Revista Deportes

Un piloto enamorado de su moto hasta la eternidad

Publicado el 05 junio 2016 por Laura Bernal Sansalvador @BerSanLaura

Me ha costado mucho encontrar las palabras y el momento adecuado para escribir esta carta. Quería que fuera el día indicado para dedicarle al ‘Mexicano’ mis más humildes frases. Creo que no hay ninguno mejor que este, el día de las carreras en las que todos los pilotos correrán por y para un piloto valiente que se fue antes de tiempo.

El motociclismo llora la pérdida de un gran héroe sobre la moto y bajo de ella. El viernes se vivió uno de los momentos más inesperados y trágicos del motoclismo, una caída en los entrenamientos hizo que Luis Salom impactara contra su moto, una caída que ninguno avecinaba como grave pero que poco a poco se fue avecinando lo peor.

No quiero entrar en detalles, ni recordar los malos momentos vividos esa tarde, solamente quiero escribirle a un piloto valiente, amigo y rival de sus compañeros, que enseñó a más de uno ese carisma que le hacía grande tanto dentro como fuera de la pista.

51.gallery_full_top_fullscreen
50.gallery_full_top_fullscreen
49.gallery_full_top_fullscreen
46.gallery_full_top_fullscreen

Este deporte nos hace disfrutar  como el que más, pero existen muchos riesgos a los que los pilotos deben enfrentarse cada vez que salen a pista. No se puede evitar una situación tan angustiosa como la que sucedió el viernes y por ello hoy se le va a homenajear al mallorquín disputando las tres carreras quitando del trazado la curva 12.

Con 24 años, Luis Salom ya había conseguido ser conocido como uno de los mayores rivales en la categoría de Moto2. Consiguió destacar entre todos los pilotos y se jugó el mundial de Moto3 en dos ocasiones 2012 y 2013. Conocido como “El Mexicano” y con ese gesto humilde, valiente, risueño y carismático fue marcando a todos los que lo conocían y apoyaban.

43.gallery_full_top_fullscreen
42.gallery_full_top_fullscreen
38.gallery_full_top_fullscreen
36.gallery_full_top_fullscreen

Prácticamente Luis aprendió a andar al mismo tiempo que cogía una moto gracias a la pasión inculcada por su abuelo y su padre. Su familia siempre ha estado muy unida y su madre nunca se separó de él en ningún Gran Premio. Él siempre agradecía la suerte que tenía por todo el apoyo recibido y rezaba cada vez que se subía a la moto, no para tener suerte sino para que a todos les fueran bien las carreras y no pasara nada.

Todos los pilotos lloran su pérdida y durante el fin de semana se han podido escuchar miles de dedicatorias y apoyos a la familia que decidió que el Gran Premio siguiera su curso porque así lo hubiera querido él.

Sólo me queda por decir que siempre será recordado y que gracias a él muchos aprendieron cómo se pilota la vida y una moto.

Siempre dentro. Siempre en nuestros corazones.

34.gallery_full_top_fullscreen
33.gallery_full_top_fullscreen
31.gallery_full_top_fullscreen
30.gallery_full_top_fullscreen

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista