Revista Maternidad

¡ Menuda sorpresa !

Por Yasmin
Me dieron ayer mis vecinos cuando después de las uvas aparecieron por casa con una tarta , bengalas encendidas y cantándome cumpleaños feliz. No me lo esperaba pues no había dicho nada de mi cumpleaños pero el facebook lo chiva todo, jejejeje.
 La noche vieja no pudo tener más encanto.
Cenamos con nuestros vecinos , los titos Giussepe y Habiba . ( Tengo pendiente una entrada  para hablaros con detalle de mis vecin@s  que se han convertido en una familia para nosotros ).  Para después de las uvas habíamos quedado para brindar con otros vecinos y darnos un abrazo de año nuevo. Yo no las tenía todas conmigo porque Gael suele dormirse temprano y me daba cosilla que se despertase o se pusiese penosillo pero como llevaban ya unos días mis brujitas de Riviera park, dando caña con quedar para despues de las uvas y papá se había ofrecido a quedarse en casa mientras nosotras nos veíamos, accedí a quedar media horita con ellas, no sin cierto remordimiento por dejar  a mis chicos en casa.
Finalmente mis niños no se durmieron  tomaron las uvas con nosotros. Es el primer año que Adrián las toma, bueno, en realidad se las comió mucho antes de la hora y después iba picando de las mías, jejejee. Gael también comió alguna uvita.
Como decía, mis chicos no se durmieron temprano... ¿ Quien quiere dormir habiendo diversión, risas y cosquillas a mansalva ?.  Que cosas, yo temiendo por el sueño de mis niños y al final los que se durmieron fueron los demás, asi es que decidimos, para mi tranquilidad,  brindar en nuestra casa.
Tras las uvas enseguida llegaron las " brujas " ( ya os contaré el porqué nos llamamos así ) con champán. El tito Epe desapareció para lo que yo pensaba era fumarse un cigarrito ( ¡ A ver si lo dejas este año ¿ eh ? ) y al poco apareció con una preciosa tarta casera , con sus bengalas y cantando.
No os imaginais lo que me gustó la sorpresa. Para mi , que soy poco materialista, son muy importantes los momentos y el que las personas me regalen su tiempo es algo que valoro muchísimo.
Pero como a nadie le amarga un dulce pues también me encantaron los regalitos que me hicieron: Unos vaqueros chulísmos que además me vienen de fábula porque con el ajetreo que llevo se me han quedado todos grandes, una camiseta azul preciosa, muy hipiosa, un sujetador y una rebeca gris. Además de una tarjeta eleborada artesanalmente por ellos con un dibujo que saben que me encanta.
Tras el brindis y la sorpresa, nos quedamos jugando al Uno  en muy buena compañía hasta más o menos las 3 am.  Pasamos un rato estupendo, charlando, jugando y sobre todo riendo.
El día de mi cumple  ha sido muy tranquilito. Disfrutando de un día soleado con mis chicos y por la tarde merienda y partidita con los vecinos. Jejeje, menudo vicio con el jueguecito del "Uno ".
Muchas gracias vecin@s por una noche tan especial. Por haberos convertido en una familia para nosotros, por hacerme sentir querida y por acompañarnos en nuestros buenos y malos momentos.
¡¡ Os queremos !!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista