Revista Tecnología

Se acusa tanto a Shell como a VW de intentar bloquear la venta de autos eléctricos, mientras justifican el impulso del biocombustible

Publicado el 08 junio 2016 por Rafael @merkabici

Tanto Shell como Volkswagen han sido acusado por intentar bloquear el empuje de coches eléctricos y más eficientes hacia Europa, argumentando que el biocombustible debería ser el centro de los esfuerzos de la industria verde.

13266135_10154802906772388_5992482438736838838_n

Breve panorama del encontronazo de Shell con la industria de coches eléctricos

Para tener una mejor visión del escenario que se está planteando, la Unión Europea tiene dos nuevos objetivos de eficiencia energética para el 2025 y 2030, para ayudar y satisfacer las promesas hechas en la cumbre climática en París realizada en diciembre pasado.

Sin embargo, los ejecutivos de ambos gigantes de la industria han puesto en marcha un estudio que propone un mayor uso de los biocombustibles, etiquetando el CO2 de los coches y sustituir el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS por sus siglas en inglés).

Ahora bien, un estudio de este tipo bien podría implicar el final de la adopción de las nuevas y significativas medidas reglamentaria en las emisiones de coches y que se ha aplicado por más de una década, según manifiestan algunas fuentes de la Unión Europea. Aunque, por parte de Shell han hecho énfasis de que no están intentando crear un bloque que contrarreste el empuje de los vehículos eléctrico para la Unión Europea.

Así, de parte de personajes como Ulrich Eichhorn (el actual responsable de investigación y desarrollo de VW) ha expresado que los vehículos más eficientes e híbridos-eléctricos se presentaban como un bloque de construcción con miras para el futuro, pero que en el intermedio serían necesarias acciones más altas como lo es el biocombustible. Incluso, en una reunión en Bruselas, también ha manifestado que serían necesarios modernos motores de diese y de gas natural para entregar las metas de emisión de CO2 hasta el 2020, y que también ayudaría a contribuir a obtener una mayor reducción al partir de este objetivo. De tal forma se podrían cumplir con los objetivos planteado en París, mientras que los costes sociales se reducirían al mínimo, ayudando a mantener la fuerza industrial y competitiva, según se ha declarado.

Entre tanto, el estudio pagado (Auto Fuels Coalition redactado por Roland Berger) se plantea toda una serie de supuesto bastante pesimistas acerca de los costos por realizar las mejoras para la eficiencia de combustibles; en tanto, se plantean algunos supuesto bastante optimistas acerca de las emisiones de gases de efecto invernadero por los biocombustibles. Mientras que un reciente estudio llevado acabó por la Unión Europea, plantea que el biocombustible puede ser tres veces más sucio y contaminante que el diésel.

13307247_10154838656897388_175392374406360491_n

El impulso de la industria eléctrica vs la desaceleración de los combustibles líquidos

Por otra parte, fuentes de la Unión Europea han manifestado que estas dos industrias han dado cuenta de que tienen intereses comunes; y cuando se observó que se estaba pagando por el estudio, se sabía cuál sería la respuesta.

Pero, un portavoz de Shell ha salió a expresar que no hay nada en el informe que se puede interpretar como un intento de bloqueo para los vehículos eléctricos.

Y mientras se debaten estos dos puntos, los activistas señalan que los signos de sector de vehículos eléctricos exhiben un claro despegue, y muestra de esto son los poco más de 400.000 reserva para el nuevo Tesla Modelo 3, además de la propuesta del Parlamento Holandés para prohibir los motores a gasolina y diese a partir del año 2025; incluso, en Alemania se ha prometido un subsidio de mil millones de euros para impulsar los coches eléctricos.

Lo anterior parece contrastar con el estudio entregado y pagado por la industria que supone una falta de apetito por el público hacia los coches eléctrico, por lo menos, hasta la próxima década, aun cuanto se están realizando las reformas en diversos centros urbanos para instalar centro de recargas cada 5m y que los precios de la electricidad renovable caigan hasta las tasas actuales.

También, El Dr. Chisoph Wolf, gerente director de la Fundación Europea el Clima, ha señalado que la red de electrificación ha despegado en mercados como el chino, noruego y holandés. Por lo cual, los políticos de la Unión Europea deberían de acordar medidas estrictas que impulse al sector automotriz hacia el desarrollo de productos que sean aptos para competir con mercado de rápida evolución.

De igual modo, hay anuncia que alertan a la industria petrolera, en dónde Arabia Saudita recientemente ha declarado que estarían desprendiéndose de la dependencia del petróleo para el 2030 y que ha sido anunciado por los defensores de tal desarrollo. Sin dejar de mencionar el incremento de competitivos costos para la energía renovable.

20794_10153724546227388_5274626415775102316_n

Los posibles intereses de Shell

Pero en Shell no se han dejado de argumentar que los combustibles líquidos seguirán siendo esenciales durante el proceso de transición, para las bajas emisiones de carbono, pues se espera que los motores de combustión interna todavía continuarán abasteciendo a la mayoría de transporte durante muchos años por delante.

Aunque se debe de aclarar que el gigante petrolero holandés ha invertido una cuantiosa suma de dinero en el etanol brasileño, y han hecho hincapié en que los biocombustibles podrían desempeñar un papel relevante para el futuro (y mejor aún con una política de incentivos). Expresando que los nuevos combustibles requieren de apoyo financiero por parte de los gobiernos para impulsar el desarrollo tecnológico y reducir el riesgo de inversión.

Conclusión

Para culminar, en la actualidad el transporte por carretera representa alrededor de un quinto de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa. Destacando que la Unión Europea se ha fijado un objetivo de reducción del 60% en las emisiones del transporte para el 2050. Y aunque los niveles de emisión han comenzado a caer, los actuales estándares aún se hallan hasta 20% por encima de la tasa recomendable.

Mientras que para el 2021, no se permitirán que los nuevos coches emitan más de 95gr de CO2 por kilómetro, pero serán necesaria electrificación y electricidad renovable a gran escalara para acercarse a los niveles de emisión cero.

Además, analistas como Carlo Calvo Ambel del centro de estudios del Transporte y Medio Ambiente (Transport & Environment), han comentado que los objetivos de la reducción de gases de efecto invernadero se podrían perder para Europa si se sigue el consejo de estudios como los exhibidos por la Auto Fuels Coalition.

Imágenes de Facebook transenv


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista