Revista Cine

Sueñan las ovejas con humanos eléctricos?

Publicado el 06 abril 2017 por Jal9000 @zinemaniaco
Sueñan las ovejas con humanos eléctricos?

Al margen de lo estúpido del título del artículo (algo habitual por estos lares), vamos a hablar de algo que todos tenemos, pero pocos recordamos... los sueños.

Bueno, vale, hay algún que otro psicópata que no sueña, y otros macarrillas que van de duros y dicen que no sueñan, pero vamos a ver algo de los que sí sueñan, y de otros que nos hacen soñar, y la vuelta de tuerca: los que nos hacen soñar con sus sueños.

Si todavía no te has perdido, espera... continuamos tras el salto.

El cine, o más bien "las películas" fueron sueños, ideas, escenas sacadas de las cabezas de sus directores y guionistas que fueron montando después para crear historias. Otras son más realistas, en el plano onírico, y son caóticas, desordenadas, sin sentido, geniales.

No vamos a analizar aquí cuál es el significado de los sueños, porque para eso ya hay expertos en la materia, psicoanalistas y argentinos en general que te darán las respuestas que necesitas, o cuando menos te dirán que la culpa es un 50% de tu madre y otro 50% por masturbarte compulsivamente. No. Aquí vamos a hablar de 1 película que, de alguna manera, vincula la la realidad y los sueños de una forma magistral.

BLADE RUNNER

Sueñan las ovejas con humanos eléctricos?

Basada en la novela de Philip K. Dick llamada "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", en una clara alusión zoófila... No, es broma. En la novela, Rick Deckard, el prota, tenía una oveja como mascota, a la que quería mucho y tenía en muy alta estima, además que en ese tiempo tan lejano (un futuro 1992 en la novela, un próximo 2019 en la película), tener un animal vivo era un símbolo de poder y caché social sólo superado por un caballo. La oveja murió de tétanos, así que se gastó un dineral en hacerse con una oveja androide para mantener las apariencias en el vecindario. De ahí el título, porque si los humanos sueñan con tener una oveja... ¿soñarán los androides con tener ovejas-droide?

No vamos a ver nada de la película ni de la novela, sólo de un rumor, una idea que surgió después... Rick Deckard: ¿es humano o es un replicante?

Hay multitud de teorías que apuntan a que es un androide. En la película no resulta tan evidente, pero en la novela sí que dejan entrever un poco más esta posibilidad, sin confirmarla ni descartarla.

Mi visión: No, Deckard no es un replicante. Al margen de que en la segunda peli veremos que está viejo (evidentemente), Rick sueña, recuerda, siente dolor... Sí, los mentideros dirán que "es una versión mejorada", "un Nexus 7", etc. Pero yo digo que nanai.

Mucho me ha hecho soñar a mí Blade Runner y mucho me ha dado que pensar. Durante mucho tiempo, después de ver la película (sin haber leído la novela), me preguntaba cuál sería el significado del nombre, del título... Blade Runner, y la traducción literal, sin interpretar, no me tenía ningún sentido más allá de que el prota se pasaba corriendo un buen trozo de peli. Luego creces, lees, tienes internet y te enteras de cosas muy interesantes que le dan más riqueza a tu vida y cultura.

El título de la película viene de la novela The Bladerunner, de Alan E. Nourse, cuyo protagonista contrabandea instrumentos quirúrgicos en el mercado negro y de Bladerunner, A Movie (en algunas ediciones Blade Runner), un tratado de cine escrito por William S. Burroughs; pero más allá del título, ninguna de las obras antes mencionadas resulta relevante para la película. Fancher encontró casualmente una copia de Bladerunner, A Movie mientras Scott estaba buscando un título comercial para su película; a Scott le agradó el título, y obtuvo los derechos sobre él, pero no sobre la novela.

fuente: Wikipedia

La película, aunque no tuvo mayor relevancia en los USA, sí la tuvo en el resto del mundo, y rápidamente pasó a ser una película de culto. Tengo varias versiones de la misma, de hecho, y como fanboy, seguiré haciéndome con más, siempre que aporten novedades como metraje o extras.

Hoy se nos antoja simpático que en 1968 soñaran con una distopía futurista de 1992 con androides y colonias lunares. Lo miramos con media sonrisilla por lo inocentes que eran en los 60/70... Recordemos que la peli es del 84, se sitúa en el 2019, que está ahí a un paso, y seguimos sin más androides que muñecas hinchables y sin más coches voladores que el Dodge 3700 GT de Carrero Blanco. Y esto es algo que me fastidia... Entre Regreso al futuro, Blade Runner y alguna que otra más, me está chafando los sueños futuristas.

Habrá que esperar. Habrá que seguir soñando al menos hasta el 6 de octubre de 2017, que es la fecha de estreno de la secuela, Blade Runner 2049 ... ya nos pone el listón un poco más lejos para ver esos androides y esos coches voladores.

Tienes ganas?


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas