Revista Libros

Puzle de sangre, de Mario Martínez Gomis y José Payás Beltrán

Publicado el 14 febrero 2013 por Xula

Puzle de sangre, de Mario Martínez Gomis y José Payás BeltránPuzle de SangreMario Martínez Gomis y José Payás BeltránISBN: 978-84-15623-11-3Formato: Digital– 303 Págs (Calibre)Editorial: Ediciones Tagus
Argumento
Todo puede suceder cuando nieva en Alicante, cuando nadie es quien dice ser y cuando dos asesinos, con sus víctimas a cuestas, tienen que unir sus fuerzas para escapar de la policía.
A medio camino entre el la novela negra y la farsa, Puzle de sangre es una narración descacharrante donde desfilan un asesino profesional que (casi) nunca falla, un escritor fracasado condenado a muerte, un robagallinas chapucero que (casi) nunca acierta, una exótica cubana hambrienta de dinero, dos hermanos estrafalarios y caraduras, una esposa falsamente desconsolada, unos policías locales muy avispados, un pringadillo del tres al cuarto, unos maletines repletos de billetes, un puñado de gitanos con muy mala baba y, en fin, un montón de personajes que cruzarán sus caminos, sus deseos y sus miedos durante un fin de semana gélido y sangriento.
Estructura, ambientación y estilo narrativo
La novela se estructura en 50 capítulos, de variada aunque escasa extensión. Todos ellos están numerados, y separados en “partes” que se corresponden con el día en que suceden los hechos entre el viernes 31 de enero hasta el martes 4 de febrero.
La acción se ambienta en la provincia de Alicante, entre la capital y los pueblos de Biar y Pinoso. La novela fue escrita entre 2008 y 2011, aunque el tiempo en que suceden los hechos puede situarse en cualquier franja temporal ya que los hechos de fondo son ficticios.
La narración varía según el capitulo: en primera persona cuando narran el punto de vista de los asesinos, y en tercera cuando involucran a personajes secundarios. El estilo también varía en cada uno de ellos en función de que perspectiva de enfoque. De forma general, el ritmo es fluido y con abundantes diálogos, sin descripciones pesadas.
Personajes
Tal como se puede apreciar en la sinopsis proporcionada por la editorial, a lo largo de la novela desfilan una gran variedad de personajes a cual más peculiar. Sin embargo, para no arruinar la trama, voy a presentar solamente aquellos que conocemos en el primer o segundo capítulo:
“Luis”, personaje del que nunca llegamos a conocer el nombre real, es un asesino a sueldo que se vanagloria de no fallar nunca. Muy seguro de sí mismo, con estilo y cultura, sabe desenvolverse en los más diversos ambientes. También llamado el Socio cuando el “Libros” piensa en él.
El “Libros”, un ex convicto recién liberado que ha pasado 15 años soñando con vengarse de aquella persona que considera que le ha arruinado la vida. Se dice que tiene un coeficiente intelectual mayor que la media, aunque las malas compañías le han hecho ir por el camino equivocado. Su mote se debe a que fue encargado de la biblioteca de la cárcel durante su estancia.
Mi opinión
Comencé esta novela sin saber nada, ni esperar nada: inicia con un primer capítulo que despierta la curiosidad porque no entendemos demasiado. Por supuesto, luego vuelve hacia atrás y tenemos la oportunidad de atar cabos y conocer a los dos personajes principales.
La primera impresión ya es importante, porque tomamos contacto con una de las peculiaridades de la novela: los personajes estrambóticos. Porque el asesino infalible que se deja la pistola en la chaqueta del coche, o el que se cree superdotado pero es más basto que un yogurt de chorizo (como diría un buen amigo) son solo una muestra de lo que nos vamos a encontrar más adelante.
Reconozco que tengo prejuicios contra las novelas escritas a cuatro manos: al final siempre se nota. En esta se nota bastante, pero lo han camuflado (me atrevo a aventurar) de la mejor forma que se puede hacer: cambiando el narrador. No podría decir que una me ha haya gustado más que la otra, pero si es cierto que se me ha hecho un poco cuesta arriba todo lo que tenía que ver con el “Libros”.
Aunque no creo que sea culpa del/los escritor/es, sino del sentimiento que el personaje me produjo: un rechazo absoluto. Quizá es lo que estaban buscando, pero yo no podía soportar a esa persona creída, endiosada en lo que él considera cultura e inteligencia. Aunque claro, comparado con el ambiente en que se mueve… en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.
Sin embargo, con el otro asesino sí que sentí una cierta, si no empatía, al menos complicidad. El resto de personajes me resultaron muy curiosos, aunque hay que mencionar que muchos de ellos eran bastante vulgares en cuanto a comportamiento y lenguaje. El tono en algunos puntos llega a ser grosero, pero muy bien ambientado en los ambientes que buscan.
En cuanto a la caracterización y definición de los personajes, creo que está bastante lograda para lo que se espera de una novela negra. Máxime cuando hay muchos personajes y apenas alcanza las 300 páginas en total. Evidentemente están mucho más perfilados los dos asesinos, aunque los policías o alguna de las mujeres que aparecen, no se quedan atrás.
Evidentemente, con estas joyas de personajes, no hay otra salida que liar la madeja: coincidencias y despistes, encontronazos, giros radicales… y mucha sangre. Porque lo cierto es que muere mucha gente, ya sea sin querer o queriendo.
El hecho de haber situado la acción en dos localidades, que por lo que he podido ver, los autores conocen de primera mano, le da un toque de veracidad. Además, al ser tan pequeñas de población, hace que lo veamos mucho más cercano, como si cualquiera de esos extraños personajes pudiera ser nuestro vecino de al lado. Sin embargo, creo que se les ha ido la mano con los líos amorosos… son bastante exagerados para mi gusto.
El ritmo de lectura es muy fluido, y los capítulos se vuelven cada vez más cortos según llegamos al desenlace, debido al gran número de personajes que entran en juego. Esto nos lleva a una espiral de “un capítulo más” hasta que directamente terminamos la historia.
Un último punto favorable, y muy interesante, es la continua mención a obras y autores que se incorporan en la novela. Sobre todo al principio, nos encontramos en con un debate literario entre dos “críticos” que abarca todos los géneros y épocas. No me parece que dejen en buen lugar a la critica… pero los motivos tendréis que verlos vosotros, porque no quiero destripar los primeros golpes de efecto.
El problema principal que le he encontrado a la novela es que llega al final de un modo tan embrollado, que en mi cerebro ya lo veía como una película de Woody Allen. Y eso no es bueno, porque detesto ese caos. Me pongo tensa, me irrito, me chirrían los dientes y solo tengo ganas de terminar para que paren todos quietos de una maldita vez. Argumentalmente el final y el desarrollo son bueno, no lo niego. Pero no ha conseguido dejarme la misma sensación que durante los dos primeros tercios de la novela.
En definitiva, si os apetece una novela negra un poco diferente, con bastante humor y si (sobre todo) no os importan los personajes histriónicos y raritos, entonces no dudéis en leerla. Os entretendrá seguro.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario