Revista Viajes

Mi primera vez en Los Llanos

Por Viajaelmundo @viajaelmundo
Mi primera vez en Los Llanos

Entre las hojas de teca, donde antes quedaba una pista de aterrizaje

Todo comenzó con un café improvisado. Isa, Maickel, Alberto, Elena y yo estábamos en una mesa de Café Arábica, en Caracas, hablando de cualquier cosa o de varias al mismo tiempo. Alberto había pasado el día en El Ávila tomando fotos de aves y las mostraba orgulloso, pero dijo: “Nada como tomar las fotos en El Cristero, ahí sí es verdad que me vuelvo loco”. El Cristero… Había leído alguna vez sobre ese hato en Barinas, en medio de los llanos venezolanos, pero la verdad es que no sabía mucho. 

Durante los tres meses anteriores a ese café, me había encaprichado con la posibilidad de llegar hasta Los Llanos. Quería viajar hasta Mérida, recorrer el casco histórico, el páramo, algunos pueblitos e ir bajando hasta Barinas para conectarme con esa llanura inmensa y entender cómo se daban los días por esa zona. Pero siempre pasaba algo: las lluvias, un tramo de la carretera caído, disturbios y de repente, nada. Mérida se me volvió lejana y lo fui dejando pasar.

En Venezuela, Los LLanos ocupan los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas y hacia Colombia, se extienden sobre el Arauca, Casanare, Meta y Vichada

Dos llamadas y dos semanas después, el viaje hacia Hato El Cristero quedó fijado para los primeros días de junio. Alberto sólo me contaba maravillas: “tienes que levantarte a las cuatro de la madrugada y te vas caminando hacia el garzero”, me decía. “Vas a comer como nunca”, deliró Arianna cuando le conté que iba. Entonces, abrí la Guía de Valentina Quintero y me encontré con que El Cristero es uno de sus favoritos; que había que probar las catalinas y el queso de mano; además de perderse en el paisaje. Me fui con esa emoción guardada la maleta.

Mi primera vez en Los Llanos

Aterrizando en Los Llanos, desde la ventanilla rayada del avión

Aterricé en Barinas una hora más tarde de lo previsto. El clima estaba fresco, muy contrario al calor que esperaba encontrarme. Humberto y Glenda, con quienes había hablado los días previos, me recibieron con un abrazo y los sentí como unos primos lejanos a quienes tenía tiempo que no veía, aunque los estuviera conociendo en ese instante. Así, me guiaron hasta las puertas del Hato, que es lo mismo que llevarme hasta las puertas de su hogar.

El kiosco de la venta de Catalinas al borde de la carretera marca la llegada a El Cristero. Al pasar ese umbral, la señal se pierde entre los árboles y no se necesita. No hay urgencias en este lugar; basta con escuchar los pájaros cantando casi como un coro de bienvenida y saber, entonces, que ya Caracas está muy lejos. Que aquí abunda el verde y la tranquilidad, esa que se busca cuando se viaja.

Mi primera vez en Los Llanos

Mi primera vez en Los Llanos

La cabaña, con tres habitaciones. La Majada es la de la ventana izquierda

La puerta de Recepción del Hato desemboca en un comedor inmenso, que es en sí la sala de la casa; ese punto neurálgico donde coinciden el olor a café, el sabor del ají picante, las comidas deliciosas y abundantes que prepara Nancy; los cuentos de Don Humberto y todas las conversaciones posibles. El techo de palma alto, las paredes de colores y al fondo, un caney con un chinchorro que me atrapó a primera vista.

Estoy en Los Llanos y el tiempo parece detenerse. No hay prisa. Juana aparece con su sonrisa afable para guiarme hasta La Majada, la habitación número 2 de una de las cabañas, en la que me desvisto de Caracas y salgo a esperar el atardecer, justo en el garzero, ese lugar lleno de aves en el que aprendí a llamarlas por su nombre, con el pasar de los días.

Próximo post. Los días en Hato El Cristero.

Mi primera vez en Los Llanos

En el garzero, lleno de sonidos

Mi primera vez en Los Llanos

Cae la tarde, desde el garzero



También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Mi Aldea

    Aldea

    Imposible lanzar mi cuerpoa un abismo tan lleno de si mismo.Poblada de viejas ideas encuentro mi aldea,recorro sus calles, levantándose eternamente, mas nunca... Leer el resto

    Por  Mulinandu
    LITERATURA, POESÍA, TALENTOS
  • Mi Sevilla.

    Mi Sevilla no es mía, aunque yo haya nacido en su Macarena. Sevilla no es de nadie, por mucho que nos dejemos la piel, la boca, los ojos y las manos hablando... Leer el resto

    Por  Marga
    LITERATURA, TALENTOS
  • Mi Felicidad

    Felicidad

    Vi Mi Felicidad (Schastye moe, Alemania-Ucrania-Holanda, 2010), primer largometraje de ficción del documentalista nacido en Bielorrusia y con ciudadanía... Leer el resto

    Por  Diezmartinez
    CINE
  • Mi familia, mi mejor empresa

    familia, mejor empresa

    La experta en conciliación familiar, Mariángeles Nogueras aconseja llevar el hogar como si fuera una empresa. Una idea que suena un poco fría al principio,... Leer el resto

    Por  Jpviola
    COACHING, EMPRESA, RECURSOS HUMANOS
  • Mi familia, mi mejor empresa

    familia, mejor empresa

    En su libro titulado “Mi familia, mi mejor empresa”, la experta en conciliación familiar, Mariángeles Nogueras aconseja llevar el hogar como si fuera una... Leer el resto

    Por  Jpviola
    COACHING, EMPRESA, RECURSOS HUMANOS
  • Mi experiencia

    experiencia

    Por fin terminé los exámenes, por fin!!! Y de lo primero que os quería hablar es de mi experiencia Seat Mii.Los que me seguis por twitter sabéis que tuve la... Leer el resto

    Por  Lapetiteblanc
    MODA, TENDENCIAS
  • Mi estilo

    estilo

    En mi vida he pasado de todo:saboreé momentos grandes;he tocado fondo también.A lo mejor fui un presumido, arrogante;por eso tuve que caer.Hasta tuve momentos... Leer el resto

    Por  Soyorozco
    LITERATURA, TALENTOS

Revista