Revista Salud y Bienestar

Mejorar la vida con Párkinson

Por Smartsalus @SmartSalus

Consejos para mejorar la calidad de vida del paciente con Párkinson

mejorar la vida con Párkinson

El Síndrome de Párkinson es una enfermedad aún desconocida en la sociedad, de la cual conocemos más mitos que realidades. Pero en realidad, el Parkinson es la segunda enfermedad degenerativa más común en el mundo, por detrás del Alzheimer. Actualmente es una patología crónica, que no tiene cura, pero cada vez más avanzan los tratamientos para paliar los síntomas y retrasar su avance. Hoy, Día Mundial del Párkinson, queremos apoyar la información sobre la enfermedad y aportar consejos útiles para mejorar la calidad de vida de un paciente con Párkinson.

Primeros Síntomas de Párkinson

Aunque se relaciona con un diagnóstico a partir de los 60 años, la verdad es que 1 de cada 5 personas diagnosticadas de Párkinson tienen menos de 50 años, así que es necesario estar informados de los síntomas para conseguir un diagnóstico temprano y empezar a tratar la enfermedad lo antes posible y realentizar así su desarrollo. Los principales síntomas de este síndrome son:

  • Temblores
  • Pérdida de expresión facial
  • Encorbamiento de la espalda
  • Estreñimiento
  • Pérdida de olfato
  • Problemas de sueño
  • Mareos
  • Depresión
  • Cambios en la voz

Cómo mejorar el Párkinson

Ante el diagnóstico de Párkinson, puede encontrarse asustado ante una enfermedad degenerativa sin cura, pero en realidad los tratamientos farmacológicos, la rehabilitación y el ejercicio mejoran enormemente el desarrollo y calidad de vida del paciente. Estas son las consideraciones que debe tener en cuenta cualquier persona que recibe un diagnóstico de Párkinson, así como sus familiares y seres queridos:

Comunicación con su neurólogo: en cuanto se recibe el diagnóstico, es muy importante mantener una buena comunicación con su médico neurólogo, así como realizar consultas con diversos especialistas e investigar sobre los últimos avances en Párkinson. Verá que según cada caso la medicación puede ayudar mucho, así que ponerse en manos de un buen médico es clave para su calidad de vida. Los cambios en la medicación y los efectos que ésta produce deben recibir un seguimiento, así que el paciente de Párkinson  debe visitar a su médico con asiduidad y mantener el contacto.

Acondicionar su domicilio: es importante que la vida diaria sea lo más fácil posible para el paciente. Por lo general, es mejor evitar las alfombras y obstáculos con los que pueda tropezar, así como hacer uso de barandillas y soportes para ayudar su movimiento por la casa. Los domicilios con escaleras no son recomendables, Existen también elementos ortopédicos que ayudan al paciente y a su cuidador a mejorar su movilidad y vida diaria. Estos instrumentos están pensados para mejorar la calidad de vida en función del grado de movilidad del enfermo, como pueden ser los andadores, cama ortopédica, grúa o silla de higiene. Estos instrumentos pueden ser de utilidad también para enfermos de otras enfermedades degenerativas o personas de edad avanzada que han visto afectada su movilidad.

Alimentos antioxidantes: la alimentación es realmente importante, y a menudo la pasamos por alto. una enfermedad degenerativa avanza más rápido si nuestro cuerpo no está lleno de antioxidantes y vitaminas que retrasen su deterioro. Una dieta rica en antioxidantes marcará la diferencia, conozca los alimentos con más antioxidantes en esta entrada.

Realizar 15 minutos de ejercicio: para mantenerse activo y evitar el deterioro corporal, la mejor forma es mantener el ejercicio moderado. Cada paciente en la medida de sus necesidades, no debe dejar el movimiento y el ejercicio de lado, pues está demostrado que con tan solo 15 minutos de actividad física diaria, el pronóstico del enfermo de Párkinson mejorará notablemente. Para conocer los ejercicios idóneos en cada paciente, lo mejor es consultar con un profesional neurólogo o geriatra.

Rehabilitación y terapia cognitiva: la terapia es crucial para mantener las fuerzas y el ánimo del paciente con Párkinson, así como los grupos de apoyo y la terapia ocupacional para seguir desarrollando las capacidades motoras. Los familiares del paciente también pueden asistir a terapias y grupos de apoyo para saber cómo deben cuidar de su familiar, las mejores técnicas para que se sienta lo mejor posible. La rehabilitación puede ser de gran ayuda para retrasar el desarrollo degenerativo de la enfermedad y mantener la movilidad, pero es necesario ponerse en manos de buenos profesionales.

No desanimarse: el diagnóstico de una enfermedad puede provocar desánimo y depresión en el paciente, pero lo importante es sacar fuerzas para luchas y mantenerse activo. Piense que, de esta forma, la enfermedad avanzará más lentamente. Tanto el paciente como sus familiares y su entorno deben mantenerse dispuestos a mejorar y llevar esta nueva etapa lo mejor posible: para el paciente es muy importante la compañía de sus seres queridos, y éstos deberán conocer la mejor manera de tratar a su familiar afectado. Recuerde que sentirse querido y estar feliz es fundamental para luchar con fuerza con un gran número de enfermedades, como el Párkinson.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :