Revista Diario

Zapatos para un pie diminuto

Por Una Mamá (contra) Corriente @Mama_c_corrient
Calzo un 35. Hace unos años se sumó un número a todo el calzado, por lo que ahora debería tener un 36. El problema es que muchos fabricantes lo que hicieron fue suprimir el 35 sin correr la numeración. El resultado es que tengo cada vez más dificultades para encontrar zapatos de mi talla. En invierno, si se trata de botas, no tengo problemas, pues con un calcetín no noto la holgura. Pero en verano, encontrar unas sandalias es misión imposible.
Mi bebito, de momento, tiene el mismo problema. Su pie mide, ahora mismo, 10.5 cm. Su talla actual de zapato es un 17 o un 18, un número que poca gente imaginaría en un bebé de 9 meses.
En todos estos meses me he dado cuenta de que tenía el pie pequeño, pero no le he dado importancia. Es verdad que cuando decidí calzarle, allá por los 5 meses, las pasé canutas para encontrar unas zapatillitas talla 15-16. Me habían regalado unas Converse preciosas, talla 17, y le estaban enormes. Pero, como digo, no me preocupé en absoluto.
Tampoco me he preocupado por el hecho de que tenga el pie súper gordito y, por ello, un dedito montado sobre el meñique. La pediatra me dijo que tenía que ponerle zapatos de horma ancha. Como todas las zapatillas que le he puesto son blanditas y en casa no le tengo calzado, no he tenido en mente este tema. Y eso que unas de las sandalias que lleva ahora de largo le están grandes pero de empeine casi no le cierran.
Peeeeeeeeero, resulta que en el último mes su obsesión diaria es ponerse de pie. Cada vez que le vas a coger o le coges la mano, se pone de pie. Es dificilísimo sentarle, se te coloca de pie en la silla del coche, en la silla de paseo, en la trona, en el sillón, en el parque... Esto unido a que en septiembre empieza la guardería y tendré que ponerle un calzado apropiado ha hecho que empiece a mirar por Internet cómo está el tema.
Cotilleando en la web, resulta que hay marcas como Chicco que no fabrican zapatos para andar por debajo de una talla 20. Viendo el catálogo de otras marcas, veo que es habitual que por debajo de un 20 los zapatos vayan todos sin suela. 
Estupendo. Me parece estupendo.
Tengo que reconocer que el tema de la ropa-calzado es un tema sensible para mi. Estoy hasta el moño de la gente que se queja porque las tallas son muy pequeñas y están hechas para anoréxicas. No quiero entrar en el tema porque me pierdo. Pero yo desde luego que no estoy anoréxica, tengo mis buenos jamones, y tengo problemas para encontrar ropa de mi talla, no hablemos ya de los zapatos. Cada vez que estos lobbies hacen presión, me entran los siete males: como un día les hagan caso, voy a tener que vestirme en Zara Kids.
Y ahora yo pregunto, ¿qué pasa con mi hijo?. Vamos a ver, que el bebito tiene una complexión normal, con un percentil de altura incluso alto. ¿No le puedo poner calzado para andar?. ¿Le tendré que comprar calzado más grande su talla?. ¿Tendré que patearme tooooooodo Madrid cada vez que quiera comprarle zapatos?. De verdad que no doy crédito. 
No quiero ni pensar el rollo por el que pasarán los padres de niños prematuros. Si a mi hijo ya de por si le estaba grandísima toda la ropa talla 0 cuando nació, no quiero ni pensar en su caso. 
Por cierto, sobre este tema de que los bebés gordos son signo de qué bien se crían, tendría mucho que decir. Lo mismo me pego un desahogo en una entrada. Que nadie me entienda mal, ¡por favor!,  pero de verdad no entiendo cómo es posible que tener un bebé pequeño para su edad gestacional sea un motivo de preocupación para cualquier padre y, sin embargo, tener un bebé macrosómico sea motivo de orgullo y satisfacción para algunos (¡¡tantos problemas pueden derivar de una cosa como de la otra!!).
El jueves día 1 voy a ir de rebajas. Me voy a patear varias tiendas, principalmente El Corte Inglés, para ver si encuentro algo. 
¿Sugerencias? ¿Alguien más con este problema?. ¿Montamos un grupo en Facebook?.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Añadir un comentario