Revista Diario

¡Qué sustos nos dan!

Por Una Mamá (contra) Corriente @Mama_c_corrient
Cuando estás embarazada nadie te avisa de que, a veces, los bebés hacen cosas verdaderamente espeluznantes:
- De recién nacido, dándole el biberón, se ponía rojo, echaba el cuerpo hacia atrás, en tensión , abría mucho los ojos y emitía un sonido como de ahogamiento espantoso. Afortunadamente no lo hacía todos los días (aunque sí casi todos) y al final terminaba reaccionando, porque yo creía que se ahogaba. Y daba igual que intentaras enderezarle porque el tío seguía tieso, con la espalda arqueada y, además, ¡seguía chupando!. En la revisión del primer mes se lo comenté a la pediatra y me dijo que algunos bebés muy gaseosos tienen problemas con los gases que les suben mientras maman. Y como no son capaces de discernir que tienen que dejar de succionar para expulsar el gas, se les forma una bola y hacen eso.  La verdad es que por aquel entonces mi bebé tenía verdaderos problemas para expulsar los gases, sobre todo mediante el eructo, así que no dudo que fuera eso pero... era realmente espeluznante, la primera vez que lo hizo casi me dió un subidón de adrenalina... pufff... Menos mal que dejó de hacerlo cerca del mes y medio.
- Yo había oído que muchos bebés lloran tan amargamente que se les corta la respiración. ¡Pero cuando lo vives en directo son unos segundos horribles!. Se quedan ahí, medio catatónicos, sin llorar pero rojos como un tomate, aguantando la respiración... En esos momentos dices ¿qué hago?. Siempre le he sacudido, por lo menos para sacarle del sintrún ese tan tremendo. Menos mal que con el tiempo te acostumbras a esa forma de llorar y al menos el mío ya lo hace con menos frecuencia y los segundos no son tantos.
- Recientemente mi bebé acaba de descubrir que se puede respirar también por la boca. Y los días posteriores a ese descubrimiento le daba por respirar por la boca haciendo "iiiiihhh" como si tuviera un ataque de asma. Y yo, a su lado, observando con cara de póquer, intentando discernir si ha salido asmático como yo o simplemente estaba jugando y probando.
Tremendo. Estas cosas te pillan en un día de esos de dormir mal, comer mal y muchos llantos y no me extraña que más de uno acabe yendo a urgencias.
PD. Creo que cuando, siendo madre primeriza, tu recién nacido te hace un cosa de estas es cuando realmente descubres que lo que se siente por un hijo no se siente por nadie, ni por uno mismo.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas