Revista Salud y Bienestar

Memoria de mi enfermera XXVI: "Quemado"

Por Lolamontalvo
Llevo tres años trabajando en este Centro de Salud. Está ubicado en una ciudad grande y populosa, por lo que la carga asistencial en importante. Me gusta ser enfermero, me gusta mucho; de hecho estudié esta carrera por vocación, no por otro motivo. No entiendo mi vida siendo otra cosa o trabajando en algo diferente. La Enfermería es mi vida.Sin embargo, aunque me gusta lo que hago, aunque siempre quise realizar la labor que llevo a cabo a diario, no puedo más. Tengo casi cuarenta años y aún soy contratado. Tengo que ver cómo otros compañeros con menos años de experiencia que yo se llevan mejores contratos o más largos o en mejores sitios porque tienen enchufe con algún cargo o algún sindicato. A mí, en este puesto que tengo ahora, me hacen contratos cada dos meses... de refuerzo, lo llaman ellos, cuando en realidad llevo un cupo de pacientes completo: el más numeroso y con la mayor proporción de ancianos frágiles y con asistencia a domicilio. Hago mi trabajo, pero no cobro por ello, es decir, al ser un contrato de refuerzo no me pagan por el cupo que atiendo, ni por los domicilios que asisto. Y mis compañeros, con mejores contratos, sí.No tengo que decir que a diario asisto en consulta de crónicos una media de veinte personas, más los que se presentan sin cita porque se encuentran mal o los que el médico de cabecera me envía nuevos. Sin contar la media de cinco o seis visitas a enfermos crónicos a domicilio que no se pueden desplazar al centro. Cuando termino, a media mañana o más, debo atender la sala de curas en la que durante dos horas pongo inyectables y vacuno niños, hago curas de heridas quirúrgicas y atiendo las urgencias que me surgen. La mayor parte de los días no desayuno, me como una manzana en cualquier rincón. Cuando acabo, me voy a poner los inyectables o a hacer las curas de encamados a domicilio... Dos días en semana me corresponden las urgencias en la calle, es decir, que si alguien se pone malo y el médico y el enfermero deben salir, pues me toca salir... dejando abandonado lo que en ese momento esté haciendo.Estoy quemado, quemado hasta las cenizas. Cada día me cuesta un enorme esfuerzo llegar a mi puesto de trabajo. Mi jefe de enfermería me dice que esto es lo que hay. Cuando le pido ayuda porque tengo la sala de curas a rebosar o demasiados inyectables en la calle, me dice que debo hacerme cargo de mis obligaciones y nunca me ayuda, a no ser que esté al borde del colapso. Como no le hago la pelota, me da las guardias peores, las que no quieren sus enfermeros amigos. Si me quejo, se me recuerda que mi contrato está pendiente de renovación. Porque mi contrato siempre está pendiente de renovación.Espero que me entiendan cuando digo que no aguanto más, que estoy a punto de abandonar, de dejarlo todo, de claudicar... a veces me planteo no renovar, pero me hace falta el trabajo, ya saben: el piso, la hipoteca, los niños... Otras veces -debo reconocer esto y me duele-, cuando voy en el coche camino del centro de salud me planteo que si tuviera un accidente me lo considerarían accidente laboral... ¡No, no qué espanto de pensamientos!Además, me aterroriza hacer algo mal con mis pacientes, equivocarme por la presión, por el estrés, por la carga de obligaciones... No podría soportarlo. Los trato con educación, atiendo lo que precisan, pero cada día me cuesta más, más...¡Estoy quemado, quemado y no me queda otra que buscar una solución y pronto! Porque no aguanto más...
------ooooo00000ooooo------
¿Les parece exagerado?Pues no lo es en absoluto... acabo de narrarles cual era mi situación y como me sentía yo cuando trabajaba en varios centros de Salud de pueblo en los que laboré durante cuatro años, hace de esto ya unos 8 años.Así vivía yo y así viven hoy día muchos profesionales de la salud, muchos, demasiados. ¿Motivos? Cientos, supongo yo: sobrecarga de trabajo, inestabilidad laboral, presión de los superiores -en este medio, a veces, funciona mucho el pelotilleo, se me va a disculpar la expresión...-, decepción laboral, motivos personales, expectativas no cumplidas... ¡¡¡qué se yo!!!Se le llama Síndrome de Burnout, y pone muy difícil el desarrollo normal y completo de la labor profesional. Os pongo un enlace de una revista científica sobre este tema, por si alguien quiere saber más.Este no es un trabajo como otro cualquiera, no me harto de decirlo. Trabajamos con personas y con su salud, con su enfermedad. Con personas.Sé que esta entrada quizá no le guste a mucha gente, pero es real, real como la vida misma. Es un trozo de lo que sufrí.Y, por ahora, nada más.Safe Creative #1102088452609

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Suplementos para la memoria

    Suplementos para memoria

    La fosfatidilserina es un componente de las membranas de las células del cerebro. Existen más de 3.500 documentos de investigación disponibles sobre esta... Leer el resto

    Por  Blogdefarmacia.com
    SALUD Y BIENESTAR
  • El 'síndrome del quemado' amenaza hasta al 20% de los profesores de secundaria e...

    Falta de implicación, embotamiento emocional, agotamiento que afecta a la motivación y a la energía psíquica. Una respuesta al estrés laboral crónico integrada... Leer el resto

    Por  Fat
    SALUD Y BIENESTAR
  • Consultas externas XXVI: semana 28 de marzo - 3 de abril

    Consultas externas XXVI: semana marzo abril

    Esta semana sí, en domingo, os dejo el resumen bologsférico. Y si queréis añadir algo más a la lectura, podéis pasaros por la entrada más visitada esta semana e... Leer el resto

    Por  Anna
    SALUD Y BIENESTAR
  • Fosforo para tu memoria

    Fosforo para memoria

    El fósforo está en todas las células del cuerpo. Forma parte de la estructura del material genético (ADN y ARN), de los fosfolípidos de las membranas celulares ... Leer el resto

    Por  Blogdefarmacia.com
    SALUD Y BIENESTAR
  • Centinela de la Memoria

    Centinela Memoria

    Centinela de la Memoria Si tuviera unos cuántos años menos, me preocuparía por el Alzheimer. ¿Tú sabes cuantos años tengo? Cumplí los 74 años, ya no debo... Leer el resto

    Por  Seo Bloguero
    SALUD Y BIENESTAR
  • Perder la Memoria (II)

    Perder Memoria (II)

    Perder la memoria (Segunda Parte) (ir a la primera parte)La pérdida de memoria, uno de los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer, es un proceso... Leer el resto

    Por  Seo Bloguero
    SALUD Y BIENESTAR
  • Perder la Memoria (I)

    Perder Memoria

    Perder la memoria (Primera Parte)La pérdida de memoria, uno de los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer, es un proceso irrecuperable aunque existen... Leer el resto

    Por  Seo Bloguero
    SALUD Y BIENESTAR