería de los supermercados o en tiendas especializadas.

Llega el momento de verter la crema preparada en el molde, procurando que la superficie quede bien lisa. Ahora llega el momento más duro, sobre todo para los niños, dejar reposar unas ocho horas para que tome cuerpo. Pasado ese tiempo, espolvorea la superficie con azúcar glas y también la hoja del cuchillo. Ya puedes cortar los malvaviscos caseros en cuadraditos y degustarlos.

Los que queden se deben guardar en un tarro con tapa hermética para que no se estropeen por la humedad. ¿Os animaréis a probarlos?

Foto | Harsha

Enlace permanente:
Malvaviscos caseros. Vídeo



También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario