Revista América Latina

fiesta de graduación

Por Mexinol
Cuando yo terminé la EGB con quince años (sí, repetí curso, ¡Y que pasa!) nos fuimos de viaje de fin de estudios a Benidorm y nos sentíamos los amos del mundo. Hoy los chavales se van a Grecia o Marruecos como mínimo. El fin es el mismo, festejar que dejaste atrás los estudios básicos y ver si pillas cacho por primera vez con pocas esperanzas de conseguirlo (bueno, o por lo menos algunos, otros ya venían de regreso). Para costear ese viaje se venden ambientadores de coche, se colectan huevos por el vecindario, se le pide pagas adelantadas al abuelo, o lo que haga falta. Pero eso vosotros ya lo conocéis. El tema a tratar aquí es lo que pasa en México cuando los chavales terminan sus estudios.

En México no se estila el viaje de fin de estudios. Al igual que pasa en otros rubros, en este aspecto nos dejamos influenciar por los gringos. Seguro que alguna vez habéis visto la película gringa con el baile típico de fin de curso donde los chavales organizan una gorda en el gimnasio del cole mientras los profesores vigilan que no pongan mas vodka de la cuenta en el ponche (¡Que coño será eso del ponche!). Pues eso, algo parecido. La cosa es que aquí hay fiesta de graduación desde los criajos de kinder hasta los universitarios, cada vez que se termina una de las etapas se hace fiesta de graduación. Cada una con sus peculiaridades pero parecidas entre si.


En el Kinder, primaria y secundaria lo que hacen es, desde el propio colegio, organizar todo el tomate. Si hablamos de un colegio de paga, el evento se desarrolla en un teatro de la ciudad, donde padres y parientes son los espectadores y los críos son los actores del evento. En caso de las escuelas públicas el evento suele desarrollarse en el propio colegio si este cuenta con auditorio, o en un ginasio de la localidad en caso contrario (la mayoría de colegios en México no cuentan con gimnasio propio), pero en ambos casos el evento es bastante similar.

El evento inicia con unas palabras del director del colegio agradeciendo a los padres la oportunidad que le dieron de educar a sus fierecillas. Después, un maestro de ceremonias procede a presentar el acto central del evento. Este, comúnmente, consiste en hacer una especie de representación teatral donde los chavales son vestidos de pingüino (esmoquin o frac, pal que no entienda) y las crías de princesas (vestidos como de quinceañeras o de novias pero en otros colores). Los organizan por parejas y hacen un baile personalizado para cada pareja. Muchas veces pasa que a la hora de la verdad los críos mas pequeños no quieren salir, porque les da vergüenza o andan buscando a su madre como desesperados en el escenario; y es que, ya me dirás tú como pones a una criatura de 6 años en medio un escenario enorme con 300 espectadores mirándolo fijamente, ¡Coño! si hasta yo me acojonaría.

Una vez terminado el baile de parejas, todo el grupo organiza otro baile ante la caída de baba de los padres y las peleas a pie de escenario por tomar el vídeo o foto para el recuerdo.
Esta escena se repite por cada uno de los grupos que se gradúan en el colegio (estamos hablando de 60 a 100 críos), por lo que los padres andan desesperados por tener que aguantar 4 horas para ver 5 minutos a su angelito, para que al final el tío no quiera salir a escena o se la pase llorando como una madalena sobre el escenario. Y claro, si desesperados están los padres, lo mismo pasa con los niños tras bambalinas, que en ese momento preciso no quisiera ser el pobresor teniendo que controlar a esa marabunta incontrolable.

Para cerrar, nuevamente el director del colegio se pone frente al escenario mientras los profes tratan de organizar a sus fieras, para que al momento en que el director los nombre uno por uno, estos pasen a recoger su certificado de graduado. Después de recogido su diploma pasan a sentarse en las butacas del frente del teatro que estaban previamente reservadas para ellos. Una vez que pasaron todos los críos por escena, suelen presentar unos payasos o algún evento de personajes de los dibujos animados de moda de acuerdo a la edad de los chavales o, si el colegio es de cierto abolengo, hasta contratan algún personaje de la tele local para el disfrute de los pequeñuelos.

Lo cojonudo es que todo el evento cuesta una pasta gansa, hay que alquilar el teatro, los críos tienen que alquilar el traje, aunque muchos lo compran (sobre todo los de la niñas); los fotógrafos oficiales cobran por las fotos del evento, luego el propio colegio hace negocio vendiéndote el vídeo oficial. Lo mas acojonante es que suelen ofrecer un "anillo de graduación" con inscripciones varias como el nombre del colegio, el nivel del que se gradúa el querubín y el año. Este anillo suele ser de oro y vale una pasta gansa, que ya me dirás que cojones va a hacer un crio de 6 años con un anillo de oro que vale mas de la mitad de lo que gana su padre en un mes. Para ello los padres son capaces de empeñar hasta la dentadura postiza de la abuela.

Lo anterior como decía es para la llamada educación básica, es decir kinder, primaria y secundaria. Para la prepa y la universidad el asunto es un poco diferente, pero no del todo.

En este caso suele organizarse una misa para los que son católicos, muchos de los que no lo son también van a la iglesia por hacer el paripé, o los que orgullosamente pertenecen a otra religión se sienten ofendidos y no acuden. En el evento igualmente hay que ir vestido acorde a la ocasión, los hombres con smoking y las mujeres de vestido largo, a veces se ponen de acuerdo y los hombres llevan el smoking exactamente igual (yo pensé que los esmokin de por sí eran tos iguales, pero los diseñadores dicen que no ¿?) y las chicas se visten con el mismo color de traje aunque cada una de diferente diseñador, o a veces marcan que solamente ciertos accesorios tienen que ser idénticos, ya depende de los gustos de cada grupo.

He conocido de algunos casos en las prepas técnicas en los que los chavales realizan una presentación en algún teatro o salón de actos de algún proyecto final de curso donde demuestran las habilidades adquiridas. Al terminar la presentación se les hace entrega del título de graduado. Sin embargo lo habitual es organizar un evento en algún restaurante de cierto prestigio, o si así lo deciden los alumnos, organiza el evento en un casino.
El evento habitualmente consiste en una opípara cena, una presentación donde algún alumno destacado da un discurso, el director del colegio da otro, y finalmente entrega los títulos de graduados a los estudihambres para finalizar con un baile, alcohol a raudales, y el que pueda cierra la noche con broche de oro en un motel.

Si el presupuesto es limitado he oído casos en los que el evento oficial lo hacen en el propio colegio y al final organizan un baile en casa de alguno de los compañeros que tiene una terraza en el techo de su casa o que su tío tiene un terreno no muy alejado de la ciudad.

En dado caso es raro que se salga de viaje, aunque si que se gasten una fortuna en trajes, anillos, cenas y demás zarandajas que, a la vuelta de unos meses, solo quedará en fotografías. Algunos que son un poco mas ególatras si los ves después de 20 años usando todavía su anillo de graduación de la universidad, pero en la mayoría de los casos o terminan en un cajón haciendo estorbo, o en la casa de empeño mas cercana.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario