Revista Vino

Quím Batlle foranell picapoll 2010

Por Jgomezp24
Quím Batlle foranell picapoll 2010No me podía saltar el acento. No sé a qué viene, pero "Quim" no lleva acento en catalán.  Y la etiqueta no engaña. El celler se llama Quím Batlle, está en Tiana y pertenece a la DO Alella. No hace mucho había probado su Foranell 2010 por pimera vez (ensamblaje de pansa blanca, picapoll y garnacha blanca) y me quedé con la mosca tras la oreja. ¿Un vino y una bodega que estaban intentando recuperar el espíritu de los más antiguos vinos de Alella que yo había probado? Pronto me llegó la oportunidad: en el pasado Vijuny, entre otros descubrimientos, saltó de nuevo el del Celler Quím Batlle. De hecho, quien me saltó fue su enólogo, Xavi Picazo, un hombre hecho de entusiasmo, brega y lucha constante. Un hombre de larga experiencia que ha encontrado su espacio y su tiempo en estos viñedos encima de Tiana a 300 metros de altitud. Quim Batlle (supongo que sin acento) le ha hecho caso y desde hace unos años están recuperando la mejor tradición de la DO. Variedades de la zona, cultivadas en ecológico sobre suelo muy pobre de sablón, que chupan de muy hondo para sobrevivir. Cepas que viven y transmiten la humedad del mar tanto como el carácter de su suelo o la brisa que las refresca, la foranell, ese viento suave que sopla de fuera hacia el interior ("forà"), del mar hacia las laderas.
Uvas que siempre han existido en el Maresme, también la picapoll. En los últimos años se ha hecho quizás más famosa por el excelente trabajo hecho en la DO Pla de Bages, pero es, sin duda, una variedad de costa y de mar, desde Tarragona hasta la AOC Coteaux du Languedoc, con su picpoul-de-Pinet. Es una uva de hollejos duros, bajo rendimiento y acidez alta, apta para suelos muy pobres,  pero difícil de trabajar y de sacarle brillo. Quim y Xavi lo han hecho, a fe que lo han hecho. En realidad, todos sus vinos monovarietales hablan de territorio, de mar, de foranell y de sablón, pero de una forma que (por desgracia) casi nos sorprende: cada uno de ellos desde su carácter muy varietal. Buscan la maduración casi al límite, vinifican con las pastas, trabajan con las lías y no usan  la madera. A pesar de ello, los vinos desarrollan una complejidad grande, en una combinación poco usual de aromas primarios de la uva, secundarios de la fermentación con hollejos y terciarios, del reposo del vino en inox y en botella. Y con 12%... Me tienen fascinado, lo confieso. De este picapoll 2010 hay sólo 1800 botellas (la mía, la 1480). La mar salada. La manzana algo madura en nariz pero ácida y verde en boca. Dondiego de noche. Jazmín. Botón de arándano. Retama en flor. Ese inconfundible aroma de las pastas y la levadura. Muy vegetal y, al tiempo, con un buen toque de granito. Buqué garní, sobre todo laurel. Madera al sol. Jabón de Marsella. Sequedad y carácter. Frescor de hierbaluisa. Gran complejidad (como sus hermanos: ahora mismo, la garnacha blanca 2008 está muy atractiva). Larga vida. Por 12€...

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista