Revista Opinión

Rivera e Iglesias polemizan con bronca.

Publicado el 07 junio 2016 por Santiagomiro
Rivera e Iglesias polemizan con bronca.Dos de los tres temores expresados por Jordi Évole al inicio del encuentro entre Pablo Iglesias y Albert Rivera se confirmaron el pasado domingo, rompiendo el tono de cordialidad de meses antes, en el Nou Barris de Barcelona. En esta ocasión, no se repitió el “buen rollo” de antaño. Ambos políticos llegaron al Círculo de Bellas Artes de Madrid políticamente desvirgados, Ciudadanos apostó por un acuerdo que vinculaba un frente amplio (C's, PP y PSOE), mientras que Podemos lo hacía por un Ejecutivo con el PSOE, Hoy, el lema de la campaña de Podemos –“La sonrisa de un país”–, son cinco palabras que diluyen el llamado “discurso del miedo” de sus adversarios, una sonrisa acompañada de un logo en el que la letra “o” de Unidos se sustituye por un corazón multicolor que, de nuevo, apela a los sentimientos mucho más que a los raciocinios. Y, como escribió William Shakespeare, “es más fácil conseguir lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada”. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera y el de Podemos, Pablo Iglesias, protagonizaron cara a cara el primer debate entre cabezas de lista para las próximas elecciones generales del 26 de junio. Un encuentro algo más intenso del que tuvo lugar el pasado 18 de octubre en el bar “Tío Cuco”.  En los primeros instantes, Rivera se centró en acusar a Iglesias y su formación de llegar a acuerdos con “el comunismo”,  negándose en redondo a pactar. Iglesias respondió acusándole de haber servido “para que el peor PSOE y el peor PP sigan gobernando en Andalucía y Madrid”. Rivera replicó tachando a Iglesias de ·intransigente· y añadiendo: “Tú no vas a poder gobernar salvo que seas el presidente”. Y, muy pronto, apareció la crispación entre ambos al tratar de educación, sanidad, empleo, crisis de refugiados… Tampoco Venezuela podía faltar en el debate. Ambos candidatos se enzarzaron dialécticamente en cuanto Évole planteó el tema. Iglesias dijo que, con Venezuela ha habido una “sobreactuación” y que “algunos” hablan de ese país para evitar hablar de los problemas de los españoles. Por su parte, Rivera optó por pedir ayuda al líder de la formación morada: “Ayúdanos a sacar a los presos políticos”. Iglesias insinuó que Rivera tenía que pedir disculpas por el “error” de decir que la “tiranía” de Venezuela era peor que una “dictadura”. Y volvieron al “Y tú más” ya conocido por el PP y el PSOE. “Han pasado diez meses  -recuerda Jorge Solís en Vozpópuli– desde que Albert Rivera y Pablo Iglesias se montaran en el mismo coche para acudir al bar Tío Cuco para presentar sus propuestas. El tiempo no ha pasado en balde para los dos candidatos. Y si bien ha empezado con un tono sosegado, en el que explicaban las vistas madrileñas y cómo ha cambiado la situación política desde octubre, en esta ocasión la nueva política ha dejado de ser nueva y ha tornado acaso en vieja. ‘Te sale la cal viva’ le espetó Rivera en un punto del programa en el que se hablaba de la tarjeta sanitaria para inmigrantes ante las palabras de Iglesias en las que le decía: ‘cómo tienes tanta cara’. El tono del debate fue de agresividad, con constantes interrupciones, recados sobre Venezuela, comparaciones sobre el PP y toda una serie de calificaciones disfrazadas de cordialidad que, en ciertos puntos,  llegó a elevar el tono hasta el punto que Évole fue tajante: “Podemos dar por enterrado el espíritu del Tío Cuco”. No creo que el debate haya cambiado la posición de los votantes por cada uno de ellos. En todo caso, notaremos el peso del votos de los partidarios del PP y del PSOE que emigrarán al Unidos Podemos o al C’s

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :