Revista Viajes

Senderismo en la zona de wanaka: isthmus peak

Por Eazkoitia
SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Si un fin de semana de estos sin mucho que hacer decidís tirar la casa por la ventana y vais a la Estación Espacial Internacional (burdo plagio de la exitosa MIR) y justo miráis por la ventana cuando sobreorbitáis por Nueva Zelanda os daréis perfecta cuenta, entre otras cosas, de que el Lake Wanaka y el Lake Hawea están tan cerca que parecen un único megalago al que, de existir, se llamaría Wanawea. Pero esto es sólo una ilusión óptica, ambos lagos están separados por una montaña, la Isthmus Peak. Y como a todas las montañas de bien, se puede subir caminando.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Así que Marina y yo, intrépidos domingueros, cogimos todos nuestros bártulos del Decathlon y nos fuimos, xino-xano, para arriba.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
El camino empieza por un tupido bosque que separa unos terrenos con vacas de unos terrenos con ciervos. Los ciervos están en época de apareamiento y, con lo fogosos que son, toda precaución es poca para evitar la aparición de varvos en los montes de Wanaka (una horrible abominación como el cebraso (cebra y pegaso) o los concursantes de Gran Hermano).SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Íbamos tan tranquilos siguiendo el camino que marcaba el límite del terreno de los ciervos que casi nos da un infarto al ver que había un ciervo gigante (con una cornamenta que ni la Reina Sofía) a nuestro lado de la valla. Era un ejemplar tan majestuoso como el padre de Bambi. SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Debido a un terrible episodio traumático de mi infancia rural relacionado con vacas diabólicas he desarrollado cierta aprensión a animales cornudos. Así que básicamente en lugar de ver a una cabra grande clarísimamente herbívora, lo que yo vi fue un ciervo antropófago con astas afiladas como la espada de un samurái que nos miraba con ojos inyectados en sangre y que, al ser provocado, escupiría fuego por la boca. SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
La cosa no pasó a mayores y pudimos continuar nuestra ascensión sin problemas. Unos minutos después del encuentro con el ciervo nos encontramos con unos cazadores que bajaban en su “coche de cazar” y llevaban cara de haber perdido a una presa. Nos reímos por dentro y les deseamos suerte al enfrentarse a John Deere, la iban a necesitar.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Pasado el bosque el camino se ensancha y la excursión se convierte en un paseíto muy empinado y bastante rocoso. El recorrido está indicado como apto para hacer en bicicleta y estamos seguros de que, en caso de llegar con piernas a la cima, la bajada debe ser muy divertida.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Una vez se llega a lo que es la zona más alta del camino, a unos 1300 m de altitud y después de dejar atrás verdaderas paredes rocosas, sorprende encontrarlo todo vallado con carteles que piden, muy respetuosamente como todo en Nueva Zelanda, que no te salgas del camino marcado para no molestar a las ovejas. Y esto lo dicen en un país en el que esquilan a las ovejas justo antes del invierno. A veces se merecen un aplauso.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
En fin, pasado el shock de las vallas continuamos hacia la cima del Isthmus Peak por un camino lleno de caca de oveja, por lo que sabiamente dedujimos que en la zona de las ovejas no hay ningún cartel que ponga “señoras ovejas no salten la valla y molesten a los humanos del otro lado”. O eso, o las ovejas no saben leer.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Y llegamos a la cima, desde donde se pueden ver ambos lagos: el Wanaka y el Hawea. Y allí nos encontramos a dos simpáticas chicas “from America” que estaban estudiando en Sydney y que habían ido a Nueva Zelanda en el descanso de Semana Santa. Una era la jefa de las animadoras y la otra era la amiga feúcha pero lista que, al ir juntas, hace que una parezca más guapa de lo que es y la otra más inadaptada.  Nos pidieron que les hiciésemos una foto y me dieron una Nikon de las muy caras con un teleobjetivo digno de Félix Rodríguez de la Fuente. Les hice cuatro o cinco fotos que estoy seguro que ya están en Facebook, Instagram y en un e-mail a sus respectivos padres.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Les devolví la cámara y se ofrecieron a hacernos una foto a nosotros, a lo que, como gente educada que somos, aceptamos. Y, como ya viene siendo habitual, nos hicieron la foto más dominguera posible (no llegan al extremo del chavalote que nos hizo una foto en Fox Glacier tapando al glaciar) en la que nos pusieron en el centro de la imagen tapando las vistas (que es básicamente para lo que uno sube a una montaña). Al ver la foto que la dueña de la Nikon súper cara hizo me vino a la mente el eslogan de Pirelli: la potencia sin control no sirve de nada. Así que esperamos a que se fuesen a hacer un pipí detrás de alguna roca y nos hicimos la típica foto con la que empezamos siempre las actualizaciones del blog.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
El cielo amenazaba tormenta y tuvimos miedo de asemejarnos demasiado a un pararrayos, así que emprendimos el camino de vuelta. Que es el mismo que el de ida pero de bajada. Pobres rodillas, pero somos jóvenes (yo un año más que Marina).SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
La vuelta es bastante más bonita que la ida ya que al subir caminos muy empinados básicamente lo que ves es el suelo que tienes delante de las narices mientras que al bajar tienes unas vistas panorámicas constantemente que te hacen plantearte la posibilidad de subir montañas caminando hacia atrás.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Volvimos a pasar por la zona de nuestro encuentro con el ciervo y lo volvimos a ver rumiando detrás de unos arbustos. Seguro que estaba masticando los restos de los cazadores que vimos horas antes. También pasamos por al lado de un poblado Pitufo, vimos sus casas pero no vimos a ningún habitante. Yo supongo que confundieron a Marina con el brujo Gargamel y se escondieron todos en el corazón del bosque.SENDERISMO EN LA ZONA DE WANAKA: ISTHMUS PEAK
Y así llegamos al coche y volvimos a Glenorchy a cenar, que hay que comerse las verduras que da el huerto. Enrique & Marina

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista