Revista Medio Ambiente

Vivir en grupo: juntos pero no revueltos

Por Davidalvarez
La marea esta alta y en una ría cualquiera del Cantábrico se apiñan varias decenas de aves en las pocas rocas que quedan al descubierto. Son limícolas, y como indica su nombre común, se alimentan en los limos húmedos que quedan descubiertos al bajar la marea. Pero aún tendrán que esperar hasta que se retire el agua y mientras tanto, juntas en esa pequeña porción de tierra seca se sienten seguras. 
Vivir en grupo: juntos pero no revueltos
La marea baja muy rápido y una vez que se empieza a retirar el agua, los limícolas que esperaban pacientemente vuelan para buscar los mejores sitios. Sobre el fango húmedo, una legión de aves camina rápidamente mientras hunden sus picos en el barro.
Grupos de Agujas colipintas (Limosa limosa) y colonegras (L. lapponica), Zarapitos trinadores (Numenius phaeopus) y correlimos de distintas especies aprovechan este momento para alimentarse sin descanso. Al cabo de unas horas, cuando vuelva a subir la marea, tendrán que buscar un lugar donde descansar y estar protegidos hasta que baje de nuevo y puedan retomar su frenética actividad alimenticia. 
Vivir en grupo: juntos pero no revueltosCorrelimos tridáctilos (Calidris alba) y chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)
Pero si nos fijamos en su aspecto, aunque todas se alimentan en los mismos lugares, unas tienen las patas y el pico largo, otras tienen patas cortas y picos también cortas, otras tienen picos rectos y otras los tienen curvados. 
Vivir en grupo: juntos pero no revueltosVivir en grupo: juntos pero no revueltosAguja colipinta (Limosa lapponica) y Zarapito trinador (Numenius phaeopus)
Cada una de las especies se ha especializado en un tipo de alimento y de esta forma aunque estén todas juntas en el mismo sitio no compiten entre si. Unas se alimentan de pequeños crustáceos que se encuentran sobre la superficie y sus picos son cortos, otras en cambio tienen picos largos para capturan gusanos que están enterrados a más de 20 cm de profundidad y otras tienen un pico especializado para capturar unas determinadas especies a las que otros limícolas no pueden acceder.
Pero además de juntarse en sitios propicios para alimentarse, los limícolas se suelen desplazar juntos e incluso forman bandos inter- e intra-específicos durante la migración. Estas agrupaciones entre animales se pueden producir por varios motivos, aunque quizás el más frecuente es para protegerse frente a los depredadores. Dentro del grupo se está más seguro debido al llamado "efecto de confusión", según el cual para un depredador es más difícil fijar la atención en una presa cuando hay muchas presas potenciales moviéndose juntas. Es suficiente con que uno de ellos se separe del grupo para que el depredador se fije en él y lo ataque, normalmente con éxito.
Hasta hace relativamente poco tiempo se consideraba que los animales se agrupaban entre sí para beneficiar al grupo en su conjunto, de forma que todos juntos serían capaces de . A este fenómeno se le denominó "selección de grupo", pero lo cierto es que los hechos parecen demostrar que no es la defensa del grupo sino el egoísmo lo que da lugar a este tipo de agrupaciones. 
Vivir en grupo: juntos pero no revueltos
La idea de selección de grupo no tiene mucho sentido dentro del contexto de la selección natural, según el cual el objeto de selección es el individuo (e incluso los propios genes de dicho individuo). Lo que realmente busca un limícola al juntarse con otros individuos de su misma especie es su propia supervivencia: si se junta a otros individuos de su especie o de otra especie parecida aumentarán sus probabilidades de sobrevivir.NOTA: haced click en las fotos para verlas a mayor tamaño.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista