Revista Cine

10 de los mejores títulos de crédito de Saul Bass

Publicado el 26 abril 2012 por Fimin

26 de Abril del 2012 | etiquetas: Diseño, Cine clásico  Compartir

El pasado 15 de Abril fue día de aniversario. Hace exactamente dieciseis años moría Saul Bass (1920 -1996), uno de los diseñadores más prolíficos, amados e influyentes de la historia del cine y por que no decirlo, de la historia en general. Nosotros le conocemos principalmente por el diseño cinematográfico, tanto en los títulos de crédito como en los posters de multitud y grandiosas películas, pero su labor cinéfila no era más que la punta del iceberg. Bass diseñó todo lo diseñable a lo largo de su longeva y prolífica carrera, desde azulejos de cerámica hasta portadas de álbumes musicales pasando por estaciones de servicio y áereas de juego. Nosotros, sin embargo, hablamos de cine, y que mejor forma de celebrar el 16 aniversario de su muerte que disfrutando con 10 de sus mejores títulos de crédito. Desde "El hombre del brazo de oro" a "Casino" pasando por "Vértigo" o la originaria "Ocean's Eleven".

1. "EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO" (1955)

Estamos, sin duda, ante el primer gran trabajo cinematográfico de Saul Bass, sus títulos de crédito y poster para el drama heroinómano de Otto Preminger, protagonizado por Frank Sinatra, resultó ser la verdadera lanzadera par su ilustre carrera en el séptimo arte. Simples y desnudos, y apoyados únicamente en cuatro barras blancas sobre un fondo negro lograban incentivar su carácter creativo y fusionarse con la preciosa partitura de Elmer Bernstein, creándonos así la sugerente sensación que lo que se nos muestra es algo que ha sido censurado previamente.

 

2. "LA VUELTA AL MUNDO EN 80 DÍAS" (1956)

Con un coste que rondaba los $65,000, los títulos de crédito que Saul Bass diseñó para la oscarizada "La Vuelta al Mundo en 80 días" resultaron ser los más caros y longevos jamás diseñados hasta esa fecha. De hecho, resultan mejores incluso que el global de la película. A través de un montaje de animación se nos presentan las principales características del film además del estelar reparto de estrellas, llegando alcanzar una duración de seis minutos. Bass volvería a un estilo similar en "¡Es un mundo loco, loco, loco, loco" de Stanley Kramer en 1963, aunque no de forma tan inventiva.

 

3. "VÉRTIGO" (1958)

Martin Scorsese definió la escena de apertura de "Vértigo", película que significaba la primera colaboración entre Bass y Hitchcock, como "un mini film dentro de otra película", y razón, desde luego, no le faltaba. Centrarse en el rostro de una mujer, previo a que la pantalla se tiña de rojo y nos adentremos en el caleidoscopio de sus ojos, en un principio parece no tener sentido hasta que finalmente nos damos cuenta de que Bass fue capaz de contarnos la misma historia de Hitchcock con la pequeña diferencia que lo logró en tan solo 150 segundos. La película también cuenta con uno de sus carteles más emblemáticos.

 

4. "ANATOMÍA DE UN ASESINATO" (1959)

Película quizás más recordada por las imágenes creadas por el propio Bass que por el film en si (por más que indiscutiblemente sea uno de los mejores de Preminger). Y es que, Bass y el Jazz fueron juntos y de la mano, unión para la que no pudo encontrar mejor socio que la categórica partitura de Duke Ellington, que nace literalmente del título para examinar una serie de mutilaciones de diferentes partes del cuerpo.

 

5. "OCEAN'S ELEVEN" (1960)

Tanto el título como el contexto donde se desarrolla la película estrella de Rat Pack resultó todo un regalo para Bass, ocasión que aprovechó para utilizar una serie de números mutantes en forma de neón que transmitían a la perfección el particular glamour de Las Vagas. Y por más que el remake de Soderbergh resulte superior en (casi) todos los aspectos, en el momento que llegan los títulos de crédito, no tiene otra opción más que rendirse ante su predecesor.


6. "WEST SIDE STORY" (1961)

Por más que el diseño de su poster comercial sea un clásico Bass, los títulos de crédito del clásico de Robert Wise muestran una especie de ruptura con su inconfundible estilo, ya que nos muestran al diseñador trabajando en vivo, portando una cámara a través de una serie de paredes que nos muestran los títulos de crédito en formato graffiti. Los créditos también resultaron rompedores en su momento por aparecer a la conclusión del film en vez de al principio.

 

7. "SECONDS" (1966)

En un mismo año Bass trabajó por doble partida con el mítico (olvidado por muchos, recordado por otros tantos) John Frankenheimer además de diseñar los títulos de crédito estilo documentla para el "Grand Prix" de Steve McQueen, unos títulos que sin embargo, resultaron mucho menos efectivos que los creados para el excelente thriller de ciencia ficción "Seconds". Sus créditos, sustentados en el reflejo deformado de unos desconcertantes espejos, resultan la perfecta introducción para la examinación de la identidad que nos propondrá Frankenheimer.

 

8. "HOLLYWOOD, HOLLYWOOD" (1976)

Probablemente estemos ante la película menos esencial en la que Bass jamás participó, es decir, la secuela de la recopilación de clips protagonizados por las estrellas de MGM para celebrar su 50 aniversario. Pero sin duda, la parte más original de la película nos la encontramos, como no, en los títulos de crédito de Saul Bass, una vigorosa colección de tomas que parecen proporcionarle la posibilidad de poner en practica todas aquellas ideas que nunca había llegado a desarrollar con otros.

 

9. "LA EDAD DE LA INOCENCIA" (1993)

Es evidente que Bass se consideró pasado de moda entre los 70' y los 80', sin haber trabajado durante cerca de ocho años en ninguna película hasta que James L. Brooks solicitó su contribución para "Al filo de la noticia", título al que darían continuidad "Big" y "La Guerra de los Rose", por más que el trabajo clave en la etapa final de su carrera se lo proporcionara Martin Scorsese encargándole los títulos de crédito de cinco de sus películas. Entre ellas estaba "Uno de los Nuestros", por más que su mejor aportación llegara en "La edad de la inocencia" a través de una mezcla tan simple como clásica y efectiva que hacía uso de una tipografía cursiva y una flores en constante florecimiento (valga la redundancia) para encapsular a la perfección toda la esencia del film.

 

10. "CASINO" (1995)

Y tan solo dos años después nos llegaría el último trabajo de Saul Bass, quien moríría tan solo a los seis meses de su estreno. Por suerte, los títulos creados para "Casino" siguen luciendo aún sus mejores galas. La película supuso también su retorno a Las Vegas tras "Ocean's Eleven", hecho que le volvió a permitir tirar del neón y aprovecharse de un Robert de Niro que volaba por los aires nada más comenzar la película. Acompañado de una estruendosa ópera, los títulos vuelven a transmitir nuevamente toda la esencia del film, advirtiéndonos que estamos a punto de adentrarnos en lo más profundo de su corázon.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas