Revista Sociedad

Polonia evalúa la extradición del ex fiscal ruso

Publicado el 03 mayo 2012 por Nestortazueco

El viceministro polaco de Justicia Mijail Krulikowski confirmó ayer a mediados de mayo tomará una decisión en firme sobre la extradición del ex fiscal ruso buscado por la Interpol, Alexandr Ignatienko.

Krulikowski recordó que la decisión final corresponde al ministro de Justicia, según las leyes vigentes en su país. Y que por el momento, la parte polaca estudia los materiales del caso con el objetivo de sopesar todos los pros y los contras, afirmó el funcionario gubernamental.

Implicado en un escándalo de salas de juego ilegales que operaban bajo su amparo en la provincia de Moscú -a unos 100 kilómetros de la capital-, Ignatienko fue detenido el 1 de enero en la ciudad polaca de Zakopane, adonde llegó con pasaporte falso.

Un tribunal de la ciudad de Nowy Sacz autorizó la deportación y entrega a las autoridades rusas, aunque determinó también su arresto hasta el 9 de enero de 2012 y después lo prorrogó hasta el 9 de junio próximo, según la emisora Polskie Radio Jedynka.

El fiscal de la región de Moscú, Alexándr Mójov, fue destituido de su cargo el 14 de abril de 2011 junto a su segundo, Ignatienko, y el jefe de la dirección de Inspección Procesal de esa región, Dmitri Urúmov, acusados de corrupción.

Los tres están implicados en un escándalo por protección de de salas de juego ilegales que les aportaban entre cinco y 10 millones de dólares mensuales, de acuerdo con revelaciones del Servicio Federal de Seguridad.

Desde el primero de julio de 2009, la legislación federal prohibió en Rusia -salvo en tres zonas- la explotación de locales públicos dedicados a los juegos de azar, pero muchos propietarios de casinos y garitos continuaron esas actividades con “respaldo legal”.

En la lista de actividades ilícitas no fueron incluidas las loterías, y este resquicio permite que muchos casinos funcionen impunemente bajo ese rótulo, sin que la policía y algunos fiscales atiendan las denuncias de la población.

Ante esta situación, el Servicio Federal de Seguridad realizó una operación en la que ocupó más de mil máquinas automáticas de juego y detuvieron al propietario de esa red, Iván Nazárov.

Al profundizar en el proceso de instrucción, se comprobó la complicidad de Mójov, Ignatienko y Urúmov.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista