Revista Comunicación

Reseña de "Cazadores en la nieve" de José Luis Muñoz

Publicado el 25 abril 2016 por Coverset @Cover_Set
Reseña
Terapia frío-calor. Ardores de venganza en un paraíso gélido.Cazadores en la nieve es una novela negra telúrica que brota de las entrañas de la tierra y tiene como escenario el ámbito rural y, como trasfondo, el terrorismo, la lucha antiterrorista y sus abusos en uno de los enclaves más espectaculares y bellos de España que el autor conoce bien por vivir allí: el valle de Arán. Paisaje y trama se entrelazan en este thriller vigoroso y crudo en el que los personajes arrastran su dolor y buscan redimir su pasado. | Por Jorge Troule.
Sinopsis | Eth Hiru es una pequeña población del valle de Arán próxima a Francia. Marcos, un forastero, aterriza en él cuando ETA declara su alto el fuego unilateral e irreversible. Un día, en el bar del pueblo, que es su centro social, Marcos coincide con el teniente de la Guardia Civil Antonio Muñiz, jefe del puesto, y cree reconocer su voz, lo que le llevará a revivir su pasado. La estancia del recién llegado a esa pequeña localidad  rural coincide con una escalada de tensión entre sus pobladores, en la que afloran rencillas que dan paso al deseo de venganza y a la violencia. La aparente paz de ese enclave idílicose ve perturbada y todos se preguntan quién es el forastero y a qué ha venido.
Reseña | El incombustible reloj del tiempo se hace cómplice del olvido arrojando las vivencias a un abismo lóbrego e insondable, en cuya caída sus formas se hacen más lejanas, más pequeñas, más borrosas, hasta que, por más ruido que haga el recuerdo, termina desapareciendo. O al menos, en ello creemos con frecuencia. 
No es del todo cierto, afirmo ahora. Aquellas sensaciones intensas impregnadas en el alma con la tinta negra del dolor, el dolor inmaterial más cruel conocido, no ese que te hace daño, no, sino aquel que nos acongoja tal que si se tratara de un tumor que brota en el mismísimo ánima, para hacer metástasis desde sus más profundas entrañas de tal manera que se revela como un poder endiablado, donde la eternidad se manifiesta en vida en cada segundo que nuestra mente se flagela lacerante a cada impulso que le llega del corazón. Un corazón que late para olvidar y para recordar, para reflexionar y para vengar, confundido, perturbado por la huella del recuerdo: Suzanne. Una rubia de senos redondos y turgentes, de fuertes piernas y tejanos ceñidos y gastados, pensamiento que le corrompe indefectiblemente con cada nota sonante de la melancólica composición musical de Leonard Cohen cuyo título lleva por nombre la chica. Este recuerdo atormenta a Marcos en el pueblo de Eth Hiru, en el Valle de Arán, donde se instala con el único propósito de “ver crecer la hierba”.
Una promesa de paz interior y reposo espiritual para olvidar viejas incursiones guerrilleras en la Euskadi asediada por el terrorismo revolucionario. Si bien su descanso transcurre condicionado por ese recuerdo que no deja de atormentarle, y la interacción en un entorno tan íntimo, con la permanente presencia del Teniente de la Guardia Civil, jefe del puesto del Valle de Arán.
Y sumergido en el periplo pirenaico de Marcos, siento como sopla el aire húmedo del norte bajo el techo de mi salón con cada página que avanzo en este fenomenal volumen en rústica. Un lugar bello, idílico. Un recorrido de colores, aromas de la naturaleza y “mierda blanca”, como así la llaman, que marcan la particular vida sus habitantes donde las miserias personales son grandes noticias y la apacible e incluso apetecible vida comienza a tornarse turbia en una escalada de tensión en la que esta apasionante pesadilla te hará cómplice del bien y del mal. Tengan a mano una manta gruesa y activen todos sus sentidos porque se la van a creer.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :