Revista Cocina

Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros

Por Mis Dulces Joyas

Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
El tiramisú es un postre frío de cuchara que se monta en capas. Son capas alternas de bizcochitos soletilla o savoiardi (humedecidos en café) y crema de queso mascarpone. Una vez montado se deja asentar durante unas horas en el frigorífico, antes de ser servido. Se sirve bien frío y espolvoreado con cacao en polvo.
Esta es la versión clásica del tiramisú, pero la misma receta permite ciertas variaciones sin salirse de su autenticidad, en cuanto a textura y sabor se refiere. De ahí que se puede preparar y con otro tipo de queso fresco de sabor casi neutro o poco marcado, o con una parte de queso y otra de nata. A la crema en ocasiones se le añade gelatina para aportarle más consistencia, sobre todo si se quiere preparar una tarta. También se puede enriquecer con chocolate, fruta fresca troceada o mermelada, e incluso se puede aromatizar con licor de café o almendras.
Es un postre de origen italiano, concretamente proviene de la región del Véneto, cuya capital es Venecia. Aunque hoy en día es uno de los postres italianos más extendidos por todo el mundo, y no se puede imaginar un restaurante italiano sin tener en su carta de postres un buen tiramisú, realmente se trata de un postre joven y moderno, ya que su existencia data desde los años cincuenta del siglo pasado.
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tengo que contaros, que yo conocí esta delicia gracias a mi marido. Con mis 18 anos recién cumplidos, mi marido (entonces mi novio) me invitó a cenar en una pizzería y me dijo: "Guárdate sitio para el postre, te voy a pedir un postre que te va a encantar". Y la verdad me encantó..., desde entonces mi marido sabía como ganarme :)
Hoy en día todavía me acuerdo de aquel tiramisú, y no es que fuera el mejor tiramisú que haya comido a día de hoy, pero era el único que había probado hasta entonces y me parecía exquisito, caí rendida ante tal delicadeza.
Y digo yo, quien no cae rendido ante este postre tan suave, cremoso, aromático y absolutamente delicioso. Es uno de aquellos postres que se hacen querer al instante. No es nada empalagoso, ni demasiado dulzón. Además cuanto más tiempo lo dejas reposar más bueno está.
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Mi hija pequeña la primera vez que lo probó me dijo: Mama este postre me encanta, lo tienes que hacer más a menudo, eehhh...mama, me oyes, pero muuuy, muy... a menudo !!! Y mi hija mayor me dice que hago el mejor tiramisú del mundo, que le he creado una autentica adicción a mi tiramisú y que no le gusta ninguno otro que va probando por ahí, que le he puesto el nivel muy alto, jejeje... Será amor de hija, porque ya veréis que la receta es la típica clásica receta del tiramisú, casi sin modificaciones, salvo un punto muy importante en la preparación.
El tiramisú, concretamente la crema de mascarpone por norma general se prepara con huevos crudos sin cocción. En la red 98% de las recetas de tiramisú se preparan con huevo crudo, que a mi la verdad no me hace mucha gracia, teniendo en cuenta que los alimentos crudos y sobre todo los huevos son portadores de muchas bacterias. Pues para evitar intoxicaciones, infecciones y desgracias yo bato los huevos (o las claras y las yemas, ya que hay que batirlas por separado) con un almíbar a punto de bola blanda (cocido hasta 121ºC), como si fuera para un merengue italiano. Es más trabajo y la preparación se hace más laboriosa, pero más segura también.
Espero que os guste mi forma de preparar este postre y como siempre os animo a que preparéis esta receta en casa, estoy segura que volveréis a repetir.
Utensilios necesarios:
Manga pastelera, boquilla de 13 - 15 mm de ancho, tamiz, batidora eléctrica de dos varillas, papel de horno, bandeja de horno, báscula de alimentos, espátula, termómetro de cocina, separador de yemas y molde o una fuente de 22cm * 28cm y 5cm de alto.
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Receta
Tiramisú
(para un molde de 22cm*28cm y 5cm de alto, 
o de 2 litros de capacidad, o 12 raciones)
Ingredientes:
6 yemas de huevo L 4 claras de huevo L 750 gr de queso mascarpone 180 gr de azúcar 60 ml de agua 2 tazas (250 ml) de café fuerte  1 copita de licor de café o de almendras (Tía María, Kahlúa o Amaretto), opcional  2 cucharadas de cacao en polvo (cacao puro, sin azucares añadidos) 20 bizcochos de soletilla o savoiardi (*)
    Preparación:
  • Antes que nada preparar el café y dejar templar.
  • Verter el azúcar y el agua en un cazo y cocer a temperatura media alta, hasta alcanzar los 121ºC, o hasta conseguir un almíbar a punto de bola blanda.
  • Cuando el almíbar haya alcanzado los 100ºC, empezar a montar las claras a punto de nieve, haciendo uso de unas varillas eléctricas. Reservar.
  • En otro recipiente refractario batir un poquito las yemas.
  • Cuando el almíbar esté listo, echar la mitad del mismo muy lentamente sobre las yemas, y segur batiendo con las varillas hasta que espesen y blanqueen, o hasta que la mezcla se enfríe por completo. 
  • Lavar muy bien las varillas bajo el grifo, con jabón y agua para eliminar toda la grasa posible, y secar con papel de cocina.
  • Con las varillas limpias volver a trabajar las claras, previamente un poco montadas. Echar poco a poco el resto del almíbar (que ahora alcanzará una temperatura de 112ºC - 115ºC)  sobre las claras montadas, y seguir batiendo hasta que el recipiente esté completamente frió, y el merengue esté muy firme. Reservar.
  • En otro recipiente batir el queso mascarpone hasta que esté suave y cremoso. Añadir las yemas batidas y batir con las varillas hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Añadir las claras montadas y mezclar con una espátula, suavemente y con movimientos envolventes, intentando que las claras no pierdan todo el aire que le hemos incorporado con el batido. Este paso requiere de un poco de paciencia, pero es importante ser delicado en este punto, pues aquí es donde conseguimos la textura perfecta de la crema del tiramisú.
Mi truco: Yo le suelo añadir a la crema un buen chorrito de licor de café. Uso el Tía María, y la verdad el licor le aporta muchísimo aroma. Por supuesto si no queremos usar alcohol podemos prescindir de el, pero hay que saber que la diferencia es notable.
Una vez tenemos la crema lista procedemos al montaje del tiramisú.
         Montaje: 
1.Mezclar el café con la copita de licor (si se desea usar licor).
2.Mojar ligeramente la mitad de los bizcochos en la mezcla de café y licor, de uno en uno, y disponerlos en la base del molde o la fuente.
3.Cubrir los bizcochos con la mitad de la crema de mascarpone y colocar encima el resto de los bizcochos, también mojados.
4.Extender en la superficie el resto de la crema, o verter esta crema en una manga pastelera provista de una boquilla lisa y ancha, y decorar el tiramisú con la crema haciendo unos copetes intentando que todos sean del mismo tamaño e intentando seguir una simetría.
5.Reservar el tiramisú en el frigorífico durante un par de horas como mínimo, antes de consumir.
6.A la hora de servir espolvorear por encima con el cacao en polvo, con la ayuda de un pequeño colador de malla fina.
 
(*) Los bizcochos de soletilla o savoiardi se pueden encontrar en cualquier supermercado, aunque si se dispone de tiempo libre recomiendo prepararlos en casa, ya que no cuesta nada hacerlos y el resultado es más que satisfactorio. El tiramisú está muchísimo más bueno si se prepara con unos bizcochitos de soletilla caseros. Os dejo mi receta favorita de estos bizcochitos.

Ingredientes para los bizcochitos de soletilla (savoiardi):
(para 20 bizcochitos de 9 cm de largo)

3 yemas de huevo L 2 claras de huevo L 60 gr (20 gr + 40 gr) de azúcar 35 gr de harina común 30 gr de maicena
azúcar glasé para espolvorear
   Preparación:
  • Precalentar el horno a 180ºC (horno con ventilador) - 190ºC (horno convencional).
  • Dibujar en una hoja de papel de horno (del mismo tamaño que la bandeja del horno) tres rectángulos (a lo largo del papel) de 10 cm de ancho, o dibujar dos líneas en el medio del papel dejando un espacio de 10 cm entre las líneas y los bordes del papel. Cubrir con esta hoja una bandeja del horno, intentando que la parte dibujada quede por debajo, tocando la bandeja.
  • Tamizar por separado los dos tipos de harina. Reservar.
  • Batir las yemas con 20 gr de azúcar a máxima potencia durante 3 - 4 minutos, o hasta que las yemas se hayan convertido en una crema suave y blanquecina.
  • En otro bol montar un poquito las claras e añadir el azúcar restante (los 40 gr restantes). Montar hasta conseguir un merengue bien firme, que al volcar el bol no se caiga. Los picos no se deben de doblar, tienen que estar bien firmes.
  • Tamizar de nuevo la maicena sobre las claras montadas. Remover con movimientos envolventes y suaves, de abajo - arriba sin prisas y intentando de no perder el aire que le hemos incorporado a las claras con el batido.
  • Añadir las yemas y remover igual, despacio y de abajo - arriba hasta que la masa se vuelva de un color uniforme.
  • Tamizar de nuevo la harina sobre la masa y volver a remover, igual que antes, con cuidado.
  • Poner la masa en una manga pastelera, provista de una boquilla lisa de 13 - 15 mm de apertura.
  • Ir formando los bizcochitos en el papel, intentando de no pasarse de los rectángulos dibujados y a 2 cm de distancia el uno del otro.
  • Espolvorear por encima los bizcochos con azúcar glasé y hornear durante 12 -15 minutos.
  • Dejar enfriar durante 5 minutos en la bandeja, luego despegar con cuidado del papel y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.

Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros www.misdulcesjoyas.blogspot.com
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Observaciones:
Si en casa tenéis niños pequeños que van a degustar este postre, es recomendable utilizar café descafeinado y prescindir del licor también. Aunque yo tengo un truco a la hora de hacer el tiramisú, para que todo el mundo quede contento. Una parte de los bizcochos los remojo en café y licor y la otra solo en café, también a la mitad de la crema le pongo licor y la otra mitad la dejo tal cual. Así que preparo una mitad de la fuente con licor y la otra sin licor.
Si podéis os recomiendo que invirtáis en un buen queso mascarpone, porque marca totalmente la diferencia, tanto en sabor como en consistencia. Para los que sois de España os comento, a mí el queso mascarpone que mejor resultado me da es el que venden en los supermercados "Fraga", y no me pagan por decir esto. Es un queso de una consistencia espesa y un sabor muy agradable, perfecto para elaborar un buen tiramisú o cualquier crema de queso.
 El café puede ser soluble, pero mucho mejor si es expreso recién hecho.
Animaros a preparar esta receta !!!
Es un postre que no dejara indiferente a nadie, una delicia para el paladar.
Hasta pronto !!!
Besos ♥♥♥ Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros
Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros Tiramisú con bizcochitos de soletilla (savoiardi) caseros

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas