Revista Sociedad

¿Peligra la Eurocopa realmente?, No

Publicado el 03 mayo 2012 por Nestortazueco

No, no y no. La celebración del Campeonato de Selecciones Europeas no peligra de ninguna manera. Todas las noticias a las que estamos siendo testigos estos días no son más que movimientos “interesados” de Alemania y su canciller Angela Merkel para evitar cualquier iniciativa para que Ucrania pueda comenzar su anexión a la Unión Europea a corto plazo.

El interés germano no es evitar la disputa de la Eurocopa que comparten Polonia y Ucrania, sino el de “salvarse las espaldas” ante lo que pueda venir. Hace una semana, el 26 de abril, el Embajador de la República de Polonia en Ucrania, Henryk Litwin, declaró en una entrevista a ForUm que Ucrania necesitaba cambios que su futuro se encaminaba a ser miembro de la unión de 27 países. “Es complicado decir cuánto tiempo le llevará a Ucrania convertirse en miembro de pleno derecho de la Unión Europea, pero hacia ello van”, comentó.

Casualmente, cuatro días despúes, el 30 de abril, Merkel declaró que no pensaba asistir a ningún partido de la Eurocopa como medida de presión para conseguir el traslado de la expresidenta ucraniana Yulia Timoshenko (encarcelada desde hace varios meses) a una clínica alemana. La exprimera ministra ucraniana fue privada de libertad tras perder las elecciones presidenciales por un ajustado margen con el actual líder Víctor Yanukovich. Entonces fue acusada de abuso de poder en contra del interés de Ucrania por un contrato gasístico firmado con Rusia en sus años de poder. Junto a ella también fue apresado el exministro del Interior, Yuri Lutsenko, y ambas detenciones fueron tildadas de “venganza política” por algunos líderes europeos.

Sin embargo, nada parecía preocupar hasta hace un par de días durante las numerosas visitas a la exrepública soviética por autoridades de la UEFA o  mandatarios de otros países; más bien todo eran alavanzas al esfuerzo y los trabajos realizados. Entonces, ¿qué ha cambiado? En primer lugar, Alemania sostenta actualmente a la Unión Europea, o al menos eso es lo que el pueblo germano entiende y lo que sus políticas venden de puertas hacia dentro y hacia afuera. Este esfuerzo no es bien visto por muchos en el país, que consideran que la UE representa un lastre para su economía.

En esta coyuntura, plantear la anexión más o menos cercana de un país como Ucrania causa pavor en Berlín y ante la presunta agresión a Timoshenko (líder de la Revolución Naranja) y las súplicas internacionales de su hija, preocupada por la enfermedad de su madre, en huelga de hambre desde hace varios días, Alemania aprovecha su oportunidad para cerrar puertas.

No es intención de Merkel boicotear la Eurocopa, tan polaca como ucraniana, y conseguir que se suspenda, sino unir filas en la Unión contra la futura anexión de Ucrania, que sería una exigencia mastodóntica para la economía alemana. Y en ello están, cada día van sumando nuevos países a sus filas mientras Ucrania empieza a plantearse su actual política internacional.

Desde la llegada de la encarcelada exprimera ministra hasta hoy, Kiev había dejado de mirar al Kremlin para dirigir sus ojos a Bruselas. El antiguo arsenal nuclear soviético cambiaba el idioma ruso (aún hablado por algunos millares de personas) por el ucraniano, y sus cumbres en Yalta ya no reunían a los governantes de de países exsoviéticos sino a líderes occidentales. Pero todo puede cambiar.

Como el propio presidente polaco, Bronislaw Komorowski ha declarado recientemente, este bloqueo puede seignificar una rectificación y una vuelta a Moscú. Un “No te queremos” podría significar el fin de las aspiraciones ucranianas a pertener a la Europa democrática y occidental y un espaldarazo a las aspiraciones rusas por recuperar su influencia sobre Kiev.

Bielorrusia ya tomo la misma decisión hace tiempo, hasta existen planes para reicorporar el país a la actual Rusia. A finales del año 2000, Rusia y Bielorrusia crearon con Kazajstán, Kirguizstán y Tayikistán, la Comunidad Económica Eurasiática (CEE). En el año 2001, el Partido Comunista de Moldavia ganó las elecciones con más del 52% de los votos y su gobierno se comprometió a incorporarse a la unión ruso-bielorrusa. Y Ucrania, el gran almacén de la antigua URSS decidió no alentar esta reconstrucción mirando a un futuro europeo, pero ¿y si se arrepiente y siente nostalgia de la madre rusa?


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista