Revista Ciencia

Pez macho asume la tarea de proteger los huevos... metiéndolos en su boca

Por Chupi

bocón de cabeza amarilla (Opistognathus aurifrons) incubando en su boca

El bocón de cabeza amarilla no puede alimentarse hasta que eclosionen los huevos

Muchos padres podrían encontrarse con sus manos llenas cuando cuidan de sus hijos, pero este pez tiene su boca repleta de decenas de sus descendientes.

Entre los bocón de cabeza amarilla o perlados - que son incubadores bucales - es el macho el que asume la responsabilidad del cuidado de los huevos hasta que eclosionan.

Estas increíbles imágenes fueron capturadas en el fondo del mar en el océano frente a las Islas Caimán, en el Caribe.

El Dr. Peter Allinson nadaba a 18 metros bajo de la superficie de Little Cayman cuando vio al solitario bocón con su boca llena de huevos.

Los bocón de cabeza amarilla (Opistognathus aurifrons), que se encuentran en los arrecifes de coral en el Caribe, por lo general sólo se ven con la cabeza y la parte superior del cuerpo sobresaliendo de sus madrigueras - aunque en ocasiones pueden ser observados flotando a poca distancia de su territorio.

bocón de cabeza amarilla (Opistognathus aurifrons) incubando en su boca

Después de percatarse que el pez estaba haciendo una incubación bucal, el Dr. Allinson, que se especializa en medicina subacuática e hiperbárica, esperó 20 minutos para conseguir un disparo cuando el pez abría ampliamente la boca para airear a sus crías.

Rotando la masa de huevos de esa manera, los mantiene limpios e hidratados.

"Verle escupir los huevos es una situación muy rara - dijo el doctor Allinson.

"Tuve que pasar más de 20 minutos con el pez a la espera de conseguir esas imágenes".

bocón de cabeza amarilla (Opistognathus aurifrons) incubando en su boca

bocón de cabeza amarilla (Opistognathus aurifrons) incubando en su boca

"El bocón en este sitio de buceo en Little Cayman vive en lo que se conoce como un campo de escombros junto a un arrecife, y este grupo estaba a unos 52 pies de profundidad", dijo.

"Nadé a lo largo del campo de escombros buscando acercarme al bocón. Cuando se les ve están a más de un pie por encima del fondo y al acercarse a ellos se refugian en sus madrigueras. La clave está en encontrar un macho con los huevos en su boca, y luego poco a poco bajar hasta el fondo, cerca de la madriguera. Hay que esperar hasta que empiece asomando la cabeza, poco a poco llegar a un pie de la madriguera. A medida que crece su comodidad con nuestra presencia, saldrá de su madriguera para airear los huevos".

"Si estás en la posición correcta, le puedes capturar con los huevos en su boca", añadió el Dr. Allinson.

Entre los peces incubadores bucales, tras el cortejo, el macho fertiliza los huevos y luego los recoge en su boca, protegiéndolos hasta que nacen y en ese momento los alevines nadan fuera a valerse por sí mismos.

Durante este período, el macho no puede alimentarse, lo que significa que el pez incubador bucal tiene bajo peso en el momento en que eclosionan los huevos.

Una vez que los huevos han eclosionado, los peces pasan un período de tiempo de alimentación y recuperación.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario