Revista Coaching

¿Refleja tu agenda lo que te importa?

Por Jcvalda @grandespymes

¿Refleja tu agenda lo que te importa?

El equilibrio personal en la vida es un problema. No hay una correlación entre lo importante y la forma en que invertimos nuestro tiempo y nuestro dinero.

Hay una cosa fundamental: mira tú agenda, tu talonario, tu tarjeta de crédito... ¿Refleja de verdad lo que más te importa?

Tal vez podíamos hacer un rápido repaso por algunas de las cosas que están pasando en nuestra sociedad, una sociedad que vive de forma convulsa, por ejemplo...

Directivos que promocionan dejando a la familia. Padres que nunca van al colegio de sus hijos. Mujeres que dejan el hogar por una carrera. Mujeres que dejan el trabajo y nadie se lo reconoce. Parejas que trabajan y que son como dos barcos que se cruzan en la oscuridad. Parejas que pasan de la emoción de tener un hijo a la ansiedad del trabajo. Personas con ansias de hacer lo importante, pero se sienten esclavos de las deudas...

No es posible alcanzar una calidad de vida sin alcanzar un éxito razonable en la familia, el trabajo, la cultura, el tiempo y el dinero...

♦ Trabajo. Es algo más que un empleo. Es un principio que significa la vida. Es un medio de sustento. Es una forma de expresar nuestro amor. Es un medio de autorrealización. Es un derecho. Es una manera de contribuir a nuestra esencia creadora.

♦ Familia. Es el principio fundamental de la felicidad personal. Es el motor de una sociedad que se renueva constantemente. El éxito más importante es el que alcanzamos en el hogar. Mejorar cada generación es la mejor contribución a la sociedad.

♦ Tiempo. Es el lenguaje del valor. La moneda del equilibrio en la vida. La diferencia está en lo que hacemos o dejamos de hacer. La forma de utilizarlo indica lo que para cada uno de nosotros es importante. Es un bien escaso y caro. Es un factor diferenciador.

♦ Dinero. Es una manifestación del valor que le damos a las cosas. Es el valor de lo que los demás asignan a nuestro tiempo. Una forma de valorar las cosas que podemos comprar. Administrarlo supone desarrollar la disciplina y el carácter.

♦ Cultura. La vida es dinámica. El problema no está en el equilibrio sino en equilibrar. Es vital para el día a día. Te da criterio para tomar decisiones. Y te aclara que es mejor ser, que tener.

Sería bueno que en este momento trataras de hacer una autoevaluación que te ayudara a conocerte mejor y a hacer un buen plan de acción.

Para mantener una vida equilibrada, sería aconsejable: validar las expectativas, optimizar el esfuerzo y desarrollar la inteligencia para navegar. Podemos hacer cualquier cosa pero no podemos hacer todo. Cuando las personas operan a partir de unos supuestos y unos paradigmas incompletos, imprecisos o distorsionados, es absolutamente imposible lograr resultados óptimos. Es importante adecuar las expectativas a la realidad.

Para ello es recomendable deshacer algunos mitos, como: la vida está libre de preocupaciones; que equilibrio es sinónimo de equilibrar la balanza; cuanto más rápido mejor; la familia y el trabajo son enemigos naturales...

Una vez establecidas unas expectativas válidas, habrá cientos y hasta miles de formas de mejorar en un aspecto en particular. Solo se alcanzara cuando tus esfuerzos estén en consonancia con las expectativas y estén afianzadas para conseguir los máximos resultados.

Para desarrollar la inteligencia para navegar es imprescindible el don del discernimiento que te faculta para reconocer y responder siempre a aquello que más te importa: valorar los principios; evaluar la experiencia; propiciar la inspiración...

Volvamos a la Familia, el tiempo y el dinero...

♦ La Familia. ¿Cómo ves a la familia? ¿Cómo ves a tu familia? Ideal no significa ausencia de problemas ¿Cómo ves tu rol en la familia? Proceso de llegar a ser, alegría de la vida familiar...

♦ El Tiempo. El ayer es historia. El mañana es un misterio. El hoy es un regalo, por eso lo llamamos presente. Podríamos hacernos algunas preguntas: ¿Qué parte de mí tiempo vivo frustrado? ¿Tengo dificultades con lo realista, con saber si espero demasiado o muy poco de mí mismo? ¿Pienso constantemente que la vida será mejor cuando...? ¿Me irritan las interrupciones? ¿Incide la forma de cómo me siento conmigo mismo sobre la cantidad de cosas pendientes que logro realizar? ¿Acaso mi deseo de hacer muchas cosas refleja falta de seguridad en mi capacidad para hacer bien solo unas cuantas? ¿Siento que de todas maneras no sería suficiente hacer todo de la mejor manera posible?

Existen optimizadores: planear bien la semana; reservar bloques de tiempo; organizar la vida; controlar el reloj; construir relaciones de confianza; utilizar la tecnología... Pero debemos tener en cuenta las urgencias y emergencias de otras personas; las oportunidades; la tentación de flaquear...

♦ El Dinero. A mayores ingresos mayores deudas. Causa de muchas crisis familiares. No pensamos en el futuro (pensiones); Acudimos con demasiada frecuencia al crédito fácil. ¿Cómo veo el dinero? ¿Cómo seguridad, paz, tranquilidad, esperanza...? ¿Cómo ansiedad, desesperanza, miedo, inutilidad o culpa...? El dinero no da la felicidad. La mayoría de la gente que disfruta de tranquilidad no destaca por su riqueza.

Los optimizadores del dinero: saber dónde van mis ingresos; determinar en qué deseo gastarlo; hacer un plan semanal; mejorar la inteligencia financiera; prevenir un "colchón"; desarrollar un sistema financiero efectivo.

Estas son reflexiones hechas en voz alta con el deseo de que te puedan ayudar a examinar tu papel en la familia, como gastas tu tiempo y como optimizas tu dinero...

Fuente http://jaimepereira.es/refleja-tu-agenda-lo-que-te-importa/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas