Revista América Latina

Mitos de izquierda y ofuscaciones conservadoras. Unas notas sobre la transición

Publicado el 06 junio 2016 por Arcorelli @jjimeneza1972

Un relato relativamente común en la izquierda sobre la transición versa como sigue: Erase un país donde el elemento central que permitió derrotar a la dictadura fue la efervescencia de la movilización política, y que dicha movilización fue cortada de raíz por las decisiones de una élite, que prefirió una transición pactada y estaba determinada a no hacer grandes cambios; que si no fuera por tal aviesa intención, las grandes mayorías populares habrían podido lograr muchas transformaciones que hoy se llora su escaso logro.

Lo anterior es un relato mítico, en el sentido que -como todo mito- si bien tiene un fundamento verídico, lo modifica de tal forma que la conclusión ya no lo es. El fundamento es que los procesos de movilización de los ’80 se detuvieron en los ’90. Lo que lo transforma en mito es un olvido de importancia: Que esa detención fue querida y deseada por la población. El aparición de la democracia electoral fue un evento feliz (cosa difícil de recordar o de pensar ahora, pero los primeros años de la transición fueron tiempos alegres, por más que ella fuera pasajera). Por ejemplo, si ahora se podría decir que fue falso que Pinochet fuera derrotado por un lápiz, y que otros factores fueron los más importantes, lo cierto es que en las movilizaciones de esos días ello fue lo cantado y lo celebrado. El que la población quisiera más cambios (digamos, terminar con el modelo) es más que probable; pero también es claro que con la llegada de la democracia formal se tuvo más que suficiente. La valoración del hecho de poder hablar sin necesidad de tomar precauciones era una constatación común en buena parte de los estudios cualitativos de mediados de los ’90.

¿Por qué se puede decir ello? Por el simple hecho que los llamados a bajar las movilizaciones fueron seguidos con rapidez. Y prácticamente de inmediato: las celebraciones del triunfo del No no fueron el 5 sino el 6 de octubre, porque eso fue lo llamado por las élites dirigentes; pero el caso es que fueron obedecidas sin problemas. La aspiración a la ‘normalidad’ era bastante fuerte -y una de las características de esa normalidad era que no era necesario vivir la vida movilizada. Tras años de vida pública y politizada, la vida meramente privada tenía su discreto encanto.

Plantear que la pérdida de la sociedad movilizada es producto de una decisión de la élite, elide recordar que ese abandono fue generalizado. Por cierto, y creo que Salazar lo ha mencionado en más de una ocasión, eso no implica que la naciente democracia fuera vista con ojos ingenuos o de aprobación, la mirada crítica a las instituciones ya tenía su importancia en esos años; pero la simple operación de ellas ya era ganancia suficiente. Quizás culpar a la élite cumple simbólicamente con el rol de dejar libre de culpa a una población que también deseaba desmovilizarse.

En lo que concierne a la transición, el relato conservador no es tan mítico sino más bien representa una ofuscación de la realidad: Y quizás aquí la pérdida de claridad es un efecto deseado. Quizás la forma más clara de mostrar esa ofuscación es en torno a la lectura de una de las frases más famosas de Aylwin: ‘en la medida de lo posible’.

Lo posible, como noción, se opone a lo necesario: Donde sólo existe lo necesario, ya sea en torno a lo que debe pasar o en torno a lo que no puede pasar, no hay espacio para lo posible. Se podría decir que en un mundo donde sólo existiera lo necesario, lo posible y lo necesario serían lo mismo; pero en un mundo de esas características no se habría inventado la noción de lo posible. En un mundo en que coexisten ambas categorías es porque tiene sentido distinguirlas, que lo posible y lo necesario no son lo mismo.

Ahora bien, el caso es que en las lecturas conservadoras todos los llamados a lo posible en realidad hablan el lenguaje de la necesidad: Que no se podía hacer otra cosa. Esto es una ofuscación no sólo por la difuminación de la diferencia entre lo posible y lo necesario, sino además por el uso que se hace: Porque entonces todo recuerdo que para quien es agente existe lo posible, y que no todo se reduce a lo necesario, es leído como una forma de radicalismo o maximalismo. Y de esta forma las opciones se reducen al camino de lo necesario o la locura. Con lo cual volvemos al punto de partida: Hablar de esta forma es eliminar el espacio de lo posible.

El caso es, entonces, que otros caminos eran posibles. Uno bien pudiera plantear que los aprendizajes de las élites de la transición (una visión sobre el consenso en el cual el disenso casi desaparece, que todo lo que no fuera unión era una amenaza de o golpe o de crisis institucional etc.) no eran los únicos aprendizajes.  Más aún, el aprender que esas disposiciones son buenas incondicionalmente -en todos los contextos- en vez de ser, volviendo a la frase inicial, ‘la medida de lo posible’ en un determinado contexto; es por cierto un aprendizaje que no era necesario. Olvidar que el juego de lo posible es un juego de adaptación a situaciones diversas es otra de las consecuencias de la ofuscación planteada.

Si se observa la discusión sobre los mitos de izquierda fue algo más extensa porque se refiere a un asunto de hecho: A un olvido de un suceso. Pero la ofuscación conservadora es, aunque más breve, más insidiosa porque se refiere a un error conceptual, refiere a una visión de mundo y no a una constatación. En cualquier caso, al parecer entre mitos y ofuscaciones es que tendremos que reflexionar sobre nuestro pasado reciente.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Unas horas en Puerto Real

    Unas horas Puerto Real

    Un viajecillo a Puerto Real desde Cádiz, atravesando la bahía en vapor y volviendo en tren al caer de la tarde, es cosa que se hace sin pensarse ni antes n... Leer el resto

    Por  Monpalentina
    INSÓLITO, SOCIEDAD
  • Unas letras para Vaqueiro

    Unas letras para Vaqueiro

    Ángel VaqueiroCuesta mucho escribir en pasado de una persona que siento tan presente. La noticia del fallecimiento del periodista Ángel Vaqueiro, mi... Leer el resto

    Por  Antoniobarba
    CULTURA Y OCIO, LITERATURA, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Los mitos del amor romántico

    ESTUDIO SOBRE SEXISMO Y VIOLENCIA DE GÉNERO. INSTITUTO ANDALUZ DE LA MUJER 1. El mito de que el amor lo puede todo. No es cierto que todas las personas puedan... Leer el resto

    Por  Nomequierastanto
    EN FEMENINO, SOCIEDAD
  • Unas elecciones importantes…

    Unas elecciones importantes…

    Tras las elecciones autonómicas en Galicia y País Vasco podemos decir que el panorama político continúa igual, aunque con matices que pueden cambiar las... Leer el resto

    Por  Catalega
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • 10 mitos de la psicoterapia

    La psicoterapia moderna nació a comienzos del siglo XX en contextos principalmente médicos y psiquiátricos. Desde entonces, aún contemplamos a los... Leer el resto

    Por  José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta
    ESPIRITUALIDAD, PSICOLOGÍA
  • ¡Me tomo unas vacaciones!

    tomo unas vacaciones!

    Hola a todos! Esta es una entrada informativa para avisaros de que estaré fuera durante las Navidades por lo que no creo que pueda subir entradas (igual algún... Leer el resto

    Por  Irenefraile
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Vagan los mitos

    Vagan mitos

    Como cada invierno pequeños grupos de mito Aegithalos caudatus vagan de aquí para allá por nuestra campiña. Y como cada invierno publico una entrada... Leer el resto

    Por  Pin
    CIENCIA, MUNDO ANIMAL