Revista Cultura y Ocio

Tariq Ramadan: Manifiesto por un nuevo nosotros

Publicado el 04 enero 2012 por Doloresfuentes
 
"Nuestras sociedades tienen necesidadde un nuevo "nosotros". Un "nosotros" que reúna a hombresy mujeres, a ciudadanos de toda religión o sin ella que luchen unidos contra las contradicciones de su sociedad, por el derecho al trabajo, la vivienda y el respeto y contra el racismo, la discriminación y cualquier tipo de violación de la dignidad humana. Ese "nosotros" debe representar, a partir de ahora, una unión y una dinámica de ciudadanos que, confiando en sus valores, defienden el pluralismo de su sociedad común y, respetando las identidades plurales, deciden combatir juntos en aras de los ideales que comparten en el seno de su sociedad. Ciudadanos integrados, fieles y críticos que, para enfrentarse a la evolución del miedo, emprenden una revolución de la confianza. Es así como, frente a la emoción y las reacciones epidérmicas, es decir, histéricas, acaba imponiéndose la razón, el diálogo serio, la escucha y la razón, la visión razonable de cuestiones sociales complejas y difíciles".
"Manifiesto por un nuevo nosotros" de Tariq Ramadan es el último artículo del libro Espiritualidad y política."Hay motivos para estar preocuparnos." Así es, como empieza el artículo de Tariq Ramadan. ¿Por qué hay motivos para estar preocupados? Existen indicios que hacen pensar, que efectivamente, algo está sucediendo, y, que es motivo de preocupación para Tariq Ramadan. Algo que afecta directamente a los musulmanes que viven en las sociedades occidentales. ¿Qué llama la atención a Tariq Ramadan? ¿Qué está sucediendo en las sociedades occidentales? ¿Cuál es la implicación de los musulmanes? La situación de los musulmanes en las sociedades occidentales no ha sido fácil. Y, especialmente, sobre todo después del 11 de septiembre de 2001. Parece haber empeorado la relación de los musulmanes con sus conciudadanos no-musulmanes, que, junto a las continuas tensiones migratorias en esas sociedades, han convertido a los musulmanes y al Islam, en la expresión de una amenaza latente, que puede llegar a estallar virulentamente en un conflicto que va más allá de un conflicto social. El resultado es la instalación del miedo en esas sociedades.
Las sociedades occidentales están atrevesando un periodo de profundo cuestionamiento de la identidad nacional. A esto, cabe añadir las tensiones ligadas a la integración- ¿integracionismo?- de los "inmigrantes" en términos generales y a los debates sobre el papel de los musulmanes en esas sociedades occidentales. ¿Qué hay detrás de eso? Lo que hay detrás es una crisis identitaria, es decir, una crisis en nuestro proyecto colectivo como sociedades occidentales. Una crisis que tiene mucho ver con nosotros mismos y nuestra posición en el mundo. Sufrimos una crisis en nuestra identidad nacional. ¿Quiénes somos? No hay una respuesta clara. Ese no "encontrarse" como sociedades occidentales, como consecuencia de la entrada en crisis de ese proyecto común llamado occidente- principios y valores-, hace que proyectemos nuestras inseguridades y nuestros miedos a los musulmanes que viven entre nosotros.
Esta situación lleva a los musulmanes a una disyuntiva: o bien, adoptar una actitud de sumisión y declararse públicamente una víctima de la sociedad, o bien, enfrentándose directamente al problema, y, hacer lo que esté en sus manos para cambiar la situación. Es decir, estamos frente a un dilema existencial que puede promover actitudes reactivas ante una situación discriminatoria o bien puede fomentar actitudes proactivas ante esa situación. Nadie puede tomar una decisión por ellos. Como bien dice, Tariq Ramadan " la pelota está en su cancha y nada cambiará, en el fondo, si no deciden enfrentarse, de manera constructiva, a las críticas y autocríticas y empiezan a responder a la lenta evolución del miedo". La clave está en la concienciación de la situación de vulnerabilidad de los musulmanes en las sociedades occidentales y en la adopcion de una actitud prospectiva, que haga frente a los miedos y a los temores que se han depositado en esas sociedades, con una "revolución de la confianza" en los corazones de los musulmanes. "Revolución de la confianza" que es, como veremos más tarde, una de las aportaciones de Tariq Ramadan al artículo, y, sin esta revolución de la confianza no puede construirse  un nuevo "nosotros".
La presencia de millones de musulmanes en los países occidentales ha obligado a la población de esos países a reconocer que sus sociedades han cambiado:
  1. La homogeneidad cultural es un concepto obsoleto.
  2. La identidad es un asunto complejo.
  3. La heterogeneidad social es un ideal difícil de alcanzar cuando se multiplican los problemas sociales.
Estos cambios en las sociedades occidentales lleva a Tariq Ramadan a formularse estas preguntas:- "¿Pueden los musulmanes vivir en sociedades secularizadas?"- "¿Sus valores son compatibles con los de la democracia?"- "¿Pueden luchar contra las escandalosas conductas que, en ocasiones, se llevan a cabo en su nombre( como el terrorismo, la violencia doméstica, el matrimonio forzoso,etc)?"- Y,"¿Pueden salir de los guetos sociales en los que cada vez hay más paro, inseguridad y marginación?"La formulación de estas preguntas- u otras-  no es un hecho superfluo, sino todo lo contrario, responde a una motivación interna del autor: ¿Pueden ser ciudadanos de pleno derecho y asumir su propio destino en las sociedades occidentales? Para Tariq Ramadan, los musulmanes deben asumir y expresar la confianza que tienen en sí mismos, en sus valores y en su capacidad de vivir en el seno de esas sociedades occidentales. Habla de una "revolución de la confianza". Esa revolución empieza por la confianza en uno mismo y en las propias convicciones; se trata que asuman su propia herencia cultural y desarrollen una actitud positiva y crítica al respecto.Frente al "miedo legítimo" de sus conciudadanos, los musulmanes "occidentales" no pueden contentarse con minimizar o eludir los problemas. Deben elaborar un discurso crítico que denuncie las lecturas "radicales", "literalistas y/o culturales" de los textos religiosos. En nombre de los principios del Islam debe negarse la instrumentalización de esos textos sagrados para justificar el terrorismo, la violencia doméstica o el matrimonio forzoso. También debemos entender que los problemas sociales como el paro, la marginación, la pobreza y la inmigración no son "problemas religiosos" y nada tienen que ver con el Islam. En otras palabras, debemos negarnos a la "islamización de cuestiones educativas y socioeconómicas", que no requieren de soluciones religiosas, sino políticas.
Una de las formas de responder al "miedo legítimo"según Tariq Ramadan consiste en "deconstruir la problemática sin llegar a desconectar, por ello, los diferentes elementos que la componen. Y, con la expresión "de construir sin desconectar", nos referimos a la necesidad de diferenciar el hecho estricamente religioso de los problemas escolares, sociales o ligados a la inmigración y analizar a continuación el modo en que, en el terreno sociopolítico, se establecen las relaciones de causa y efecto." Es imprescindible comprender cuáles son las causas que explican porque los musulmanes son los más afectados por diferentes problemáticas sociales.
Junto a eso, que acabamos de mencionar, hay que añadir la instrumentalización del miedo. El discurso del miedo ha tendido a normalizarse en el seno de los partidos políticos de diferentes signos. El origen de esa migración - y nidación posterior- es la ausencia de ideas políticas renovadoras que alienten el pluralismo cultural y que sirvan para luchar contra el paro y la marginación social de la poblacióm musulmana. Afrontar, en suma, el cambio cultural e identario de las sociedades occidentales actuales. Por contra, estos partidos se contentan con la protección de la "identidad nacional", la homogeneidad cultural, la defensa de los "valores occidentales", la imposición de un marco legal estricto "para los extranjeros" y la implantación de leyes para luchar contra el terrorismo. Este tipo de discurso juega con el miedo de las personas. Pero, además introduce una diferenciación malévola: la existencia de una división entre nosotros, los occidentales y ellos, los musulmanes. Esta división, entre unos y otros, conduce a la generación de afirmaciones racistas y xenófobas: Se revisa el pasado negando al Islam toda participación en la formación de la identidad occidental, se somete a los musulmanes a exámenes destinados a verificar su capacidad de "flexibilidad" y acaban imponiéndose leyes destinadas a aumentar la seguridad nacional.
Frente a esta instrumentalización, ¿Cuáles deben ser las acciones de los musulmanes? Deben participar activamente junto a sus conciudadanos en el debate público sobre estos temas y hacerse escuchar y entender. Los ciudadanos deben efectuar un análisis crítico de estos discursos racistas o xenófobos. Es, precisamente, en nombe de los valores de Occidente- justicia, igualdad..- que hay que combatir la generalización de un discurso político que normaliza el racismo, el trato discriminatorio y la estigmatización de una parte de la población- la musulmana-. Se trata de negarse a tener que demostrar la pertenencia a la sociedad, reivindicar nuestros derechos y llevar a cabo una crítica a la política de los gobiernos occidentales.
Los musulmanes pueden aportar la reconciliación de las sociedades con sus propios ideales y/o valores. Hay que valorar cada sociedad comparando sus ideales con el ejercicio de los derechos humanos y la igualdad de trato. Debemos someter a nuestras sociedades a prueba, comparando sus discursos con las acciones específicas para alcanzar dichos ideales. Adoptar una actitud autocrítica con respecto a nuestras sociedades.
Este proceso de reconciliación necesita de un nuevo espacio compartido por la ciudadanía. Ese nuevo espacio requiere de un nuevo "nosotros". ¿En qué consiste ese "nosotros"? Ese "nosotros" aúna a ciudadanos que luchan contra las contradicciones de su propia sociedad a favor de los derechos humanos y en contra de cualquier ideología racista o xenófoba. Ese "nosotros" debe representar una unión de ciudadanos que defienden el pluralismo y que deciden combatir juntos a favor de los ideales que comparten. Ciudadanos que, para enfrentarse al miedo, emprenden una revolución de la confianza.
Es, a escala local, donde se juega el futuro de las sociedades occidentales. Es necesario contribuir en la formación de movimientos de iniciativas locales en los que ciudadanos de diferentes religiones, culturales y sensibilidades abren espacios de conocimiento mútuo: espacios donde puede florecer esta revolución de la confianza. Los proyectos comunes son los que deben aunar y contribuir a la creación de este nuevo "nosotros" y enfrentarnos juntos a cuestiones sociales prioritarias- la educación, la inseguridad, la fractura social o el racismo- que verdaderamente pueden unir a la gente.Como hemos dicho antes, las sociedades occidentales no solucionaran sus problemas sociales, centrándose en una política basada en la seguridad. Al contrario, deben transformar el clima de desconfianza y hacer un discurso crítico sobre la gestión del fenómeno migratorio para encauzar esos problemas.
En suma, son la confianza, a escala local, y el espíritu crítico, a nivel global, los escenarios que fomentan la reconciliación entre civilizaciones. El compromiso ciudadano debe basarse en la revolución de la confianza, la lealtad crítica y en el nacimiento de un nuevo "nosotros"puesto en marcha por movimientos nacionales basados en iniciativas locales.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :