Revista Cocina

Roscón de reyes

Por Eneri @Eneri

No podía faltar la estrella de la Navidad, el Roscón de Reyes, dulce típico con el que cerramos las fiestas navideñas. Sin embargo, en sus orígenes, nada tenía que ver el roscón con el día de reyes, ni con Navidad, ni siquiera con los niños!!

El Roscón de Reyes se remonta a la época romana, donde celebraban "Las Saturnales" o "fiesta de los esclavos", que celebraban en diciembre en honor al dios Saturno, dios de la agricultura, celebrando el fin de la época más oscura del año. Después, llegaba la "fiesta del Sol" hasta fin de mes, en que celebraban el nuevo periodo de luz: se acababan los trabajos de campo, finalizaba la siembra de invierno y por fin los campesinos e incluso los esclavos, tenían tiempo para descansar y reponerse del esfuerzo. Para premiarles, se les daban tortas de higos, dátiles y miel en las que dentro se escondía un haba seca. El haba representaba prosperidad y si el que la encontraba era esclavo, quedaba libre ese día y se le trataba como un rey.

ROSCÓN DE REYES

Después en el siglo IV la Iglesia convirtió estas fiestas paganas en cristianas. En Francia comenzaron a celebrar el 6 de enero la fiesta llamada "Le Roi de la Fave" (el rey del Haba). Ese día se elaboraban dulces y se escondían en ellos el haba. El niño que la encontrase era proclamado el rey de reyes y se le hacían regalos y todos le mimaban.

Durante el reinado de Luis XV, un sirviente eslavo de la corte, quiso prepararle un dulce de su tierra al niño Luis XV (era rey con 5 años) y le escondió una sorpresa en el interior...un medallón de diamantes que entre otros miembros del servicio al rey habían comprado. El niño quedó tan encantado con el dulce que lo propagó entre la aristocracia francesa y europea, eso sí, con una moneda dentro y no un medallón de diamantes.

En España, fue Felipe V quien lo introdujo y muy pronto se fue convirtiendo en una costumbre popular. Poco a poco fue pasando al pueblo llano por todo el país, en especial en Madrid y Sevilla, llegando también a las colonias. La tradición del haba se había perdido hasta que los reposteros catalanes lo volvieron a introducir como símbolo de regeneración, de año nuevo. Ya en el siglo XIX se sustituye la moneda por la figurita.

Como sabemos el significado actual es diferente al de antes: ahora quien se encuentra la figurita, tendrá suerte durante el año nuevo, y quien encuentre el haba, tendrá que pagar el roscón!
Y después de esta larga historia, llega la receta. Esta vez la he hecho con la Kitchen Aid, pero también se puede hacer a mano, de hecho el año pasado la hice y quedó muy bien. No hace falta saber amasar para poder hacer esta receta y aunque os parezca que va a ser difícil o muy larga, no lo es tanto, porque la mayor parte del tiempo lo que hay que hacer es esperar nada más.
La receta es una mezcla entre una que me dieron en un curso de cocina que hice el año pasado, en el que aprendí a hacer el roscón, polvorones y mantecados y mezcla entre el roscón de Su, de Webos Fritos. Animaros!!

RECETA
- Para la masa madre:

  • 70 g de leche
  • 10 g de levadura fresca*
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 130 g de harina de fuerza

- Para la masa:

  • 60 g de leche
  • 70 g de mantequilla a Tª ambiente
  • 2 huevos medianos a Tª ambiente
  • 20 g de levadura fresca
  • 40 g de esencia de azahar
  • 450 g de harina de fuerza
  • 1 pellizco de sal
  • 120 g de azúcar
  • ralladura de medio limón
  • ralladura de media naranja

- Para la decoración:

  • 1 huevo batido
  • Un chorrito de nata o leche (opcional)
  • Azúcar humedecido
  • Frutas confitadas
  • Guindas en almíbar

Elaboración:

1.- Primero vamos a hacer la masa madre. En un bol, echamos la leche y la ponemos 25 segundos al microondas. La leche tiene que estar templada, es decir, si metemos un dedo, sin quemarnos pero que notemos el calorcito. Este punto es importante porque la levadura es muy sensible a la Tª y puede hacer que no nos suba el roscón.

2.- Deshacemos la levadura en la leche templada. Después, añadimos la cucharadita de azúcar y poco a poco vamos añadiendo la harina. Vamos amasando con las manos hasta que formemos una bola.

3.- Metemos la bola en un cuenco con agua templada. Dejamos unos 10 minutos. Veremos que ha subido a la superficie y se han formado como unas bolitas en la superficie. 
- En kitchen aid:

4.- En una jarra, templamos la leche en el microondas y deshacemos en ella la levadura. En el vaso de la KA, echamos la harina previamente tamizada pero reservando dos vasitos. Añadimos el azúcar, la sal y la mantequilla. Batimos unos 15 segundos a velocidad 2. Después, echamos uno a uno los huevos mientras seguimos batiendo a vel. 2. Continuamos echando el resto de ingredientes líquidos (agua azahar, leche) poco a poco. 

5.- Añadimos las ralladuras y los dos vasitos reservados de harina poco a poco. Por último, le añadimos la masa madre y batimos 1 minuto. Seguimos todo el tiempo en vel. 2 y veremos cómo la masa va limpiando las paredes del bol. Desde ese momento, contamos 2 minutos. Más tarde, la masa se pegará al gancho. A partir de ahí, contamos otros 2 minutos. La masa será lisa, elástica y suave. Si está pegajosa, añadimos un poco de harina y seguimos batiendo un poco. Si estuviera al contrario, demasiado seca, le podemos añadir un poco de leche y volver a batir.
- A mano: 4.- Hacemos un volcán con la harina, bien en un bol bien grande o en la encimera. Hacemos un hoyo en el centro y en él echamos el resto de ingredientes excepto la masa madre.
5.- Primero mezclamos un poco los ingredientes del centro y despues, vamos cogiendo harina y echándola en el centro. Seguimos así hasta obtener una masa un poco consistente. En este momento, le hacemos un hueco y añadimos la masa madre. Seguimos amasando hasta que la masa ya no se nos pegue en los dedos (unos 10-15 minutos). De vez en cuando nos podemos ayudar echando un poquito de harina en la mesa y en las manos. La masa debe quedar blandita, elástica y suave.

6.- Ponemos la masa en un bol grande con un poco de aceite y lo tapamos con un paño húmedo. Lo dejamos 1 o 2 horas a Tª ambiente hasta que doble el volumen.

7.- Amasamos dos veces para que baje y pierda aire y la volvemos a poner en el bol con el paño húmedo. La guardamos en la nevera de 8 a 12 horas. Volverá a levar.

8.- Sacamos de la nevera y partimos la masa en 2 si queremos hacer dos roscones pequeños o sino, la dejamos así para uno grande. Le hacemos la forma del anillo sobre la bandeja del horno. Para ello, hacemos un hueco en el centro con los dedos y después, tomamos con la mano derecha la masa por el agujero y le vamos dando vueltas con la ayuda de la mano izquierda. Si vemos que la masa se contrae, que vuelve a cerrarse, la dejamos reposar 10 minutos y lo volvemos a intentar. Colocamos un aro de emplatar engrasado en el centro u otra cosa que se pueda meter en el horno. Si hacemos uno grande no hace falta porque tiene un agujero bastante grande. Tenemos que dejarlo finito, hay que tener en cuenta que otra vez tiene que subir.

9.- Lo dejamos levar 30 minutos a Tª ambiente. Una vez pasado el tiempo, precalentamos el horno a 200ºC. Pintamos con el huevo batido mezclado con un chorrito de nata o leche. Hay que hacerlo con cuidado para que no se baje por lo que mejor que sea con un pincel de silicona. Colocamos las frutas confitadas y el azúcar humedecido (en el azúcar normal, echamos 2 gotitas de agua y movemos). Ahora, con un pulverizador, rociamos agua por todo el roscón para darle humedad y ponemos un cuenco con agua en el horno.

10.- Horneamos a 200ºC 10 minutos y después, sin abrir el horno, bajamos a 180ºC otros 5 minutos (dependerá del tamaño del roscón, si has partido la masa en 2, así está bien, si no, cubre con un papel albal y continúa la cocción). Para comprobar si está listo, sacamos y con cuidado, presionamos con el dedo. Si vuelve a subir, está listo.

Notas:
*Cuidado, la levadura fresca no es la levadura Royal que utilizamos para bizcochos, magdalenas, etc. Es una levadura que podemos encontrar en panaderías o en mercadona junto a las mantequillas (en cubitos). La podemos sustituir por levadura en polvo que se llama levadura de panadería por ejemplo de la marca Maicena. Es la levadura que se utiliza para pan, brioches, suizos, etc. Si utilizamos la levadura en polvo, la equivalencia es 1 sobre (5,5 g) = 14 g de levadura fresca.

Fuente:- Cajón de desastres
Ahora sólo desearos que paséis una buena fiesta de Reyes y que os traigan muchas cositas!! Habéis sido buenos??


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas