Revista En Femenino

Primeros pasos de la beba

Por Padresenpanales @Padresenpanales

Ya os enseñé los primeros pasos que dio en un vídeo en este post de los recuerdos del verano. Pero hoy os voy a contar la evolución de su psicomotricidad hasta llegar a caminar.

Considero que ha sido una evolución lenta, pero el resultado ha sido muy bueno. Empezó arrastrándose con 10 meses,  le costó gatear bien con el culo sin arrastrar, y gateando llegaba a todos los sitios. Ponerse de pie fue cuestión de un par de semanas de probatinas, caídas y algún golpe, y sobre todo de encontrar apoyos a su altura que le favorecieran el levantarse. Lo último fue que gateeaba y cuando el terreno no le gustaba, andaba a 4 patas, esto es así: brazos y.piernas estiradas. Algo muy raro a mi parecer, no había visto niños que lo hicieran, pero la beba se convirtió en una experta:

andando-a-4-patas

Todo esto ha ocurrido desde los 10 meses hasta los 14.

Durante el mes 13 se ponía de pie con cualquier apoyo y andaba apoyada en la mesa, o arrastrando una silla. En cambio el andador/correpasillos no se servía, iba demasiado rápido para ella, aunque se lo íbamos frenando nosotros, pero se enfadaba si veía que lo cogíamos a la vez que ella. Por eso le fue de perlas una caja de un juguete, que no resbalaba tanto en el suelo y podía andar a un ritmo más lento.

caja-lawebdeljuguete

Pero no tenía interés por andar por libre. Cuando tenía prisa gateaba y listo. Le dabas las manos para andar y no quería .

Hasta que llegamos a la playa. En el apartamento de repente se puso de pie sola en mitad del saloncito, y se sentó. Una de esas veces dio un par de pasos hacia delante sola. Yo aluciné, estaba sola con ella. De hecho intenté que lo repitiera para grabarlo con el móvil (no sea que no tenga un momentazo así guardado para la posteridad), y no hubo manera. Esto lo hizo varias veces pero no venía si la llamabas, pero enseguida entendió cuando le decíamos “de pie” para que se levantara.

Esos días de vacaciones le empezó a interesar ir andando de la mano, pero tenía que ser con papi en una mano y mami en la otra (mejor para el dolor de riñones). Y una de las últimas noches probamos en el paseo marítimo a “hacerle andar” con una galleta de motivación. Todo un éxito. Esos si fueron sus primeros pasos, 10 minutos yendo de mamá a papá a por un mordisco de galleta. Coincidió con el día que cumplía 14 meses.

Pero ahí se quedó. Otras noches probamos (por no forzar ni ser pesados a todas horas) y no quiso andar tanto rato.

Y volvimos a casa. Se alegró muchísimo de ver su rincón de juegos, y yo creo que fue de verse en un entorno tan conocido… empezó a andar sin miedo. Esa misma tarde cuando llegamos de vacaciones vinieron los abuelos y para su gozo la vieron andar.

Estuvo unos días a medias de gatear y de andar, pero enseguida cogió la marcha ella sola. Porque no quería que la ayudásemos ni la cogiéramos, y menos que la orientemos hacia donde andar, ¡eso faltaba! Los primeros días andaba estilo Frankstein, con los brazos delante, y le gustaba llevar algo en las manos de un lado para otro, le debía hacer contrapeso o debía ser solo por complicarse más.

andar-transportando-cosas

Ha pasado un mes desde entonces. Le encanta andar y tan apenas gatea, es feliz andando y medio corriendo. Poco a poco está aprendiendo a seguirnos cuando vamos por la calle, aunque es un alma muy libre, y como quiera andar y no la dejes… ¡vaya carácter gasta la señorita! Aquí podéis ver como anda a su bola, anda, baila y lo que le echen!

Como os decía, ha sido un proceso creo que lento, pero ha afianzado muy bien cada paso: arrastrarse, gatear, y por fin cuando se vio capaz, anduvo por sí sola, levantándose y desplazándose sin ayudas. La ventaja es que se ha llevado pocos golpes ahora que anda, se daba más cuando empezó a gatear “bien”, sabe caer también muy bien.

No nos hemos destrozado la espalda llevándola de la mano, ni la hemos intentado “forzar a andar” (esto va por la abuela que con 8 meses decía “mira como anda” y era la propia abuela quien la meneaba moviéndole todo el cuerpo, y claro las piernas iban detrás. Nos hartamos de decirle que la dejara, que prefería gatear, porque la niña además se quejaba “andado” de ese modo) Vamos, que no hay que forzar ni ayudar a nada. Andar es un proceso natural que llega, siempre llega.

¿A que edad anduvieron vuestros peques? ¿Muchos golpes en ese proceso?


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog