Revista Motor

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Por Archivo De Autos
Durante una visita a Italia del periodista Miguel Ángel Barrau, de la revista argentina Automundo, tuvo la dicha de probar un Lamborghini Miura. No cualquiera sino el único ejemplar que existía a finales del año 1966. Por lo que tuvo la suerte de manejar el prototipo que la empresa italiana, ya había presentado, y estaba realizándoles los ajustes necesarios.

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Lamborghini Miura del año 1966 que probó el periodista
Miguel Ángel Barrau de la revista Automundo.


Recién en enero de 1967 se comenzaría a producir el Miura por parte de la empresa Automobili Ferruccio Lamborghini. Y lo haría en dos versiones: normal y sprint. La primera de calle y que probó Miguel Ángel Barrau en su visita a la planta de la empresa italiana.
Todo surgió de una charla con el Cavalier Lamborghini donde Barrau le planteó lo siguiente: “Señor Lamborghini, quiero pedirle una cosa. Pronto regresaré a mi país, a la Argentina. Quizá tenga una nueva oportunidad de volver a Europa. Quizás no. Dígame… Usted, que tan bien ha sabido captar un genuino interés, ¿cree posible que me resigne a dejar Italia sin haber probado el Miura?...
Al parecer las palabras del periodista argentino tocaron alguna fibra íntima del empresario automotriz italiano que le abrió la puerta a subirse a un automóvil deportivo, único en ese momento. Así fue como se lo prestaron para que lo probara en ruta y en ciudad. Barrau salió de la fábrica manejando el Lamborghini Miura.

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Dos vistas del primer Lamborghini Miura de 1966.

Por supuesto con la promesa de no destruirlo en la primera curva. Además Barrau tenía experiencia en el manejo de autos deportivos. La primera impresión fue la de sentarse en el puesto de conducción de un auto de carrera. Por la posición de piernas y brazos. Todo pensado para el buen conducir.
El volante en el lugar justo, como la pedalera o la palanca de cambios siempre a mano. Claro que había que acostumbrarse al embrague. Y ser dócil con el acelerador para no dejar dos surcos, con las ruedas traseras, en el camino de ripio a la salida de fábrica Lamborghini. Esa misma que producía tractores en Italia.
En ruta se comportaba como los dioses y superar los 200 kilómetros por hora no era una tarea difícil para los 12 cilindros en V a espaldas del piloto. Tanto que al volver a la fábrica se enteró que esta versión de calle, llamada normal, podía alcanzar los 284 kilómetros por hora.

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Lamborghini Miura con la trompa y la cola abiertas.

De eso se enteró al regreso Barrau de boca del ingeniero Dallara, quién fue el encargado de entregarle el Miura. Antes de salir los operarios de la Lamborghini lo pusieron a punto al deportivo con nombre de toro español. Y no se lo entregaron sin una mirada de recelo. Pero todo salió como estaba previsto.
Como dije en ruta el comportamiento del Miura era notable. Claro que las suspensiones copiaban la geografía del pavimento y la dirección directa le devolvía la sensación de la pisada en la ruta. Pero lo que le llamó la atención a Barrau fue lo silencioso del interior, pese a tener el motor en la nuca. Eso sí, el sonido de los caños de escape era música…
La sorpresa más grande se la llevó cuando llegó a la ciudad de Ferrara. Barrau creía que solo usaría primera y segunda para el circuito urbano. Pero no fue así el motor Lamborghini era tan elástico que tiraba perfectamente desde las 2.000 revoluciones por minuto para arriba.

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Estructura del Lamborghini Miura sin la carrocería.
El piloto es Miguel Ángel Barrau, periodista de la revista Automundo.

No tironeaba sin ni siquiera usando la cuarta. La quinta marcha solo se reservaba para la ruta. Claro que el cruce de los árboles de levas era muy diferente en la versión sprint, destinada a los circuitos. En ese caso las cosas se ponían muy serias para un conductor normal.
Cuando pudo subirse a una de las autopistas, sin límite de velocidad máxima por aquellos años, comprobó que el Lamborghini Miura superaba con holgura los 225 kilómetros por hora. Dejó de prestar atención al velocímetro para fijar la mirada sobre el terreno que cada vez pasaba con mayor velocidad.
Fue así que se dio cuenta que a 6.000 revoluciones por minuto el velocímetro le indicaba que había superado, por poco, los 240 kilómetros por hora. Algo más que suficiente para un deportivo italiano de esa clase. En el caso de la versión sprint, y dependiendo de la relación del diferencial elegida, se podían alcanzar los 352 kilómetros por hora. Casi como volar bajito…
Ahora que tenemos un panorama de las prestaciones del Lamborghini Miura, este único ejemplar del año 1966, conozcamos sus características técnicas. Partamos de la base que todo lo sostiene. En una de las fotografía se puede apreciar al Miura desnudo de su carrocería. Interesante para tener una idea de la distribución de pesos y parte mecánicas.

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Parte delantera del Lamborghini Miura. Se aprecian el
radiador acostado, debajo de la rueda de auxilio el tanque
de combustible y la suspensión delantera.

La gran mayoría de las cajoneras de chapa estaban perforadas, para alivianar el peso final, donde no se comprometía la estructura del automóvil. Tanto la parte delantera como trasera contaban con subchasis para contener los diversos órganos mecánicos.
En la parte delantera la suspensión era independiente con el tanque de combustible, la rueda de auxilio y el radiador de agua, que era enfriado por dos electro ventiladores. En la parte trasera la suspensión también independiente con el motor trasversal con la caja-diferencial.
Las suspensiones eran similares, en cuanto a estructura, para los trenes delantero y trasero. Eran de paralelogramo deformable con brazos triangulares desiguales con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos, además con barra antirrolido.
El motor era de 12 cilindros en V con una cilindrada de 3.929 centímetros cúbicos con una potencia de 350 CV DIN a 7.000 revoluciones por minuto. Esto para la versión normal, la que probó Miguel Ángel Barrau. En cambio la versión sprint tenía una potencia de 430 CV DIN a 8.500 revoluciones por minuto.
El diámetro de los cilindros era de 82 milímetros y la carrera de los pistones de 62 milímetros. El motor contaba con cuatro árboles de levas a la cabeza y las válvulas estaban en un ángulo de 90º. El motor se alimentaba con cuatro carburadores de triple cuerpo de tiro descendente de la marca Weber modelo 46 IDA 3C. Dos bombas eléctricas eran las encargadas de enviar la nafta hacia los cuatro carburadores ubicados en dos hileras a ambos lados del motor V12.

Nombre de toro para un deportivo: Miura

Parte trasera del Lamborghini Miura. Se observan el motor y
 la caja-diferencial con sus semiejes y la suspensión trasera.

La caja de velocidades era de cinco marchas más retro marcha. Las relaciones eran las siguientes: primera, 2,56:1; segunda, 1,735:1; tercera, 1,225:1; cuarta, 1:1 y quinta, 0,815:1, que era sobre multiplicada. El embrague era triple de disco seco, con un diámetro de 185 milímetros. La relación final para la versión normal era de 4,09:1. Pero también existían dos relaciones más: 3,77:1 y 4,27:1.
Según lo que pudo testear Barrau en su prueba arriba del Miura, en primera llegaba hasta los 85 kilómetros por hora, en segunda, 130 kilómetros por hora, en tercera, 180 kilómetros por hora, en cuarta, 225 kilómetros por hora y algo más en quinta. Ese algo más eran unos 284 kilómetros por hora.
Los frenos eran a disco en las cuatro ruedas y cuando Barrau los probó por primera vez comprobó que era como tirar un ancla por la ventanilla… Eran más que suficientes para detener un automóvil que podía, en su versión normal, superar los 280 kilómetros por hora.
Algunas de las medidas del Lamborghini Miura eran: distancia entre ejes de 2.460 milímetros, trochas delantera y trasera de 1.398 milímetros. El peso era de tan solo 850 kilogramos y el motor con la transmisión pesaban 250 kilogramos. La estructura de chapa pesaba solo 70 kilogramos.
La carrocería la diseñó Bertone con una cola trunca. Tanto la trompa como la cola pivoteaban para dejar acceso a los órganos mecánicos. Hay una fotografía donde se aprecian ambas aperturas. Está demás decir que era un deportivo de dos plazas y con escaso, o nulo, espacio para equipaje. En la trompa, donde debería estar ubicado el baúl, estaban alojados el tanque de combustible, el radiador de agua de generosas dimensiones y la rueda de auxilio.
Vimos un automóvil deportivo italiano manejado por un periodista argentino que era una única pieza para finales del año 1966. Todo un anticipo de lo que sería el Lamborghini Miura en el mundo de los autos deportivos, esos que solo unos pocos pueden tener en sus casas.
Las fotografías fueron tomadas de la revista Automundo número 79 del 8 de noviembre de 1966 donde se narran las experiencias que tuvo el periodista Miguel Ángel Barrau al mando de un Lamborghini Miura en Italia.
Mauricio UldaneEditor de Archivo de autos
¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:http://archivodeautos.blogspot.com.ar/2016/05/archivo-de-autos-y-sus-seguidores.html
Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Canciones con nombre de mujer III

    Canciones nombre mujer

    Lee Canciones con nombre de mujer ILee Canciones con nombre de mujer IIA Lola se le ha cantado mucho. Así lo hacían Concha Piquer o Lola Flores en No me llames... Leer el resto

    Por  Mj Sol
    TENDENCIAS
  • Con nombre y apellido

    nombre apellido

    Cuando una de nosotras se casó, de eso hace ya la friolera de 26 años, todo en su casa era piel negra, madera lacada en el mismo color y acero... ¿Os parecerá... Leer el resto

    Por  Retroyconencanto
    DECORACIÓN, TENDENCIAS
  • Cámbiate de nombre

    Cámbiate nombre

    Esta semana corta he tenido tres sesiones en Alicante, una en Barcelona y aún me quedan dos mañana en Madrid. Camino de Alicante paré a comer con un buen amigo... Leer el resto

    Por  Candreu
    COACHING
  • Santo es tu nombre

    Santo nombre

    Leer: Éxodo 20:1-7 | Una tarde, estaba conversando con un amigo a quien consideraba mi consejero espiritual, sobre usar en vano el nombre de Dios. Leer el resto

    Por  Frabreum
    RELIGIÓN
  • Donde las calles no tienen nombre

    Donde calles tienen nombre

    Lo peor que tiene la normalidad es lo mentirosa que resulta, la enorme cantidad de cieno que esconde bajo su superficie anodina. Leer el resto

    Por  Rubencastillo
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Reseña: Gritaré tu nombre — Karole Cozzo

    Reseña: Gritaré nombre Karole Cozzo

    GRITARÉ TU NOMBREKAROLE COZZOAlfaguaraPáginas: 251AutoconclusivoPortada cuqui donde las haya, y eso que en la imagen no se aprecia el azul tan bonico que es. Leer el resto

    Por  Luciaylaura
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Del nombre

    Al parecer Luis Cardoza y Aragón se puso el y que separó para siempre sus apellidos, mientras viajaba por Europa. Antes de ese resabio "de abolengo" (Ver... Leer el resto

    Por  Isonauta
    DIARIO, TALENTOS

Revistas