Revista Diario

Yo no soy un HIPSTER soy un BEATNIK

Por Javier Vazquez Taboada @buxunosecalla

Barba, gafas de pasta y un sombrero. Comprar ropa Vintage de segunda mano. Tu banda favorita es “Atratratrancasyparrancas”, una banda de rock gallego en el este de Andalucía. Sigues la liga de hockey hielo Finlandesa y bebes cerveza loculo de un país muy lejano; digamos Eurasia. La cocaína es mainstream; eres más de ayahuasca. Mucha ironía y humor alternativo. Cuando alguien vomita tú aplaudes. Tú lo sabes y ellos no: eres la polla en diferido.

Ser Hipster parece un coñazo agotador e interminable. Jordi Hurtado pediría la baja laboral:

—Lo siento chicos, desde lo de Chanquete no me había vuelto a pasar…


Ser Hipster parece un coñazo agotador e interminable. Jordi Hurtado pediría la baja laboral:…
Click To Tweet


Una pose, una moda. Pero tiene su historia y yo os cuento mi versión.

Yo no soy un HIPSTER soy un BEATNIK
BEAT: “Golpeados” primero y beatificados después

En todas las generaciones americanas ha existido un grupo de gente que no quería hacer nada. Generación perdida, hippie, yuppis, hipters. Eran vagos, sí, pero con estilo. Ahora si no haces nada te apuntas a la cola del paro y pones una lápida en tu puerta. Así de aburrido.

Pero en los 40 hacer nada era cool, tenía sentido:

—¿A qué te dedicas?

—Soy Hipster.

—Joder, que suerte. Yo soy bombero, desperdicio mi vida salvando personas y gatitos.

Degradados, inteligentes, vagos en sus opiniones, con su falsa apatía, tranquilos, pasotas, transfigurados. Ratas de ciudad patrullando errantes las calles de Nueva York en busca de una casa donde fumar y hablar. Así los describía Kerouack en Los subterráneos.

Piénsalo, seguro que has visto gente igual en otros lugares de tu vida. Borrachos de 24 horas, vagabundos de guitarra y sombrero, artistas de baratillo aferrados a su botella. Gente desfasada que no tiene lugar ni ahora. Son legión, auténticos, y los demás sólo copias chinas.

¿Jack Kerouack? ¿Quién era? Un autoestopista de bolsillos vacíos, un borracho colgado a tu hombro un martes por la noche; un vagabundo de la carretera en un viaje sin metas… Nada especial, pero también era un escritor irrepetible. Si eres artista, aunque seas un mierda, no importa:

—Cabrón, me han dicho que pegas a tu mujer.

—Es que he empezado a pintar, soy un artista.

—Claro, normal, de qué se queja, como quieres que crees si no… ¿Y tu trabajo?

—¿Lo de butanero? Lo he dejado

Pero Jack no era mal tío, sólo que le costaba aguantarse a si mismo y lo probó todo; el Yoga, el Budismo, el alcohol, las mujeres… Además de sus libros se dedicó a juntar a dos cuadrillas; una de Nueva York y otra de Frisco, llena de tíos excéntricos que experimentaban con todo. Entre medias, largo viajes a la contra cruzando América en busca de… NADA. Así que la cosa iba bien, dos cuadrillas muy majas juntas de viaje y poteo común. Aunque siempre había un gorrón, dicen que era Alen, que era judío y un poco agarrado:

—Jodido Ginsberg, no ha pagado una ronda desde el año 41, y porque se quedo solo….

De esta hermandad intercuadrillas nació la generación BEAT. Los Hipsters eran unos degradados bichos raros que a nadie le importaban, pero los Beat tenían algo que contar a través de sus novelas. Solamente una cosa: VIDA. O tal como decía Jack en On the Road:

“la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que ARDE”

¿Qué es estar loco por vivir en 2016? Pedir una excedencia. Conducir sin seguro. Contactar a desconocidos por internet. Llorar en el cine..???


¿Qué es estar loco por vivir en 2016? Pedir una excedencia. Conducir sin seguro. Contactar a…
Click To Tweet


Jack se paso media vida de ciudad en ciudad, cantando, vibrando, y escribiendo en los intermedios novelas épicas, atemporales, infinitas….Y fue transmutando de Subterráneo a Vagabundo del Darhma. Sin embargo el Beat original fue el tío Walt Whitman.

El tío Walt. Harapos, barba de mago, un sombrero con pluma. Es ese borrachín al final de la barra con el que nadie habla. Un día tú, por ser majo, le das conversación y te enseña un manuscrito:

—Aquí están; Hojas de hierba.

—No, eso son hojas de papel.

—No, coño, que se llaman así mis poemas, Hojas de hierba.

Y ya está; con un poco de hambre y mucho tiempo libre, un desconocido que crea la obra poética mas grande del siglo. De su verso épico, heroico, libre, se nutriría Jack para narrar el gran viaje Americano de los 50.

Después de los Hipsters y los Beats llegaron los Hippies, una lata reciclada pero que seguía estando vacía. Algunos Hipsters ilustres: Rambo en Acorralado, El naufrago de R.Z. después de unos meses, El Olentzero, Aragon, de nuevo el pesado de Zemekis con Forrest Gump…

Total, que si intentando ser original resultas ser un gilipollas sin gracia, enhorabuena, eres un Hipster. Si eres un loco de la vida, que viaja hambriento y durmiendo donde le dejan. Eres un Beat o puede que simplemente conduzcas un camión. No lo sé.


Total, que si intentando ser original resultas ser un gilipollas sin gracia, enhorabuena, eres un…
Click To Tweet


Patio Alcatraz
Vistas desde el patio….

Lo que quiero decir es que yo no soy nada de eso. No tengo estilo, no paso hambre. No voy a ningún lado. Soy un BeatNIK, un falso Beat escribiendo desde el patio de Alcatraz. Quiero ser Clint y tener dos cojones. Escapar de aquí para hacer cosas sencillas de presidiario; cambiar de ropa, robar un coche, tomar un helado. Cae el atardecer con su niebla sobre el Golden Gate. Soy un rebelde de la carretera que pronto besará el asfalto en busca de santidad. Cierro los ojos.  Olvido, oscuridad gris. Los abro: soy un peregrino en un bosque Gallego.  El tío Walt me saluda:

—Perdíchesche rapaz

—Sí.

—Enhorabuena.

Feliz camino, mi friend.

 ...hasta que alcance mi libertad.
…hasta que alcance mi libertad.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas