Revista Cómics

“Soy muy fiel a lo que tengo en mente”, Juan Berrio ganador del premio de novela gráfica Fnac- Sins Entido

Publicado el 24 marzo 2012 por Ruta42 @ruta42
“Soy muy fiel a lo que tengo en mente”, Juan Berrio ganador del premio de novela gráfica Fnac- Sins Entido

Juan Berrio en su estudio. Foto: Doc Pastor

Juan Berrio es un habitual del cómic y la ilustración, además es el último ganador del premio Fnac-SinsEntido de Novela Gráfica con la obra Miércoles, un relato cercano sobre un día en la vida de unos vecinos.

Esta entrevista la hice originalmente para AQUÍ en Valladolid, y se reproduce con el consentimiento de su director.

Te defines como Madrileño nacido en Valladolid.

Sí, es que es muy complicado saber de dónde es uno, yo mezclo en una sola frase mis dos ciudades, en la que nací y en la que vivo desde la infancia, cuando mis padres vinieron para la capital. Ellos se mudaron por motivos de salud.

¿Ayuda el estar en Madrid en esta profesión?

Supongo que sí, aunque ahora no es necesario vivir en una ciudad grande, yo no tendría ningún problema en irme a otro sitio y de hecho en muchos momentos trabajo más para Barcelona que para Madrid, es lógico porque allí está más desarrollada la industria editorial. A veces ni lo sabes, ya no miras puesto que el contacto se hace por Internet.

Ha cambiado todo bastante.

Sí, afortunadamente para bien, ahora es muy cómodo, cuando yo empecé en los 80 era bueno estar en Madrid con las revistas y toda la movida. Yo siempre he sido muy urbanita, en la ciudad me siento tranquilo y muchas veces el propio cliente te exige que vayas a verle a su oficina aquí.

¿Ha cambiado mucho la industria del cómic desde los 80?

Sí, también bién creo que las cosas están mejor a pesar de que estemos viviendo una mala época, se vende menos. La industria independiente sentó unas bases, los tebeos empezaron a llegar a los medios, a grandes superficies y a salir de esas tiendas siniestras de cómic. Todo es bastante reciente, puede sonar frívolo decir que va bien en este momento de crisis, todavía estamos recogiendo los frutos de ese cambio que llegó a partir del año 2000.

En parte propiciado por la novela gráfica, ¿cómo lo ves tú?

No tiene sentido que lo cuestione cuando acabo de ganar un premio de ello, me estoy empezando a acostumbrar a usar el término. Está haciendo mucho bien al cómic, lo que menos me gusta es tener que coger algo de otra disciplina igual que si lo llamaran películas de papel. Lo importante es que es un fenómeno a nivel de mundial y sienta bien a la industria, tiene unos formatos más atractivos y llega a más lectores.

¿Cómo la definirías tú?

No me atrevería a ello, pero supongo que es algo que tiene que ver con el formato, la extensión y el contenido, pero también con lo de toda la vida. Es una vuelta de tuerca más en algo que ya existía. Casi es más algo de los estudiosos y la prensa, yo cuando me relaciono con los colegas no lo uso y hablamos con más familiaridad.

Yo trabajo escribiendo y dibujando, nunca me ha tocado explicarlo mucho. Para mí es un poco complicado, está bien pero también hay gente a la que se le ha ido la olla y mezcla cosas, casi parece que se gastan las palabras y que ya no se puede decir cómic.

Pasemos a Miércoles, por la que has recibido el premio, ¿lo esperabas?

No, pero sí lo deseaba. Unos meses antes quedé finalista del Premio Nacional de Cómic, me sorprendió mucho, es el reconocimiento de profesionales y se fijaron en una obra que pasó muy discreta por los salones. Es distinto cuando tú te presentas, yo pensaba que no lo hacía para ganar, no era habitual de la novela gráfica y soy más de historias cortas.

Fue hacia final de verano, había terminado encargos y tenía que ponerme con otro proyecto. Estaba entre tres, pero no puedes hacerlos a la vez y aposté por el difícil. No pensaba ganar, cuento las historias a mi aire, son muy ligeras y no pasan muchas cosas, pero me iba a servir igualmente para tenerlo preparado y ya intentaría venderlo fuera de España.

Al final salió bien.

Sí, menos mal porque es un curro enorme. Era un dossier de veinte páginas pero lleva mucho tiempo. Me pegué una paliza para hacerlo y claro te apetece ganar. Yo me alegré mucho, más por la propia obra que por mí, este proyecto no se paraba aquí y no tenía que ponerme a buscar a un editor que le interesara.

¿Y si no hubiera salido?

Te adaptas a las circunstancias, en mi caso es que no puedo hacer todo lo que quiero, en muchas ocasiones me he conformado con estar con solo uno de los proyectos que tenía en mente, hay algunos que tienen que esperar.

Va a parecer un poco un consejo de viejo pero a veces me he alegrado cuando algo ha tardado años en salir, eso te deja madurarlo, incorporar otras cosas y dejas que la idea crezca. Mi filosofía es que mientras algo vaya saliendo yo me siento contento.

¿Qué puedes adelantarnos de la obra?

Me cuesta explicarlo. Es una historia coral en la que la ciudad es importante, quizá la protagonista, los personajes cruzan sus historias a lo largo del día. Tiene la particularidad de estar contado en un único plano secuencia, aunque no sea tal cual ya que es algo más de cine, la idea es que los vecinos se van cediendo el protagonismo, todo va de forma seguida.

Que algo así tenga buen ritmo debe ser complicado.

Sí, en eso estoy, cerrando el guión y revisando los bocetos de las páginas. La trama tiene también algo de musical, casi como si fuera una balada.

¿Y algo biográfico?

No, a menos que sea por casualidad. No suelo contar nada mío, a pesar que me muevo en entornos cotidianos y que podrían ser reales, aunque a mis personajes a veces les sucede algo mágico.

Esto puede relacionarse con tu blog Cuaderno de frases encontradas, que son conversaciones con las que te cruzas.

Es un poco mi pequeño mundo. Yo me estoy moviendo en esos parámetros desde hace muchos años, casi puede parecer obsesivo.

Es cierto que das mucha importancia a lo urbanita.

Sí, pero no es tanto querer expresar algo sobre la ciudad, más bien es que es mi campo de juego. Cuando salgo a pasear cada día me fijo, hay diminutas casualidades o personas que veo pasar. Mis fantasías no tienen que ir por otros mundos, van más por esas pequeñas cosas de la vida cotidiana. Por ejemplo con La tirita, que era una tira para público familiar, casi todas las historias se me ocurrían paseando.

Lo que de nuevo va con Cuaderno de frases encontradas.

Es uno de mis proyectos mimados, aunque me cuesta sacar tiempo para hacerlo. Ocurrió de la manera más natural, me crucé con dos personas y escuché una parte de su charla, me pareció tan curioso que quise congelar ese momento. No sabes nada de los personajes, solo aíslas ese trocito de tiempo y enseguida lo pensé para un blog ya que es un trabajo en construcción, además que tiene algo de bitácora. No salgo yo pero es algo que me acompaña, no es un diario al uso pero estoy hablando de muchas cosas que me rodean.

¿Qué método de trabajo usas?

Empiezo siempre en papel, uso mucho la mesa de luz calcando una y otra vez, voy puliendo el dibujo y soy exigente con lo que hago. Para mí una manera muy cómoda de evaluarlo es ponerlo en la mesa de luz, o invertido en un espejo. Luego lo escaneo y el color casi siempre es digital.

A veces la obra cambia según avanza, ¿es tu caso?

Soy muy fiel a lo que tengo en mente. A veces ese guión dibujado que hago me parece que tiene más gracia, me dan ganas de escanearlo y ampliarlo. Después de que en los 80 me dijeran que en mis historias no pasa nunca nada hice varias con ese título, Nada. Me preocupo por las estructuras, hay mucha geometría de por medio y hay que respetarla o no cuadrará con el espacio que tienes.

Conozco autores que van haciendo el guión según dibujan, yo lo entiendo pero no es mi caso. Por ejemplo en Miércoles vamos de uno a otro, con un número concreto de páginas y tiene que terminar por la noche.

¿Ya has pensado en el final?

Sin desvelar cosas que pasen entre medias puedo decir que empieza con un rayo de sol, entra en una casa, rebota y da en los ojos a un vecino. Este despierta a otro y así se encadena un poco ese amanecer de la ciudad y quiero que termine de la misma forma, ya con todos durmiendo.

Volviendo al tema de guión, en Siempre la misma historia pasaste un esbozo de las páginas a los autores, ¿no hubiera sido mejor darles libertad?

Yo hice los guiones que sé, mi manera siempre ha sido gráfica. Con todo les dije que no quería condicionarles y que cambiaran todo lo que les apeteciera. De hecho al final hay varias páginas con estos bocetos y la viñetas ya terminadas pudiendo verse las diferencias.

¿Y si trabajas para otro?

No lo he hecho mucho, pero me gusta que me lo den bastante cerrado. La historia es de otra persona y prefiero que me cuente lo más posible e incluso que me facilite documentación, me parece bien que el guión venga bastante concreto.

¿Qué influencias tienes?

Esta pregunta siempre da problemas, no me la sé. Es un lío. Muchas veces admiras un trabajo que no tiene nada que ver contigo, y seguramente ese es el motivo por el que te atrae tanto. Yo siempre he sido autodidacta y he ido a mi aire, pero también es una buena experiencia estar con alguien más, por ejemplo con Fermín Solís que funcionamos muy bien.

Por otro lado es bonito ver que vas por mundos paralelos de gente que te rodea, también hay autores que tratan los mismos temas, luego los conoces en un salón y te sientes muy cercano aunque realmente ninguno influya a otro. Es una relación muy fructífera.

También haces un calendario cada año.

Este año no lo he hecho, sí lo tengo pero no lo he mandado. Aproveché que la novela gráfica premiada era Miércoles y usé la primera página, puse que “Este año, todos los días son miércoles”, pero no me gustó el color y lo dejé aparcado.

Hice algunos muy complicados, especialmente los primeros de esta tanda. El del 2002 aproveché lo de ser capicúa para que fuera un estudio sobre los palíndromos, hice otros, contacté con una asociación de Cataluña… Me lo pasé muy bien, así que al año siguiente volví a los juegos de palabras y el motivo era que dos, mil y tres son los únicos números monosílabos y monovocálicos del castellano y dediqué meses de trabajo a un un calendario de monosílabos.

Pasemos a hablar del futuro. ¿Qué proyectos tienes?

Estoy muy centrado en el premio, que me ocupará los próximos cinco meses. También estoy haciendo un libro infantil, que es un compromiso previo, haremos otro número del Usted está aquí. En mayo publicaré el tercer libro de las plazas de Madrid, ya han salido Cibeles y Oriente, ahora es el turno de Sol, yo creo que es el más elaborado y que más se acerca a una historieta en la que pasan cosas aunque sean ilustraciones sueltas.

Miércoles saldrá en el 2013 ¿no?

No, lo hará antes, en este otoño.

¿Y te has planteado seguir después con Jueves?

Lo he pensado pero como cosa teórica, como broma casi. Es una posibilidad, el primer trabajo que publiqué se llamaba Mañana es martes aunque no tenía nada que ver, pero siempre doy vueltas a los mismos temas. No lo descarto, aunque igual no me apetece nada más terminar y quiero dar salida a otras cosas.

Mucha suerte con todo y muchas gracias por tu tiempo.

“Soy muy fiel a lo que tengo en mente”, Juan Berrio ganador del premio de novela gráfica Fnac- Sins Entido

Doc Pastor

Hace tiempo inicié Ruta 42 (@ruta42 en Twitter), una gaceta para la que dedico la mayor parte de mis escritos y fotografías. También colaboro actualmente con el periódico AQUÍ en Valladolid y en la revista LaRAÑA de Sevilla. Cuando no estoy por aquí es que estoy jugando con mi perrito (se llama Loki).

- Más publicaciones


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :