Revista Talentos

-24- Serie de relatos "Obras de la pintura". UN HADA DEBAJO DE UN SAUCE

Por Majelola @majelola

-24- Serie relatos

Sauce llorón, de Claude Monet


    Un hada. 

    Sé que era un hada. 

    Me la encontré ayer debajo de un sauce. Apoyada en un sauce. Dentro de un sauce. Hay dos al final del sendero que bordea el cauce sediento de un arroyuelo, uno a cada lado. Las ramas que hasta hace poco colgaban desnudas, se mecían suavemente cuajadas de pequeñas hojas, como guirnaldas de lágrimas en la brisa. 

    Yo nunca había estado debajo de un sauce. Siempre los he mirado desde fuera con deleite. Pero ayer sentí el impulso de meterme dentro, y atravesé la cortina de ramas y hojas. Entonces la vi. 


    Estaba sentada en el suelo, con la espalda apoyada en el viejo tronco, abrazándose las rodillas. Tenía la melena larga, del color del trigo maduro, y rizada como el perfil de las olas. Enseguida volvió la cara para mirarme. Podía haber sido una ninfa, pero era un hada; lo supe enseguida. Me sonrió sin decir nada, y yo le devolví el gesto, sorprendida. Sentí que había perturbado su descanso y me disculpé. 

    —Vengo a ver cómo es estar dentro de un sauce —dije sin más. 

    Ella resumió su opinión al respecto con una exclamación jovial, casi infantil: 

    —Uff... — y ladeó admirativamente la cabeza. 

    En verdad, allí "dentro", bajo aquella cascada de hojas, me sentí protegida. A salvo del mundo pero no aislada. Por alguna extraña circunstancia, mi conexión con él era más fuerte que antes de entrar allí. 

    —Te dejo que sigas disfrutando a solas. —El hada me miró con simpatía. 

    —Puedes quedarte; no me molestas. 

    Nos miramos sin hablar. Supimos que ambas deseábamos conocernos más. Sin embargo mis palabras siguientes me traicionaron. 

    —Tengo que caminar todavía un rato más. —Ella asintió con una sonrisa. 

    —Que disfrutes también de tu paseo. 

    —Gracias. 

   Me despedí con la mano y sonreí. Ella solo me miró, dulces sus ojos y alegres sus labios. 

    Habría preferido quedarme, entablar conversación, descubrir juntas que éramos almas gemelas. Pero yo había interrumpido su retiro, y no me sentí con derecho a permanecer allí. Quizá la encuentre otro día. Quizá no la encuentre nunca más. Hay cosas que solo pasan una vez en la vida. De lo que estoy segura es de que cada vez que pase junto al sauce, "entraré" en él. 

Mariaje López.Tu escritora personal por Mariaje López se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial.Pintura: Sauce llorón, de Claude Monet

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas