Revista Opinión

Nunca más votar en España

Publicado el 11 abril 2016 por Franky
Cansados de contemplar con impotencia la estupidez de la clase política, el egoísmo de los partidos, la ausencia absoluta de servicio a los ciudadanos y de respeto a los valores y la falta de generosidad y amor a la patria, cuando parece que se acercan nuevas elecciones, millones de españoles se alistan en las filas del abstencionismo y piensan que votar en España es una locura, mientras el actual sistema se mantenga. --- Nunca más votar en España Carece de sentido votar en España si no podemos elegir a nuestros representantes. No deberíamos acudir a las urnas hasta que votar sea sinónimo de elegir a personas que estén bajo control de la ciudadanía y que no estén sometidas a la dictadura de sus respectivos partidos. Jamás volveré a votar hasta que no pueda elegir a mi verdadero representante.

Renunciar al voto es muy duro para un demócrata porque el derecho a votar es la principal conquista política del ciudadano y el voto, en algunos países degradados, como España, es el único poder real que nos queda. Renunciar a votar representa abandonar una conquista que ha costado sangre, dolor y muchos años de lucha popular y resistencia.

Pero no queda otro remedio porque en España el voto sirve para apuntalar un sistema que está tan podrido y viciado que no tiene posibilidad alguna de regenerarse desde dentro. La única vía que me parece razonable y decente para un auténtico demócrata es abandonar las urnas para poner de relieve el estado putrefacto del sistema y desacreditarlo para que, desprovisto de apoyos, tenga que ser sustituido por una verdadera democracia de hombres y mujeres libres y responsables.

En España, los corruptos, los imbéciles, los arribistas y los trepas han tomado el poder y los partidos políticos, incumpliendo la misión para la que fueron creados, que es la de facilitar la participación y la influencia de los ciudadanos en la política y la toma de decisiones, se han apoderado del Estado, que ha dejado de ser de los ciudadanos.

La necesidad de cambiar un sistema que se ha vuelto injusto, depravado y carente de controles y garantías es urgente. Mantenerlo vivo en las actuale circunstancias es una temeridad porque la corrupción de la democracia siempre genera la tiranía, como ya aseguró el sabio Platón.

En un sistema de elección política uninominal, la responsabilidad del corrupto o del simple imbécil estaría bien acotada. Si no fueran partidos políticos estatales ni listas confeccionadas por un jefe, cada diputado o representante político tendría que responder ante su electorado, ante su distrito. Ese distrito sería el espejo de la verdadera sociedad civil. En él se tendría que mirar y no en el espejo de las expectativas del partido. Mientras que no podamos escoger a nuestros representantes es absurdo votar. El juego está radicalmente trucado por estos estafadores que encima se ríen haciéndose fotos y desviando el dinero público a costa de endeudar a presentes y futuras generaciones.

Mientras mi voto sirva para elegir a un tipo que ha puesto el jefe del partido en una lista inalterable, cerrada y bloqueada, que voten los esclavos y los hooligans. Los actuales representantes, ya sean senadores o diputados, nacionales o autonómicos, únicamente responden y rinden cuentas ante sus respectivos partidos, jamás ante un ciudadanos que no está realmente representado. Un sistema diseñado así es una estafa.

El actual sistema, que los políticos hacen pasar por una democracia, cuando sólo es una sucia dictadura de partidos, es posible únicamente porque el pueblo español ha sido sistemáticamente idiotizado durante las últimas décadas y desculturizado para que los políticos puedan someterlo y controlarlo a placer. El retroceso de la cultura y la idiotización de las masas no han sido consecuencia del fracaso de los sistemas de enseñanza, sino un objetivo concreto del poder político, interesado en gobernar sin obstáculos sobre masas cobardes y aborregadas.

El gran Jose Marti ya lo advertía cuando decia: "Ser cultos para ser libres".

El politólogo Carlos Rodríguez Hurtado lo explica con claridad:

"El problema de España es que hay una dictadura del Estado sobre la sociedad. Mientras el Estado tiene dos elementos que asfixian a la sociedad como son su dimensión y su intervención, la sociedad no tiene mecanismos para regular las acciones del Estado, la sociedad civil no existe, no tenemos armas con que defendernos del intervencionismo del Estado y su intromisión en la vida de los ciudadanos. Desde marcar los horarios de los comercios hasta quitarte el 20% de los premios de la lotería e imponer un nuevo impuesto, todo lo puede hacer el Estado desde su más insultante prepotencia, teniendo en cuenta que, además, la mayoría de impuestos derivan de una mala gestión que el Estado nos hace pagar a la sociedad.

En España podrán nacer partidos emergentes y todo lo que queramos, pero mientras no se articule y organice una sociedad civil seguiremos pagando los platos rotos."

Francisco Rubiales


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Aquella España

    Hablando de aquella España vintage. Rematada por fin la Autobiografía de Federico Sánchez, las memorias políticas con las que Jorge Semprún ganó... Leer el resto

    Por  Elperdiu
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Esta España nuestra: A un mes de la repetición de elecciones, ¿aprobará el país...

    Esta España nuestra: repetición elecciones, ¿aprobará país este segundo examen? ahora nunca…

    “¿Voto útil o del miedo?La realidad es que los españoles acuden a las urnas con una información más completa gracias a lo que ha sucedido en estos meses que... Leer el resto

    Por  Salpebu
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Nunca digas nunca jamás

    Nunca digas nunca jamás

    Atentos a sus pantallas: los principales medios de comunicación publicarán mañana sondeos electorales que no harán sino confirmar lo que han venido augurando... Leer el resto

    Por  José Luis Díaz
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Lo que nunca sabremos

    nunca sabremos

    Hablan a diario con ellos, les mandan mensajes, hacen cita para poder verlos en la pantalla de ordenadores o teléfonos. Preguntan cómo va todo, se fijan en los... Leer el resto

    Por  Yusnaby Pérez
    CUBA, OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Compararnos nunca es buena idea

    Compararnos nunca buena idea

    Compararse con otras personas casi nunca es buena idea, pues si nos comparamos con alguien que creemos es inferior o mas débil que nosotros nuestro ego se... Leer el resto

    Por  Galicamilo Camilo Galindo Castelblanco
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Nunca ir hacia atrás

    Nunca hacia atrás

    Lo que más me gusta de este país, es que seamos, fundamentalmente, unos 'cachondos', en el sentido de, burlones, divertidos, bromistas, etcétera. Leer el resto

    Por  Javier Marcos Angulo
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Un quejica nunca puede triunfar

    quejica nunca puede triunfar

    En mi artículo de hace unos días "mil motivos para sonreír", hablaba de que la sonrisa y la alegría tiene mucha más fuerza que la tristeza. Leer el resto

    Por  Jesús Portilla Jiménez
    PSICOLOGÍA, SALUD Y BIENESTAR, SOCIEDAD