Revista Viajes

Peña del águila, diferente experiencia.

Por Javieragra

Cada paso de las personas es diferente al anterior, distinto del siguiente.
La persona palpita, sueña, ama, construye…siempre con el mismo empeño, acaso siempre con diferentes resultados; siempre con las mismas lágrimas y con la misma sonrisa pero acaso con diferente raíz en su llanto con distinta luz en su corazón; siempre puede el poeta conjugar el mismo verso con diferente sentimiento.
PEÑA DEL ÁGUILA, DIFERENTE EXPERIENCIA.
Las dehesas de Cercedilla son un punto de múltiples inicios para los montañeros o para hacer breves paseos entre el sosiego de la naturaleza. Desde el aparcamiento de Majavilán, cruzamos la portillera metálica y comenzamos la suave ascensión por las sendas del pinar hasta encontrar el sendero que nos dejó en la encrucijada del Collado de Marichiva con la Senda del Infante
La nieve caída se acumula en algunos lugares con mayor altura por efecto de los vientos, los montañeros añadimos al esfuerzo de la subida la pelea por sacar los pies de un inoportuno hundimiento en la nieve; no pocas veces estamos cerca de besar el suelo, necesitamos el impulso de las manos y del torso para recuperar la posición erguida de los humanos. 
PEÑA DEL ÁGUILA, DIFERENTE EXPERIENCIA.
Hemos llegado al Collado de Marichiva.

Pero caminamos sin desfallecimiento siempre hacia adelante, ahora en las inmediaciones de la cerca de piedra por el lado de Segovia avanzamos entre pinos hacia la Peña del Águila. En estas montañas que nos son familiares aprendemos a anular fronteras porque el esfuerzo es el mismo en la respiración del mismo aire. Los montañeros hemos visto que los intentos de vivir son igualmente solidarios en la multitud de montañas que hemos recorrido a lo largo de nuestra vida, que los diferentes idiomas son modos de expresar el mismo intento de llegar a la cumbre.

PEÑA DEL ÁGUILA, DIFERENTE EXPERIENCIA.
 Entre la niebla ventosa y fría llegamos a la cumbre de la Peña del Águila.

A modo de tres grandes peldaños tenemos que subir para hacer la cumbre de la Peña del Águila; el primero es un repecho que nos aleja en lenta progresión del Collado de Marichiva; el segundo permanece oculto tras un repecho, la belleza está en las inmensas vistas de las montañas que rodean el entorno y acompañarán a los montañeros en el tercer repecho hasta la cumbre; pero hoy este último tramo está cubierto por la niebla ventosa y fría. Llegamos a la cima sin más sobresaltos.

Descendemos entre la nieve y el verdor primero que se asoma con toda la fuerza de la vida. La niebla es un juego de tules que cubren y desvelan el pudor brillante de la sierra, desde la Cuerda de Pasapán hasta el Montón de Trigo y La Maliciosa. 
PEÑA DEL ÁGUILA, DIFERENTE EXPERIENCIA.

 Vista panorámica de Pasapán a Siete Picos, estamos unos metros por debajo de la cima de la Peña del Águila.

De nuevo en el Collado de Marichiva, buscamos seguir la senda hacia la pradera de Majalaosa. Intento fallido, la acumulación de nieve nos hace pensar en el descenso por el pinar buscando siempre los incipientes claros (buscando siempre, así hacemos la vida los humanos). Unos metros más abajo y unos cuantos revolcones por la nieve nos llevan hasta el Camino Viejo de Segovia. Desde aquí ya es “coser y cantar” hasta cerrar el círculo en el aparcamiento de Majavilán.

Javier Agra.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista