Revista Cine

Tulum, México

Publicado el 06 marzo 2012 por Angel Esteban

Tulum

   Al llegar a Tulum uno tiene la impresión de haber llegado al paraíso, las ruinas de las edificaciones mayas asomándose desde lo alto de una colina hacia el Caribe mexicano le otorgan al lugar una imagen única de entre las ruinas mayas.  La combinación de azules, el del profundo cielo y el turquesa marino tocándose en el horizonte, son como pinceladas en este lienzo increíble que se llama Tulum. Inicialmente la pequeña ciudad fue conocida como  “Zama” lugar del amanecer, para posteriormente ser conocida con el nombre actual, el cual significa ciudad de las paredes o ciudad amurallada, a partir de la muralla que la protege. Tulum corresponde al período post-clásico maya y es contemporánea con Uxmal y Mayapán, y fue habitada siglos después de la llegada de los españoles, hasta que la población local fue paulatinamente abandonándola y finalmente despoblaba y devastada por las enfermedades europeas. Hasta el siglo XX los mayas se dirigían hasta las ruinas a practicar antiguos ritos de adoración a sus dioses, hasta que el desarrollo del turismo, desplazó a los nativos de tales prácticas. Tulum fue un importante centro de comercio gracias a las comunicaciones marinas y acceso a diferentes ríos y canales en el área de Yucatán y Centroamérica. La ciudad fue consagrada al culto del llamado “dios descendente” por los sacerdotes-astrónomos que veían nacer a Venus como estrella vespertina y a su vez renacer como “Estrella de la Mañana”; como un dios dual que regía la vida de los pobladores de la costa.

  La zona arqueológica se compone de edificios que en su momento constituyeron el núcleo principal (ceremonial y político) de la ciudad, monumentalmente delimitados por la muralla mejor conocida del mundo maya. En el entorno de esa muralla, se encontraba un enorme número de casas construidas de madera y palma, de las cuales hoy prácticamente no se conserva ninguna evidencia. La muralla antes mencionada delimita al conjunto principal por sus lados norte, sur y oeste, ya que la porción oriental mira directamente al Mar Caribe. Cuenta con cinco accesos y dos torres de observación, que dan cuenta del grado de control que en su momento se ejerció sobre quienes pretendieron entrar a esta zona.

 

El templo de los vientos

El Castillo, Tulum

43.650000 -79.533000

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario

Dossier Paperblog