Revista Cocina

Splenda (Sucralosa): ¿Buena o mala?

Por Chicadieta
splenda sucralosa buena o malaLa sucralosa, comercializada originalmente bajo la marca Splenda, es uno de los edulcorantes artificiales más utilizados en la actualidad.
Aliado de muchas personas que buscan adelgazar, la sucralosa endulza las comidas sin dejar ningún sabor adicional y, además, se puede usar para cocinar pues no pierde el poder endulzante con la temperatura.
Sin embargo, entre quienes defendemos una alimentación basada en productos naturales no procesados, la sucralosa definitivamente no es la mejor opción para endulzar. Incluso, muchos la acusan de tener cantidad de efectos adversos, entre los que se cuentan el aumento de la tendencia a engordar... ¡Todo lo contrario de lo que quieren quienes la usan!
Entonces, ¿la sucralosa es buena o mala? ¿es recomendable para adelgazar?

¿Qué es la sucralosa?


Splenda se pocisionó como un edulcorante de "cero calorías" con el eslógan "Está hecho del azúcar, así que sabe como el azúcar" (el cual tuvieron que cambiar luego de un tiempo por ser engañoso, ya que hizo creer a la gente que Splenda era natural).
En efecto, la sucralosa, en principio, no es digerida por nuestro cuerpo así que no engendra un consumo de calorías.
Sin embargo, Splenda sólo contiene 1,1% de sucralosa. ¿Por qué? Porque la sucralosa es 600 veces más dulce que el azúcar, y para endulzar una taza de café, por ejemplo, se necesitarían apenas unos tres granitos de sucralosa.
Como eso es extremadamente poco práctico, la mezcla comercializada como Splenda (y las otras marcas de sucralosa) contiene otras sustancias "de relleno": maltodextrina, dextrosa, y/o glucosa. Todas éstas son azúcares, lo que hace que un paquetico de Splenda (u otra marca) tenga de 3 a 4 calorías.
Evidentemente la cantidad de calorías por paquetico de Splenda es muy inferior a la que contiene una cucharadita de azúcar - pero NO es "cero calorías".
La sucralosa es un compuesto químico sintético (artifical) creado en un laboratorio añadiendo átomos de cloro a una molécula de azúcar. El resultado es una sustancia que no existe en la naturaleza.
Los mayores detractores de la sucralosa señalan el problema de estos enlaces de cloro en la molécula. Si bien el cloro está presente en muchos alimentos de forma natural (como por ejemplo en la sal), la forma en que éste se encuentra en estos alimentos es químicamente diferente a la de la sucralosa.
Nuestro cuerpo no puede procesar los enlaces de cloro en la sucralosa y aprovechar el cloro como lo hace cuando proviene de alimentos naturales, lo que la hace potencialmente peligrosa por ser completamente antinatural.
El uso de sucralosa como endulzante fue aprobado en Canadá en 1991, en Australia en 1993, en Nueva Zelanda en 1996, en Estados Unidos en 1998 y en la Unión Europea en 2004. Para el año 2008 ya había sido aprobada en más de 80 países.

Lo que dicen las investigaciones


Debido a su existencia reciente, no hay estudios a largo plazo que prueben que el consumo de sucralosa no es nocivo ni presenta riesgos de ningún tipo para la salud. Además, por tratarse de una sustancia de consumo humano, no se han realizado estudios específicos que permitan evaluar su posible toxicidad.
Un estudio realizado en ratones de laboratorio encontró que un consumo moderado de sucralosa disminuía la flora intestinal (las bacterias buenas que tenemos en el intestino) en alrededor de 50%. Además, se observó que podía producir un aumento de peso, y que aumentaba la concentración de sustancias anti-toxinas en el cuerpo.
Es verdad que los hallazgos de este tipo de investigaciones no se pueden extrapolar a seres humanos, pero sólo "por si las moscas" yo me mantengo alejada de la sucralosa (y de cualquier edulcorante artificial, a decir verdad).
Además, estudios recientes han demostrado que la sucralosa ha resultado ser un contaminante persistente de las aguas en Estados Unidos, y que afecta negativamente la movilidad y el comportamiento de algunas especies acuáticas.
Si esto es así, ¿quién garantiza que cantidades importantes de sucralosa no se vayan acumulando en nuestro propio organismo? (recordemos que todas nuestras células tienen agua por dentro). Además, ¿cómo saber que esto no afecta nuestro propio funcionamiento?
Y para quienes argumentan que las cantidades de sucralosa que ingiere una persona normalmente es muy pequeña, no hay que olvidar que todos los productos light (y muchos de los que no lo son) contienen sucralosa en cantidades que desconocemos, eso sin contar los sobrecitos de edulcorante que se usan para el café y otras bebidas, en la cocina (para tortillas y gallettes dulces, tartas, pudines y demás postres).
En realidad no se puede sacar la cuenta de cuánta sucralosa consume una persona "a dieta", pero yo creo que puede llegar a ser bastante...

Cuidado con lo que compras


Más productos de los que crees contienen sucralosa, o algún otro edulcorante artificial. La única manera de evitar consumirlos es tratar de comprar únicamente alimentos naturales no procesados, y leer bien las etiquetas de todo lo que venga en caja o paquete.
Para que la puedas ubicar sin problemas, te comento que la sucralosa se conoce en la Comunidad Europea como el aditivo E955. Otros edulcorantes artificiales son el aspartame o aspartamo, la sacarina, y el acesulfame K (acesulfame de potasio o acesulfame potásico).

Comparte tu experiencia


¿Tú consumes edulcorantes artificales? ¿Alguna vez notaste un efecto adverso por consumir edulcorantes artificiales? ¿Qué usas para endulzar tus comidas y bebidas?

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario