Revista Insólito

Manifiesto futurista

Publicado el 12 abril 2016 por Monpalentina @FFroi
Contrariamente a otros movimientos de vanguardia, el Futurismo se circunscribe más a su fundador Filippo Tommaso Marinetti (1876-1944) y al espectáculo que solía acompañarlo cuando arengaba a los jóvenes descerebrados contra la cultura y los empujaba a sentirse capaces de vencer a las estrellas, sólo con el paso marcial y la fuerza de sus cuerpo jóvenes.

Manifiesto futurista
El Futurismo como postura teórica se derrumbó pronto, incluso antes de la caída del Fascismo, que tanto le debe. En la actualidad, todavía podemos verlo reflejado en esas minorías irracionales y violentas -de distintas filiaciones-, que intentan imponer por la fuerza lo que quieren, ya sea en un estadio de fútbol o en la calle.
Sin embargo, es justo reconocer el impacto internacional que supuso su aparición en 1909, como ruptura con el academicismo aburrido que imperaba entonces en la cultura europea. Hay que admitir que fueron cuando menos sorprendentes su novedad y su atrevimiento al defender el «nuevo culto a la velocidad», con aquella famosa y aberrante afirmación de Marinetti de que «es más hermoso un automóvil de carreras que la Victoria de Samotracia», así como su adoración de la máquina y su admiración por la sociedad moderna, su defensa del valor y la audacia frente a la inteligencia («el puñetazo y la bofetada»), la primacía de «lo viril», etc.
No quiero acabar este breve artículo sin mencionar alguna de las frases que, a modo de mensajes publicitarios, encontramos en el Manifiesto Futurista que ahora cumple 100 años: «la guerra es la única higiene del mundo», «sólo hay belleza en la lucha» y por fin: «queremos glorificar las viejas ideas que matan, y el desprecio a la mujer».
Llegó, incluso, a identificar los museos con cementerios a los que sólo deben ir los viejos y los débiles. Paradójicamente, sin embargo, él, que reivindicaba la muerte gloriosa al cumplir 40 años para evitar la decrepitud, llegó casi a los 70…
Es fácil entender que estas ideas prendieran rápidamente entre miles de jóvenes violentos y de escasa inteligencia, que con sus puños y sus pistolas creyeron poder dominar el mundo bajo la bandera fascista. Este recuerdo, además de mi profundo desprecio como mujer, no pretende ser un homenaje sino una súplica para que «nunca más» vuelva a triunfar el Futurismo…
Manifiesto futurista

Sección para "Curiosón" de Beatriz Quintana Jato.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas